dod letter

¿Se pueden reciclar los discos de vinilo? Cuatro maneras de darle una segunda vida al vinilo

[kkstarratings]

Los mejores servicios de suscripción de discos de vinilo

A estas alturas de la película es una total salvedad reincidir en el evidente crecimiento en ventas que el vinilo ha experimentado en los últimos años. Desde las recientes noticias que aluden a la superación en cifras con respecto al CD o el hecho de que Metallica hayan tenido que hacerse con su propia fábrica de prensado por la alta demanda en sus discos son señales inequívocas de que el formato goza de una salud que no parece remitir. Sin embargo, y tras el auge de la música en streaming como alternativa para esos apasionados de la música con poco espacio en casa, también surgen nuevas formas asociadas al hecho de darle una segunda vida a nuestros discos de vinilo y de limitar nuestras colecciones por inevitables razones logísticas.

Desde la donación al uso, el reciclaje o las ferias de intercambio y reventa, es constante la manera en la que han aflorado las formas de responder a la eterna pregunta: ¿se puede reciclar un disco de vinilo? En efecto, se puede. Y con la siguiente guía trataremos de dar respuesta a tus dudas con respecto a este sencillo gesto que, sin lugar a dudas, facilitará a reducir esas aberrantes e ingentes toneladas de plástico que se generan anualmente.

¿Se pueden reciclar los discos de vinilo?

¡Sí, se puede! Solo que, por supuesto, el proceso de reciclado de un disco de vinilo exige de algún que otro paso extra del que requeriría, por ejemplo, el reciclado de nuestros plásticos comunes y habituales.

El vinilo está hecho de cloruro de polivinilo (PVC), un material formado por muchos plásticos diferentes, lo cual nos garantiza que éste pueda ser reciclado. Aun así, antes de considerar reciclar un vinilo dañado, gastado o usado, puede que nos interese conocer otras alternativas de deshacernos de nuestros discos, con el fin de evitar esa liberación de materiales dañinos del PVC que tan difíciles son de descomponer y de reciclar. Y es que la quema de vinilo da como resultado la liberación de dioxinas y furanos extremadamente tóxicos que son muy peligrosos si se inhalan. Por lo tanto, el vinilo no se puede eliminar por los medios habituales y debe tratarse con más delicadeza.

Por ello os recomendamos que, antes de reciclar tus discos de vinilo, te plantees algunas otras decisiones que se pueden tomar. Se recomienda probar estos métodos primero y solo reciclar si todo lo demás falla, pero ante todo, ¡nunca tires tus discos de vinilo a un contenedor al uso!

¿Cómo se recicla un vinilo?

El vinilo no es biodegradable y, por lo tanto, no se rompe ni se descompone con el tiempo, lo que le convierte en un material bastante difícil de reciclar. Esto también significa que no puede depositarse en los centros de reciclaje municipales regulares ni tampoco tirarse a un contenedor de reciclaje regular. Sin embargo, los discos de vinilo se pueden reciclar en centros especializados en materiales no biodegradables (tendrás que buscar uno cerca de ti).

Como te decíamos, el proceso de reciclaje de discos de vinilo es peligroso, ya que algunos de sus elementos, como el níquel y la plata, liberan gases tóxicos cuando se queman. El vinilo solo se puede reciclar hasta ocho veces y, lamentablemente, no existe una manera perfecta de romper los discos de vinilo por completo. Por lo tanto, primero se insta a considerar encontrar un nuevo hogar para nuestros discos usados y solo considere reciclar el vinilo si todo lo demás falla.

Si bien el vinilo no se puede descomponer por completo, se puede descomponer en pequeños gránulos y se utiliza para crear otros artículos, a menudo en la industria de la construcción. Pero no nos adelantemos.

A continuación te planteamos cuatro ideas para darle una segunda vida a tus discos de vinilo.

Cuatro maneras de darle una segunda vida a tus discos de vinilo

Vende tus vinilos de forma online

Si tus vinilos todavía funcionan, han sido reparados o son pruebas de prensado que podrían valer algo, entonces estás de suerte porque existen varios mercados online que podrían estar interesados en tus discos. Probablemente, el site más famoso para conocer qué precio podrían tener tus discos es Discogs, donde además de tasar tus vinilos también te podrán poner en contacto con otros usuarios que estén buscando estos mismos discos que posees en tu colección. Inserta en el campo de búsqueda el modelo exacto de tu disco y comprueba cuánto dinero podrás pedir por el mismo y cuántos posibles compradores interesados andan a la caza de éste.

Vende tus vinilos en tiendas especializadas

Por suerte, el mercado físico todavía sigue dando alternativas analógicas, y es que, si la venta online no es lo tuyo o directamente no logras dar con un comprador a través de estos métodos tecnológicos, te recomendamos que vayas a alguna tienda de música especializada e independiente que haya cerca de tu entorno o en tu ciudad. Muchas de éstas ofrecen en sus establecimientos la posibilidad de dar algo de dinero a los usuarios a cambio de sus discos y alimentar con ello sus particulares secciones de discos de segunda mano. Si esto tampoco funciona, siempre podrás donarlos a las mismas tiendas o a mercados benéficos que estarán encantados de acercar tus discos a personas que puedan y quieran darles un uso adicional a estos.

El vinilo y el fenómeno upcycling

El término upcycling o suprarreciclaje es el acto de crear productos nuevos y de mayor valor a partir de materiales reciclados. Aplicado al vinilo, esto despierta en nosotros una gran fuente de inspiración en lo que a dar rienda suelta a nuestra vía más creativa respecta. Desde emplearlos como elementos para algún tipo de manualidad decorativa hasta simplemente enmarcarlos y colgarlos en una pared o sacar a flote nuestro lado más DIY… ¡Las ideas son infinitas!

Repara tu disco de vinilo

Reparar tus discos sigue siendo una opción más sencilla y viable de darle una segunda vida a los mismos que pasar por el costoso proceso de reciclarlos. Y es que, muchas veces el daño que reciben nuestros vinilos es del todo reparable, además de subsanable si se tiene el cuidado adecuado. El vinilo debe cuidarse, y la mayor parte del daño que estos reciben se debe en muchas ocasiones al mero hecho de que estos estén sucios. Para limpiar el vinilo es importante usar una pequeña cantidad de agua tibia y secarlo con un paño o un paño suave. Ser cuidadoso es la clave para evitar arañazos desagradables o causarle a nuestros discos más daños.

Sin embargo, en aquellos casos en los que la limpieza no solucione el daño percibido en nuestros vinilos deberemos echar mano de otros métodos de reparación más profundos. En este caso, lo ideal para reparar un vinilo dañado con grietas o deformaciones es usar un kit de reparación de vinilo especializado. También hay máquinas de reparación de vinilo disponibles, pero éstas pueden llegar a costar entre los 200 y los 300 euros, lo cual mucho nos tememos que, a menos que el precio original del disco supere éste –o su valor sentimental lo merezca- no es una opción de lo más viable para el coleccionista medio.

Los rayajos son también uno de los grandes males del vinilo, más difíciles de solventar que un mero disco sucio al uso. Es posible que llegado este punto te atrevas a llevar a cabo algún tipo de reparación casera, echando mano de algún lápiz óptico para "perfilar" las hendiduras ocasionadas en el disco. Sin embargo, este método no se recomienda para aficionados, ya que puede terminar causando daños del todo irreparables en el disco.

 

 

MÚSICA RELACIONADA

chevron-uptwitterfacebookwhatsapp linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram