Top Gun: 7 curiosidades sobre la película original de 1986

[kkstarratings]
29 mayo, 2022
Redacción: dod Magazine

Top Gun (1986)

Tom Cruise tenía 24 años cuando participó en Top Gun (1986). Aún no le habían comido el coco con la Cienciología y venía de haber sido engañado por una prostituta de lujo en Risky Business (1983), la película que lanzó su carrera y por la que consiguió una nominación a los Globos de Oro.

Tom ha sido de todo en su extensa carrera cinematográfica. Jugador de billar, camarero, soldado, piloto de la NASCAR, espía, vampiro, político, viajero en el tiempo... una maravilla para las empresas de trabajo temporal. No obstante, uno de los papeles más icónicos de su filmografía es el de Maverick, el rebelde y temerario piloto de un Grumman F-14 Tomcat de la Armada de los Estados Unidos.

A la espera de saber cómo respira su segunda parte, Top Gun: Maverick, creo que es un buen momento para recordar algunas de las curiosidades y bondades de este blockbuster que siempre merece un revisionado.

Es simpática, es divertida, es tope ochentera.

Top Gun: 7 curiosidades que debes saber de la película original de 1986

Lo primero que hay decir es que hay múltiples historias sobre quién fue la primera opción del bueno de Tony Scott para encarnar el papel de Maverick. Algunas dicen que el personaje fue creado 'ad-hoc' para Cruise tras su papel en All the Right Moves (1983), pero otras indican que el trabajo se ofreció primero al rompecaderas de John Travolta. Lo que si es cierto es que Cruise pasó inicialmente de enfundarse el mono de aviador y que la productora tuvo que enviar a sus emisarios a contactar con otros actores bastante random cono Patrick Swayze, Emilio Estevez, Nicolas Cage, John Cusack, Matthew Broderick, Sean Penn o… ¡Michael J. Fox!

En serio... creo que todos queremos a niveles máximos a Michael J. Fox, pero de haber salido, la historia hubiera sido como ver a un niño en pijama montarse en un avión de juguete.

Por suerte para Scott, el amigo Jerry Bruckheimer le echó un capote y convención a Tom para que uniera al reparto.

Como seguramente ya sabréis, el archienemigo de Maverick en Top Gun es Iceman (Val Kilmer), otro piloto con el auténtico y genuino corte de pelo a cepillo. Val y Tom son ahora coleguitas, pero allá por los años 80 se llevaban igual de bien que Drácula y Van Helsing.

Al parecer, Kilmer, recién salido de la respetada escuela de interpretación Julliard, llevó el método aprendido en sus estudios a un nivel tan alto que a Cruise le repateaba el hígado. Se dice que durante el rodaje hubo una gran rivalidad entre ambos actores, dentro y fuera de las cámaras.

Top Gun se rodó años antes de la llegada de los grandes efectos especiales, por lo que requirió aviones y pilotos reales. El Pentágono cobró a Paramount 1,8 millones de dólares sólo por utilizar los aviones y los barcos de la marina, así que los productores tuvieron que exprimir al máximo sus minutos de rodaje. Esto implicó que todos los actores tuvieron que surcar los cielos de verdad para sus escenas, con los cazas pilotados por un soldado del ejercito. Todas las acrobacias de Maverick en la película fueron realizadas por Scott Altman, un tipo que posteriormente se convirtió en astronauta y del que no sabemos cuántas veces pudo hacer vomitar al bueno de Tom.

Tom Cruise no es especialmente alto y sus 1,70 metros le jugaron alguna que otra mala pasada durante el rodaje. Equivocadamente, creo yo, los productores de Top Gun siempre entendieron que Tom debía ser más alto que su romance en la película, Kelly McGillis, que medía exactamente lo mismo que él.

La diferencia de altura incomodó tanto a Paramount, que tuvieron que fabricar unas botas de vaquero con una elevación especial para sus escenas compartidas. Además, a McGillis le dijeron que llevara un calzado lo más plano posible para que sus alturas no coincidieran. En las escenas de sexo, se las apañaron de otra manera, claro.

Antes de cerrar esta sección con la parte musical, aquí va una curiosidad que me encanta. No tengo claro si esto pasa a día de hoy, pero en los 80 y los 90, cuando una película lo petaba en los cines, también generaba un pequeño tsunami en la sociedad.

Me explico.

Cuándo Jean-Claude Van Damme popularizó (una vez más, después de Karate Kid) las artes marciales y el baile de la vaina loca, miles de adolescentes en España decidieron apuntarse al gimnasio más cercano para aprender a dar mandobles con el mismo arte con la que el belga se abría de piernas. Lo mismo pasó con Parque Jurásico, que llevó a toda la chavalada a querer estudiar paleontología y buscar huesos hasta en la sopa. Sabéis a lo que me refiero, ¿verdad?

Bueno, pues el caso es que tras Top Gun, el Cuerpo de Marines de los Estados Unidos incrementó en un 500% el número de solicitudes para ser piloto.

La banda sonora de Top Gun

Por último, no debemos olvidarnos de su banda sonora. La película cuenta con temitas de artistas como Cheap TrickLoverboyJerry Lee Lewis o Miami Sound Machine, pero la reina de la coronas es la canción Take My Breath Away.

Ese clasicazo ochentero interpretado por Terri Nunn, aka Berlin, se trata de un tema compuesto por Giorgio Moroder y Tom Whitlock que lo petó a niveles máximos. Tanto, que se hizo con el Premio Oscar a Mejor canción original.

En fin, que habrá que ver Top Gun: Maverick, ¿no? Paramount, si estáis leyendo esto ahora mismo, soltad unas entradas para sortear, no seáis ratillas que la buena gente de esta newsletter seguro que os lo agradece.

MÚSICA RELACIONADA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram