The Horrors - V [Crítica]

5 octubre, 2017
Redaccíon: dod Magazine

The Horrors - V

Redacción: Andrea Genovart

Cinco músicos con un repertorio ¿garaje punk?, oscuro y envueltos de modo ineludible en un contexto de sintetizadores. ¿Otra banda de la New Wave que publicó en los 80 bajo el sello de The Factory Records? No. Se trata de V, el quinto álbum de The Horrors. O quizá uno de los mejores discos de este 2017.

Si bien era difícil que el grupo británico nos decepcionara, ésta vez nos encontramos perplejos de tal modo que nos atreveríamos a afirmar que estamos hablando de Su Obra Maestra. Lo siniestro - a veces de un minimalismo que exigía ser saqueado - a que nos tenían acostumbrados despliega sus alas de introspección para acogerse a formas tan extrañas e imprecisas como su carátula. Todas ellas comparten el mismo común denominador: diez temas de una máxima sofisticación que han pasado por una producción - la culpa, de Paul Ephworth - que pone de relieve un sonido metalizado y shoegaze. Estamos, pues, ante su propia revolución industrial. Un sonido altamente complejo por imprevisible, con el que solamente puedes exponerte y dejarte llevar a través de una experiencia confusa e hipnótica, que se construye a medida que se genera la duda sobre qué tipo de lógica sucederá a unas partituras tan fuera de lugar pero con una razón de ser. Y es que eso es The Horrors: los encargados de romper la armonía y reivindicar, a la vez, esa caoticidad de la que han conseguido hacer su propia marca.

V (2017, Caroline International) es un paso más allá en la línea sobre la cual tanteaban, siempre evitando que puedan ser fijados bajo etiquetas con fórmulas rítmicas de manual. V es el resultado de asumir un riesgo y que éste se posicione de su lado; V es la electrónica chirriante de Point of No Reply, los disparos y sirenas de ambulancia de Weighed Down, la entonación propia de Morrissey en Gathering, la electrónica melódica de New Order en World Below y Something To Remember, los tiempos suspendidos en It’s a good life - la canción más hermanada con sus discos anteriores -, los bajos de Holograma que evocan de modo inevitable la imagen de The Fall. V es todo un sinfín de minucias que vale la pena escuchar una y otra vez, mientras uno se recrea ante la fascinación generada no por una nueva imagen adquirida por parte del grupo sino por restar ante un formato musical, nuevo y personal.

Un disco que, sin duda, es la síntesi de provocar al misterio y el resultado que supone una creatividad sin miramientos; hermetismo que, por otro lado, llega hasta el mismo título: V es un tipo de formato numérico que sólo indica qué lugar ocupa dicho LP en la trayectoria del quinteto, iniciada en 2007 con Strange House. Nada más. Nada que no podamos saber ya antes de escuchar la primera nota que lo conforma. Y es que dejan en nuestras manos el que, partir de nuestros oídos, se teja una experiencia que difumina los senderos del post-punk con la psicodelia Haciendo eses, mezclando arena. Creando, en definitiva, vanguardia, nueva escuela. Y ésto último es algo muy, muy difícil en nuestro presente musical y que explica por qué The Horrors ya están lejos de poderlos subestimar.

 

Festivales, grupos y discos de la notícia

MÚSICA RELACIONADA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram