¿Son los conciertos en streaming 'emocionalmente rentables'?

2 junio, 2020
Redaccíon: dod Magazine
Cala Vento - Tomavistas 2019
Foto: David Moya

Este fin de semana se abría oficialmente la veda de los conciertos en streaming de pago.

Los Punsetes, con la ayuda de la plataforma DIGITALFEP, ofrecieron desde la sala Moby Dick de Madrid un primer concierto online cuya entrada tuvo un precio de 8 euros (15 euros, si luego querías una charla con el grupo). No obstante, una treintena de afortunados también tuvo la oportunidad de ver físicamente a la banda... con mascarilla y el suficiente distanciamiento, eso si.

La industria musical está tocada y no todo el mundo saldrá a flote cuándo lleguemos a la 'nueva normalidad' dictada por la COVID-19. Músicos, promotores, sellos, festivales, técnicos, medios musicales (¡si, nosotros también!)... todos estamos afectados y el vértigo asoma de arriba a abajo.

Por eso, lo que más se ha escuchado en múltiples charlas y eventos online sobre la industria musical es que todos necesitamos adaptarnos y cambiar parte del modelo de negocio. Necesitamos probar y poner en marcha nuevas ideas.

Lo que no está claro es cuáles van a funcionar y cuáles se pegarán contra un muro. ¿Son los conciertos en streaming una alternativa o el nuevo paradigma que bandas y promotores deben seguir? ¿Son rentables para todas la partes? ¿Se incluye al usuario en esta ecuación de 'lo rentable'?

¿Son los conciertos en streaming 'emocionalmente rentables'?

Un concierto en streaming puede estar bien, eso es indudable. Está bien ver un show cómodamente desde casa acompañado de varios amigos y con unas cervezas por las que no has tenido que empeñar un riñón. Eso es así.

No obstante, no disfruto igual. No me meto en el concierto. El ambiente no es ideal... y eso que en muchos conciertos hay mucho gilipollas suelto: los que no deja el móvil en todo momento, los que hablan, los que empujan... qué os voy a contar a estas alturas, ¿no?. En general, en casa hay muchas distracciones en las que caer de forma sencilla porque no hay ningún tipo de obligación social que lo impida: el teléfono, el poder hablar con el colega, el perro del vecino, tu vecino que quiere un poquito de sal o repartido que te va a traer la cena. Porque si, también puedes cenar mientras ver el concierto y comentar lo buena que está la comida, subir una foto a instagram y ver cuántos likes has obtenido. Esto es un supuesto, claro.

La experiencia de usuario es inferior y creo que esa parte la tenemos todos claro. No se vive la música de la misma manera en un concierto o festival, que estando en casa. Independientemente del tipo de asistente que seas... desde el freak que se ve todo y no habla, pasando por el que va de fiesta y no hace ni caso al concierto.

No lo vamos a pasar igual.

También tengo claro que puede que esta sea una solución temporal, pero no se si me veo pagando por un concierto 'al uso' vía streaming. A lo mejor le pediría algo más... aunque no tengo claro el qué.

Por otro lado, también creo que no sería capaz de ver un mismo concierto en streaming en menos de dos meses. En cambio, hay muchos grupos que vería repetidamente en un periodo corto de tiempo... por la experiencia. Y si el dinero me lo permite, ojo.

Con todo esto quiero decir que no se si un concierto en streaming me va a resultar emocionalmente rentable como para comprar nuevamente una entrada poco después de la primera experiencia.

Según los datos de Europa Press, el concierto de Los Punsetes reunió en streaming entre 600 y 700 personas. Esto representa unos 4.800-5.600 euros de recaudación a repartir, como poco, entre sala de conciertos, plataforma tecnológica, promotora y grupo. Si es mucho o poco, ya os lo dejo a vosotros. Eso si, Los Punsetes no tenía después un concierto en otra sala... no están de gira y no creo que vayan a dar otro concierto igual la semana que viene.

Así pues, ¿es un concierto emocionalmente rentable para los asistentes y económicamente rentable para las bandas?

PD: Estoy 100% a favor de esta iniciativa, aunque esto no quita que no lo tenga del todo claro.

 

MÚSICA RELACIONADA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram