Restaurante BocaCalle en Madrid

10 mayo, 2016
Redaccíon: Mery

Restaurante BocaCalle en Madrid
Una experiencia en todos los sentidos. Eso es ir a BocaCalle. Un nuevo restaurante que acaba de abrir en la céntrica calle Sant Teresa, en Madrid, y que bajo el título Urban Kitchen presenta una carta que adapta los platos típicos internacionales al más puro estilo nacional.

El local es bonito; muy bonito. Y sobre todo original. Dividido en dos partes, la primera de ellas, obra del estudio Boamistura, en rojos intensos representa las papilas gustativas. La segunda, en la que cenamos nosotros, decorada con un tendido eléctrico y en la que se puede ver a los cocineros en plena faena, pretende trasladarnos a un ambiente urbano.

Especial mención a esta zona, pues el suelo está construido con las mismas baldosas que Moneo utilizo en el Kursaal de San Sebastián. Baldosas que cuanto más pisas, más oxigeno expulsa y ello contribuye a que tu bienestar sea cada vez mayor.

Dani Álvarez, el chef cerebro de BoCacalle, es majo; muy majo. A quien no le gusta llegar a un sitio y que le traten con amabilidad y simpatía. Explicándonos cada plato y pendientes de que en todo momento estuviéramos bien, sin duda el equipo humano de Bocacalle hace la que la experiencia sea aún mejor.

Pero lo bueno estaba por llegar...la comida. La comida en Bocacalle es rica; muy rica. ¡Riquísima!

Para empezar, buen punto, carta cortita pero con tan buena pinta que cuesta decidirse. Fue Dani el que nos hizo su particular recomendación. ¡Acierto total

Empezamos con el Capricho ahumado, una coca de sardina ahumada sobre confitura de tomate y caviar de sésamo. La que aquí escribe es muy fan del ahumado, pero poco amiga de las mezclas dulce y salado. Enemistad olvidada...¡estaba de muerte!

Capricho Ahumado - Restaurante BocaCalle Madrid

Seguimos con unas Gyozas de caza, empanadillas al vapor con carne de caza en su interior, carpaccio de boletus y aceite de trufa blanca. Brutales, nuestro favorito de la noche! Y ese chupito del caldo con el que se cocina el ciervo...simplemente "a sus pies".

Gyozas de caza - Restaurante BocaCalle Madrid

El siguiente plato fue la estrella de la casa, el Estofa-Dog, una reinvención del hot dog hecho de carrilera ibérica a baja temperatura con caramelo de cebolla. Original y muy, muy pintón!

Estofa Dog - Restaurante BocaCalle Madrid

Para acabar con lo salado, nos trajeron nuestro segundo puesto en el ranking. El Risotto Oecánico, hecho con arroz arbóreo en plancton con erizo de mar y jibia del cantábrico. Por escenificar un poco el asunto...primer bocado "uy que salado"...segundo bocado "esto está de muerte"...resto del plato...lagrimones como puños ante semejante delicia.

Risotto Oceánico - Restaurante BocaCalle Madrid

Y de postre...A la abuela le gusta el queso. Inspirado en el postre estrella de la madre de Dani, y titulado así por el amor que los nietos sienten por el. Este postre, son cuatro bocaditos riquísimos de galleta maría y tres tipos de queso distintos. Un broche final perfecto.

A la abuela le gusta el queso - Restaurante BocaCalle Madrid
Decoración chulísima, originalidad mires donde mires, trato inmejorable, servicio perfecto y una comida para repetir sin dudarlo. Eso o no es una experiencia y de las buenas.

Nosotros ya lo hemos contado. Tú, no deberías tardar mucho en decidirte a ir.

Web | bocacallest.com


MÚSICA RELACIONADA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram