Paul McCartney viaja solo en su nuevo disco: 'McCartney III'

7 octubre, 2020
Redaccíon: dod Magazine

Paul McCartney (2020)

Redacción: Diego Mingolla Fernández

En 1970 se acabó el sueño. Los Beatles, la banda más aclamada de la historia de la música pop y rock, pusieron ese año punto y final a su andadura. Atrás dejaban 13 discos grabados en 8 años, casi una década de revolución en la que no solo cambiaron la industria musical, dando pie a la creación del primer movimiento fan a nivel global, sino que también fueron pieza clave en la contracultura de los años 60. Desde Please Please Me, su debut de 1963, dejaron claro que se había acabado la época de los intérpretes y comenzaba la de los compositores. Se cansaron del ritmo frenético de las giras mundiales y se encerraron en el estudio, donde innovaron y aumentaron el nivel de sus composiciones, añadiendo instrumentación y estructuras novedosas, nunca vistas. Para la leyenda quedan discos como Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band (1967), el primer álbum en incluir la letra de las canciones en su contraportada. Un álbum conceptual que cierra con la que suele considerarse la mejor canción jamás compuesta, A Day In The Life. Del verano del amor a las tensiones internas, potenciadas por diferencias creativas. Estas diferencias se antojaron insalvables, y solo tres años después de la publicación del ‘Sgt. Pepper’s’ el grupo saltaba por los aires. Adiós a la banda que lo cambió todo.

El ex-Beatle prepara la grabación en solitario de la continuación de ‘McCartney’ y ‘McCartney II’

Cuando John Lennon comunicó al grupo su deseo de abandonar el grupo, Paul McCartney sintió que su mundo se venía abajo. Su sueño se terminaba, y no solo eso, sino que perdería la amistad del que fue su compañero desde los 15 años. Su amigo de adolescencia, con el que vivió, sufrió y compuso la banda sonora de la década de los 60, quería romper la relación a todos los niveles. McCartney se recluyó con su familia en su granja de Escocia, donde se dio al alcoholismo y fue derrotado por la depresión. Consiguió sacar fuerzas de flaqueza gracias a Linda, su esposa, que le incentivó y ayudó a componer las canciones que formarían parte de su primer disco en solitario. Él le regaló una de las baladas más bonitas que haya creado jamás, ‘Maybe I’m Amazed’.

Fue Paul McCartney quien comunicó a los medios la separación de los Beatles mediante una nota de prensa incluida en su primer álbum. El disco, titulado simplemente McCartney, estaba compuesto y grabado en su totalidad por el que fuera bajista del cuarteto de Liverpool, tocando él mismo todos los instrumentos: bajo, guitarra, batería, sintetizadores, piano ... Más tarde formaría una de las bandas más exitosas de los 70, Wings, renaciendo de sus cenizas. Sin embargo, a McCartney le había gustado el concepto de crear en solitario contando únicamente con el apoyo de su esposa, y disolvió Wings para publicar McCartney II en 1980, la secuela del disco de 1970. Siempre dispuesto a atravesar nuevas fronteras, en este disco se dejó empañar por el espíritu de la proto-electrónica. A este disco le siguieron muchos otros, y el músico de Liverpool ha disfrutado durante más de medio siglo de la fama que un genio de su categoría merece.

Tras su último álbum, Egypt Station (2018), McCartney volvió a ser número 1 en ventas por primera vez en 36 años. Desgraciadamente tuvo que cancelar su concierto en Barcelona, programado para este pasado verano, por culpa del coronavirus. Mente inquieta, el artista de 78 años no ha podido quedarse sentado a esperar a que todo vuelva a la normalidad.

Ahora, en 2020, Paul McCartney se plantea continuar el sendero iniciado por McCartney y seguido por McCartney II. Todo apunta a que próximamente se embarcará en la grabación y lanzamiento de esta suerte de McCartney III (título por confirmar), donde él, una vez más, se encargará en exclusiva de la instrumentación. Recientemente confirmó en una entrevista que durante este año se había dedicado a componer debido a la cancelación de su Freshen Up Tour a causa de la pandemia de covid-19. En los últimos años le hemos visto hacer de todo, desde componer un disco de música clásica (Ecce Cor Meum, 2006) a utilizar herramientas de auto-tune en su canción Get Enough, estrenada el año pasado. Tiene incluso un premio Oscar en su haber por la banda sonora del documental Let It Be, al que se suman dos nominaciones más en la misma categoría por la película de James Bond Live And Let Die y Vanilla Sky.

Esperamos recibir pronto el próximo disco de Sir Paul McCartney. Lleva 60 años componiendo y aún le quedan cosas que decir. Un álbum más que añadir a la incomparable obra del músico, un legado eterno que comenzó en 1963 con una pequeña ayuda de sus amigos.

 

MÚSICA RELACIONADA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram