dod letter

Las 10 Mejores Canciones de Guns N' Roses

[kkstarratings]

Guns N' Roses (2023)

Si el hard rock de toda la vida fluye por tus venas, poco te importará que pasen los años y las modas, pues el inconfundible timbre de voz de Axl Rose o los inclasificables solos de guitarra de Slash continúan siendo, a día de hoy, la auténtica flor y nata del género, le pese a quien le pese. Por eso, hemos decidido recopilar en este artículo las mejores canciones de Guns N’ Roses.

Formados en 1985 y con tan solo cuatro álbumes de estudio, la banda californiana Guns N’ Roses lleva años convertida en todo un icono estético y generacional, habiendo pasado por sus filas músicos de gran tallaje (como Richard Fortus, Duff McKagan, Dizzy Reed, DJ Ashba, Bryan "Brain" Mantia, Buckethead, o el legendario Izzy Stradlin), quienes entre todos no solo han logrado que la formación ingresara en 2012 en el Salón de la Fama del Rock, sino también que automáticamente Guns N’ Roses se hayan convertido en una banda de absoluta referencia para cualquier rockero de bien.

La razón de ello no es más que una inabarcable cantidad de canciones icónicas que han terminado conformando una discografía para la memoria y el recuerdo, plagada de momentos audiovisuales legendarios, melodías extremadamente pegadizas, punteos reconocibles a la primera nota y tonadas susceptibles de ser coreadas a pleno pulmón tan pronto como empiecen a sonar. Por eso no es fácil quedarse con solo diez canciones, pero con esfuerzo os presentamos nuestra particular selección con las diez mejores canciones de Guns N’ Roses.

 

Las 10 Mejores Canciones de Guns N’ Roses

 

Welcome To The Jungle

Tirando de clásicos para empezar, no nos escondemos. Una de las canciones más radiadas de la historia –que muy probablemente esté sonando en alguna emisora del planeta mientras estás leyendo estas líneas- y un icono absoluto dentro de la discografía de la banda de Axl Rose. Empleada hasta la saciedad en cientos de productos audiovisuales (entre ellos, películas como The Interview, la saga Jumanji o la más reciente, Thor: Love & Thunder), nombrada en 2009 como “la mejor canción de rock n’ roll” según el canal VH1, y referente absoluto para aquel que quiera desmelenarse de lo lindo haciendo un buen headbanging, Welcome To The Jungle pertenece al álbum de debut de la banda, Appetite for Destruction (1987), y fue el segundo single del mismo. Según algunos medios especializados, Rose afirmó que la letra se inspiró en un encuentro que él y un amigo tuvieron con un vagabundo mientras bajaban de un autobús con destino a Nueva York. Aparentemente, y tratando de asustar a esos jóvenes, el hombre les gritó: "¿Sabéis dónde estáis? Estáis en una jungla, pequeños ¡Y váis a morir!". Sin duda, la mejor de las bienvenidas y una de las mejores canciones de Guns N’ Roses.

Patience

Pocos silbidos más reconocibles dentro del rock n’ roll encontraréis que ese con el que Axl Rose decidió abrir Patience en 1988. Sacado de su segundo álbum de estudio, G N' R Lies (1988), el corte evoluciona con cuerpo de balada entre guitarras acústicas que nos van meciendo con calidez y sentimiento, sacando a flote la cara más romanticona y sensible de la banda. Y es que, aunque nunca se llegar a demostrar oficialmente en entrevistas o comunicados, se entendía que la canción trataba generalmente sobre la problemática relación entre Axl Rose y su ahora ex-esposa, Erin Everly. Irónicamente, el videoclip para la misma fue rodado durante el Día de San Valentín de 1989, en las inmediaciones del estudio de grabación neoyorquino, The Record Plant, haciendo las veces de supuesto hotel, donde solo los miembros de la banda son las únicas imágenes constantes, ya que todas las demás personas presentes terminan por desvanecerse.

Sweet Child O’ Mine

Si la cosa va de riffs reconocibles, pocos rivales encuentra tras de sí esta pegadiza y efervescente melodía que responde al título de Sweet Child O’ Mine. Una vez más, recalamos en el debut de la banda, Appetite for Destruction (1987), para dar con una de las mejores canciones de Guns N’ Roses, y es que la susodicha es una canción de récords. No lo decimos nosotros, sino sus números: fue el primer sencillo de Guns N' Roses en alcanzar el número uno del Billboard Hot 100 y en 2019 su pertinente videoclip se convirtió en la primera canción de la década de los 80’s en llegar a mil millones de visitas en YouTube. Ahí es nada. Y eso que Slash la llegó a categorizar en su momento como un mero chiste, un mero ejercicio técnico fruto de una sesión de ensayo a modo de broma. Pues si llegan a tomárselo en serio, ¡la que lían!

Don’t Cry

Otra buena muestra del noble arte de Axl Rose y compañía a la hora de componer power ballads es esta Don’t Cry que nos encontramos en aquel álbum doble titulado Use Your Illusion I y II, publicado en 1991. A pesar de esta tardía publicación, el tema en sí fue compuesto por Stradlin y Rose en 1985, poco después de conformar la banda, y originalmente perteneció a la sesión de grabación de su debut, Appetite for Destruction (1987 (de hecho, según confesó el propio Rose en una entrevista en 2021, Don’t Cry es considerada la primera canción de Guns N’ Roses). Según cuentan sus respectivos artífices, la intrahistoria de la canción no tiene desperdicio ninguno: “La canción habla sobre una chica con la que Izzy solía salir, y por la cual yo estaba realmente colado,” afirmaba Axl Rose en una entrevista. “De aquellas, rompieron y poco después estaba sentado en la puerta del Roxy, confesándole mi amor a esta persona, a lo que ella simplemente se limitó a decir que lo nuestro no funcionaría, que quería hacer otras cosas, y de alguna manera me dijo adiós, mientras me pedía que no llorase. La noche siguiente nos reunimos y escribimos la canción en cinco minutos.”

Paradise City

Si hay una canción buenrollera por excelencia dentro de la temprana discografía de Guns N’ Roses esa es Paradise City. Ya no solo por esas vibras tan veraniegas y luminosas que desprenden sus versos, incitando a la despreocupación y a la lujuria más desenfadada (“Take me down to the paradise city where the grass is green and the girls are pretty”), sino también por ser la primera canción de la banda en incluir dentro de su línea instrumental un sintetizador (lo cual, sin duda, le otorga a la misma ese deje de frescura 80s que la hace tan especial). Considerada una de las 40 mejores canciones de metal de todos los tiempos por el canal VH1, Paradise City fue conjurada a pachas por prácticamente todos los miembros originales de Guns N’ Roses durante una jam session en la parte trasera de su furgoneta, en pleno regreso de un bolo (puro rock n’ rollo, sin duda), y la susodicha fue construida a partir de aportes e improvisaciones firmadas por todos los responsables. Sin embargo, el legendario Andy McCoy, líder y vocalista de la banda finlandesa Hanoi Rocks (una de las influencias principales de Axl y de muchos de los miembros del grupo) vino a echarle agua al vino tras el éxito de Paradise City, aludiendo que algunas partes de la misma se parecían sospechosamente demasiado a algunos riffs empleados en sus algunos de sus temas (como Lost In The City). Lo curioso es que Nasty Suicide, quien fuera guitarrista de la citada banda finlandesa de hard rock, puede ser avistado en el videoclip de Paradise City, así que la conexión entre ambas bandas es más que evidente.

Civil War

No solo de lujuria, descontrol y hedonismo viven Axl y los suyos, y es que aprovechando su por entonces ya asentada presencia gracias a un par de álbumes meteóricos que les habían permitido pisar prácticamente todos los rincones del planeta, Guns N’ Roses decidió sacar a principios de los 90s su vena más combativa y componer la que sería su primera canción protesta, demostrando así que el hard rock era algo más que priva y sexo. Incluida en su Use Your Illusion, Civil War está plagada de referencias de corte político (desde menciones explícitas al asesinato de Kennedy hasta alusiones a la guerra del Vietnam y la lucha de derechos civiles de Estados Unidos). Una balada de lo más sentida que arranca con un sample de “La Leyenda del Indomable” (“What we have here is failure to communicate...”) y silbidos que remiten a When Johnny Comes Marching Home de Patrick Gilmore, que crece desde una instrumentación de corte militar y que avanza hasta entregar riffs empoderadores y repletos de emoción abrasiva.

Mr. Brownstone

En su mismo debut, Guns N’ Roses ya fueron capaces de enseñarnos que, aun dentro de su estilo propio y de no traicionar las líneas de su sonido, también eran capaces de coquetar con otros géneros y maridarlos con su mejor versión. Así lo demuestran con esta juguetona Mr. Brownstone y esos redobles funkys que irrumpen entre riffs rasgados de auténtica locura, conformando una de las mejores piezas de su Appetite for Destruction (1987). La canción fue compuesta originalmente por Izzy Stradling y Slash, quienes terminaron dando forma a esta melodía en un ensayo llevado a cabo en el apartamento del primero. La intrahistoria de la canción es sencilla: “Brownstone” es el término de la calle para designar a la heroína, y tanto la temática como la letra de la canción surgieron mientras los dos integrantes de la banda discutían sobre la peligrosidad de sus adicciones y la tolerancia a la que termina llevándote el uso excesivo de las drogas: “I used to do a little, but a little wouldn't do it, so the little got more and more”, versa la canción, la cual no solo se convirtió en la primera canción que compusieron tras firmar con Geffen Records, sino también en una fiel radiografía de su día a día.

Better

Damos un salto gigante en el tiempo y nos situamos en 2008, año en el que Guns N’ Roses publican su esperadísimo Chinese Democracy (retrasado hasta la saciedad por diversos problemas personales y legales y por el siempre controvertido perfeccionismo de Axl Rose). El álbum en cuestión supuso una de las producciones más caras de la historia con un coste total de 13 millones de dólares, y eso que solo contó con dos miembros originales de la banda (Axl y Dizzy Reed). Sin embargo, y a pesar de encontrarnos en la época de pleno declive del formato disco, el mencionado logró superar las 8 millones de copias vendidas en todo el mundo. El tema con el que nos quedamos del mismo es Better, una de las pocas canciones del mencionado álbum que han aguantado bien el paso de los años y que aún se mantienen en el set habitual de la banda. Por su parte, Better representa la parte más renovada de la impronta de Rose, con voces tratadas en exceso pero una instrumentación muy pulida con la que logran subirse al carro de esa nueva ola de rock duro que se pretendió relanzar en la pasada década.

You Could Be Mine

Si hay algún fan de James Cameron en la sala, y concretamente de Terminator II, seguramente esta canción le será de lo más familiar. En efecto, el sencillo You Could Be Mine, perteneciente a la segunda parte de Use Your Illusion, figuró dentro de la BSO de la segunda entrega de la famosa saga de ciencia-ficción, cuya elección fue tomada tras una cena entre Arnold Schwarzenegger y los miembros de la banda (no quieras tú perderte una velada con este elenco de invitados). Ningún desperdicio tiene tampoco su respectivo videoclip, donde vemos a la banda intentar sobrevivir al ataque de un T-800 mientras se suceden diversas imágenes propias del film. Podemos escuchar la canción tanto al principio de la película, como en los propios títulos de crédito de la misma y a modo anecdótico, cabe destacar que los responsables de Terminator Salvation (2009) decidieron incorporar el tema también en su respectiva BSO, a modo de homenaje a su mencionada precuela.

November Rain

Probablemente la canción más sentimental y emotiva del registro de Guns N’ Roses y la muestra empírica de que, cuando una canción es buena, poco o nada importa su duración para convertirse en todo un hit de masas (y es que, a pesar de sus 8 minutos de minutaje, November Rain se convirtió en la canción más larga de la historia en subirse al podio de la Billboard Hot 100) – y ojo, que según cuenta el propio Slash en su biografía, la banda compuso originalmente una versión de entre 18 y 25 minutos de la misma, el año antes de la publicación de su álbum de debut, contando con nada menos que Manny Charlton de Nazareth. Aparentemente, la canción estaría adaptada de un relato corto firmado por Del James y titulado Sin Ti (perteneciente a un libro de relatos cortos, titulado El Lenguaje del Miedo), pero más allá de su composición (que además contó con Shannon Hoon de Blind Melon en el acompañamiento vocal), por lo que muchos seguimos recordando el legado de November Rain es por su magnífico e icónico videoclip, dirigido por Andy Morahan y que llegó incluso a alzarse con el galardón del MTV Video Music Awards en 1992. Aunque algo que Slash también cuenta en sus memorias es que el susodicho llegó a costarles cerca de un millón y medio de dólares en gastos de producción y fue entonces cuando comenzaron a darse cuenta de que, tal vez, se les estaba yendo de las manos la inversión en videoclips. Finalmente, se dice que la composición de la canción estuvo fuertemente influenciada por la obra de 1973 de Elton John, Funeral for a Friend/Love Lies Bleeding, lo cual enlazaría una total y absoluta explicación al hecho de que la canción terminase siendo interpetada por ambos artistas en el famoso certamen de MTV anteriormente citado.

Las mejores canciones de Guns N’ Roses en Spotify

Más | Conciertos de Guns N' Roses

MÚSICA RELACIONADA

chevron-uptwitterfacebookwhatsapp linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram