'It's Alright Between Us As It Is' - Lindstrøm [Crítica]

21 septiembre, 2017
Redaccíon: dod Magazine

It's Alright Between Us As It Is - Lindstrøm

Redacción: Vitor Blanco

Como cualquier productor que se precie, Lindstrøm nunca abandonó la mesa de mezclas. Entregado al funcionamiento particular de la industria electrónica y tecno, su goteo incesante de nuevos temas ha evitado cualquier sensación de ausencia prolongada. Y, sin embargo, su nuevo disco It’s Alright Between Us As It Is (Smalltown Supersound) sabe a ansiado retorno. Quizás porque cinco años separan ya a este quinto largo de su predecesor Smalhans (2012) o porque entre sus canciones encontramos razones suficientes para marcar un antes y un después en la carrera de este productor noruego.

El primer adelanto que pudimos escuchar llegó a finales de agosto bajo el título de Shinin. El acompañamiento vocal de Grace Hall sorprendía como una rareza inesperada en el sonido de Lindstrøm. Pero no tardó en convencer: su base de repetición tecno nos traía lo mejor del noruego, mientras la voz de Grace Hall convertía un tema de electrónica pura en un himno pop digno de las mejores madrugadas. Y en conjunto, un tema que olía a novedad pero que sabía a retro.

Con la llegada definitiva del álbum podemos confirmar que Grace Hall no es la única invitada, y que Lindstrøm ha cedido paso a la voz entre sintetizadores como sello de su nueva etapa. Son dos más los temas de colaboración vocal. Frida Sundemo convierte But Isn’t It en una de las mejores canciones del álbum. Es contagiosa, veloz, con un contrapunto de minimalismo y lentitud dramática que refuerza los beats posteriores, y se encuentra en un estadio intermedio entre la oscura tensión de Trentemøller – tan propia de la noche – y la alegría hedonista de una pista de baile repleta. Por su parte, Jenny Hval cede su voz en el penúltimo tema, de título Bungl (Like A Ghost), la más siniestra del álbum. Voces susurradas y superpuestas, coros agudos, y letras ambiguas de difícil comprensión se unen a una base que repite en mismo beat durante cuatro minutos hasta la entrada de un piano sencillo que da pie a la gran ruptura de la canción y verdadero momento de euforia bailable. Un tema que encuentra su hueco en la progresión propia del álbum (compuesto de modo continuo y sin pausas entre canciones) pero que, una vez escuchado completo, marca un contrapunto a la tónica general con su hermetismo dramático.

El resto de It’s Alright Between Us As It Is es la prueba innegable que en la carrera de Lindstrøm la mesa de mezclas seguirá siendo la protagonista absoluta. Hasta seis temas más se entregan a la electrónica pura sin concesiones vocales. Su escucha parece indicar que el noruego ha desviado su sonido hacia las pistas de tecno ambiental, construyendo paisajes oníricos y progresiones viajeras a lo largo de cada tema. Pero a diferencia de los “ambientalistas” – llamémosles así, o “impresionistas del sonido” – para Lindstrøm ésta no es una excusa para abandonar beats bailables y piezas disco, en una combinación inusual que, paradójicamente, nos transporta a espacios oníricos mientras nos mantiene bien agarrados a la pista de baile.

Casi todas las canciones lo demuestran. Spire llega en segundo lugar, después de una introducción homónima (It’s Alright Between Us As It Is), pero configurándose como verdadero punto de partida del disco. Una especie de despegue de la nave espacial tecno simbolizado en su ritmo repetitivo interrumpido inesperadamente por un crescendo espectacular. Entre las mejores del álbum. Le sigue Tensions, que continúa una idea anticipada en el desenlace de Spire a modo de angustia e incertidumbre. Correcta, pero eclipsada por otras grandes composiciones del álbum, como Versatile Dreams, cuyo subtítulo es Interlude pero se merece la consideración de una canción más; o Drift que se alarga por encima de los siete minutos en una progresión gestada con la maestría de quien entiende cada uno de los sonidos que fabrica. Cierra el álbum Under Trees (galardonada con la canción más duradera, rozando los nueve minutos) donde sobre una progresión pausada el piano sencillo vuelve a hacer aparición. Apacible pero siniestra, resume a la perfección este It’s Alright Between Us As It Is con el que Lindstrøm quiere conquistar las madrugadas internacionales.

El regreso del productor noruego al formato de larga duración es un trabajo completo y cerrado. Con It’s Alright Between Us As It Is, Lindstrøm consigue demostrar que si quiere componer un álbum, éste debe ser coherente, materializar una idea concreta y, cómo no, sorprender musicalmente. Viaje y baile, ambiente y tecno, progresiones contagiosas, pianos sencillos y, como novedad, voces agudas de aire retro pero genuinamente innovadoras; son las claves de este nuevo proyecto llamado a corromper la noche.


Festivales, grupos y discos de la notícia

MÚSICA RELACIONADA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram