Fuerza Nueva rescata la tradición española

[kkstarratings]
23 septiembre, 2019
Redaccíon: dod Magazine

Fuerza Nueva

Redacción: Blanca Gemma

Los Planetas y Niño de Elche nos hacen reflexionar con himnos de raíz, partiendo del flamenco y, según ellos mismos, sin ningún tipo de perversión o burla. Este proyecto al que han titulado como Fuerza Nueva, nada tiene de extrema derecha. A pesar del contexto político (de justamente, el lado opuesto) que pueda subyacer en este proyecto, la par, tan arriesgado e innovador, bien es cierto que han sido ellos, y no otros artistas, los que se han arriesgado a exponer canciones como el Himno de la Legión, Santo Dios o la Canción de los Gitanos ante una escucha sin prejuicios.

Realmente, es cierto, el contexto sociopolítico dista bastante de aquel día en que muchos tenían aquel fervor sobre la España “grande y libre”. Y lo que ellos nos proponen es entender estos himnos desde un nivel superior y sin ningún tipo de condicionamientos. Habiendo escogido para la publicación de sus singles días claves como Los Campanilleros en Año Nuevo, Canción para los obreros de SEAT en la Diada de Cataluña o La Cruz en Semana Santa, entre otros, la publicación de este álbum no será en otro día que el del 12 de Octubre. Y si estás preguntándote dónde conseguir entradas de su concierto presentación, tampoco ha hecho falta demasiado “bombo publicitario”... ya están agotadas. Aún así, el día anterior tendrá lugar su firma de discos en Fnac Callao, donde quizás puedan resolver alguna incógnita ante el choque de tal publicación. Extremos, derechos o izquierdos, seguramente sientan cierto desencanto, pero seguro será un proyecto iconoclasta de los que dejen huella.

Un Fuerza Nueva que sólo Los Planetas y Niño de Elche podrían permitirse por dos razones fundamentales: ellos, que son ya artistas de renombre, sí logran esa repercusión, consiguiendo justo lo que se pretende con este álbum: que llegue, con críticas más o menos constructivas. Porque si esto mismo lo llegan a plantear artistas de menor calado, seguramente quedarían olvidados, repudiados o tachados de locos, más aún con la situación política española actual. Y dos, no queriendo ser banales y decir “es un álbum duro de escuchar”, porque no lo es, o “es demasiado conceptual”, porque tampoco, bien es verdad que se debe conocer la historia y cultura nacional para poder hacer este ejercicio que ellos mismos piden, y que por lo tanto, es un proyecto con un concepto poco comercial (en principio), y que por supuesto, a ellos, no les parece importar.

De hecho, en la propia rueda de prensa de la que fuimos partícipes unos días atrás, en la sala El Sol de Madrid, a algún periodista le asaltaron dudas como “¿por qué en “Gelem Gelem” la voz no destaca sobre los instrumentos?”, catalogándolo como “bola” y sin entender, desde el plano menos comercial, la importancia contextual y teórica que Fuerza Nueva ha querido recalcar con la presencia de la melodía instrumental, o “¿qué piensan hacer con ese público millenial que no logre entender el disco, y por ende, escucharlo?”, a lo que ellos respondieron, sutilmente, algo así como “pues que estudien”. Y aunque entre la juventud, bien lo demuestran las listas de éxitos, se haya matado la curiosidad con singles que probablemente ni siquiera hagan reflexionar a un mono, estamos seguros de que también muchos, por esta fuerza política revolucionaria que parece haber perdido el punk, sin embargo sí quieran saber de este proyecto, más cercano a la música indie actual que tan en vogue está en esta última década.

Con todo, y con la fuerza de un rayo, se presentan además respaldados por otros artistas en colaboración como Pedro G. Romero, Javier Aramburu, Ministerio de Ilustración Pública y Propaganda, o el cineasta Andrés Duque.

Con la fuerza flamenca del Niño de Elche, se acercan además al colectivo gitano y Andalucía, con temas como el ya publicado Santo Dios, del que dicen, no hay burla sino amor por un himno que, a pesar de que muchos se molestaran por esa conversión católica, en realidad lo era de base, donde Blas Infante cambió letra, pero no ese espíritu de carga sacralizada. Y así con todo, comentando también, de nuevo insistiendo sin ningún tipo de sorna, ese doble filo de temas como El Novio de la Muerte, de fuerte carga homoerótica para tanto público homosexual. Y por supuesto, Gelem, Gelem donde Romero comentó “Es cierto que el Comisariado Gitano, a base de desacralizarla de forma tontorrona, no le da la importancia que se merece. La letra cuenta una barbaridad, un holocausto, que está bien que se difunda y que la plataforma de Fuerza Nueva sea altavoz”.

Así, damos tan sólo unas pinceladas de esta bomba a punto de estallar y sin lugar a dudas, digna de analizar por todos nosotros.

Festivales, grupos y discos de la notícia

MÚSICA RELACIONADA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram