dod letter

Entrevista con Axolotes Mexicanos: "Nuestras referencias tienen un nexo común y es la cultura japonesa"

[kkstarratings]
Axolotes Mexicanos
Foto: Munblas

Redacción: Marien Ponce

Axolotes Mexicanos presenta su cuarto disco 4ever, un nuevo álbum después de tres años de trabajo en el que la banda mezcla jazz, bossa nova o rumba con el sonido punk al que nos tienen acostumbrados.

Hablamos con su vocalista Olaya Pedrayes después de la presentación del disco en Madrid y antes de que el grupo viaje a México para presentar su nuevo material.

Entrevista Axolotes Mexicanos

 

La crítica lo afirma y también vuestro público, pero vosotros ¿también consideráis ‘4ever’ el mejor disco?

Sí, y estoy muy contenta con eso. Nosotros cuando empezamos éramos malísimos, no teníamos ni idea de nada y nunca hemos llegado a tocar mucho en directo por las otras bandas a las que pertenecen los demás. Ahora queríamos quitarnos esa espina presentando el disco así, bien. Que la gente que tuviera la idea de que somos un grupo amateur viese que en realidad somos ‘pros’. Estoy muy contenta con la acogida del concierto de Sound Isidro.

Hablas de que las demás formaciones a las que pertenecen algunos miembros de Axolotes ralentizan de alguna forma el trabajo, ¿podría hacer un cambio de componentes en el grupo?

Qué va, somos amigos y además creo que lo más importante y lo que nos hace a todos seguir con la banda y darle caña es que nos lo pasamos muy bien tocando. Cuando las cosas se vuelven más profesionales se vuelven menos divertidas, pero siempre intentamos pasarlo bien, que no haya malos rollos. En el disco hay muchas canciones que hablan de ellos, de no saber muy bien si seguir o no y de cómo la música te ayuda a seguir adelante.

Todo esto se refleja en el disco y ahora, después de todo el trabajo y el esfuerzo que hemos hecho, va bien la cosa y no, no cambiaremos los miembros de Axolotes.

¿Cómo ha ido evolucionando la idea de ‘4ever’ hasta el disco final?

Mi hermano hizo como unas veintipico demos y hay unas cuantas que no llegaron a entrar en el disco final porque al tener el poder de poder grabar en casa cuando quieras...hay canciones de Axolotes que igual hemos cambiado su estructura ocho veces. ‘La Planta’ (Himawari) fue una de ellas y al final vino Fresquito de Fresquito y Mango y nos dio una idea del verso. Y así muchas otras que estaban chulísimas y que a mí me flipaban, pero a mi hermano por alguna razón no le convencían. Aunque no se vean, sí, hay muchos cambios.

Tenéis una estética propia y en cada trabajo un estilo diferente, ¿qué buscábais en este cuarto álbum?

Intentamos ser coherentes con la estética, pero no lo conseguimos porque también las canciones son un poco diferentes y a nosotros nos gusta mucho música diferente. En realidad tiene sentido usar a veces estética más kawaii o más linda y luego otras como más oscura porque nuestras canciones tienen esas dos vertientes. ‘Rosas y Espinas’ son más oscuras de sonido y luego hay otras más dulces y de pop y eso nos gusta. Es un poco japonés eso de ir cambiando, que es nuestro estilo. Y para ‘4ever’ queríamos mantener la estética de las demás portadas, que no se me viera la cara y el título escrito con un cuatro, en modo teenager, porque es el cuarto disco.

Ahora, en la portada y actuaciones te quitas el uniforme al nos tenías acostumbrados, ¿por qué?

Como todos crecemos era también una forma de cambiar, en esos discos con el uniforme tenía unos veinte años. Y aunque este también parece algo de anime, creo que es una evolución, que también se percibe en el sonido. Más que un punto y aparte es un punto y seguido porque la esencia de aquellos discos se mantiene.

¿De donde viene la inspiración en las letras? ¿Cómo es el proceso creativo de Axolotes?

Es bastante loco porque la mitad de las letras las hago yo y la otra mitad las hace Steven, entonces por ejemplo la de ‘Miau Miau’ es del gato de Steven que es malísimo, y cuando nos pasó Juan la base nos recordó mucho a los Aristogatos. Otras las hago yo como la de ‘la canción que me escribiste’ o ‘en mi corazón’ que las hice como en un momento que estaba muy quemada cuando no sabía si merecía la pena seguir, las hice para darme ánimos, como terapia.

Con la de ‘rosas y espinas’ yo estaba mal por un tema amoroso y me ayudó, era como que estoy mal por esto pero no quiero estarlo, busco estar bien. El proceso creativo es como que me raya algo y pues intento expresarlo, hay muchas que se me ocurren cuando estoy dando un paseo y grabo el ritmo.

Y a la hora de elegir los títulos, ¿suele haber consenso?

Lo discutimos entre nosotros, por ejemplo con Steven, él quería poner muchos emojis, pero luego no se pueden buscar bien en internet. Hemos cambiado mucho los nombres.

La canción de bossa nova sucede al atardecer, y ya hacíamos una referencia a los Fresones. Si hay amanecer, tenía que haber un atardecer. Y Miau Miau es el nombre de mi gato aunque la canción va sobre el gato de Steven. ‘Himawari’ es la más rara que es que yo quería llamarla a ‘La planta’ pero me dijeron todos los demás que era muy cutre y al final dijo Juan ‘vamos a llamarla girasol, pero en japonés que es Himawari’, pero todo el mundo piensa que es por la hermana de Shin Chan.

¿Componer es un proceso como democrático o más individual?

Es un proceso muy solitario y lo agradezco. Mi hermano prepara las bases y me dice ‘oye ponme una letra’. A veces estoy dando un paseo y se me ocurre una melodía y la grabo y la de la planta fue así y también ‘la canción que me escribiste’. Cuando lo ponemos en común a veces discutimos por gilipolleces. Por ejemplo a Steven la palabra ‘selfi’, que sale en una canción, le da la lache y no quiere que la usemos. También pasó con ‘cora’ y al final la quitamos. Hay discusiones, por lo que es un proceso muy separado.

¿Cuáles son vuestras influencias musicales?

Escuchamos mucha música japonesa, pop que se usa en los animes. Puede chocar entonces que hayamos usado en el disco jazz o bossa nova, pero si eres conocedor del anime, sabes qué los japoneses utilizan mucho estos ritmos convirtiéndolos en pop. Nuestras referencias tienen un nexo común y es la cultura japonesa: J-pop o J-rock. Las canciones que se hacen ahí tienen en común que son canciones muy frenéticas con juegos de acordes muy locos que intentan meter varias canciones en una, usar varios estilos y no ceñirse sólo en uno. Para este disco nos han influenciado grupos como Asian Kung-Fu Generation o The Pillows.

¿Y referencias españolas?

Escuchamos indie pop español, también el hiper pop nos flipa. Nos gusta mucho un chico que hace música que se llama Señor Guayaba. Escuchamos mucha música de colegas que nos motiva pero sí que a la hora de buscar referentes siempre nos vamos un poco hacia allá, pero vamos estamos escuchando grupos todo el día.

Como te gusta tanto la cultura de allí, ¿te imaginas cantando en japonés a lo Amaia?

Me gustaría igual hacer un feat o algo así con alguna banda de allí, pero creo que podría hacerlo cantando en español porque no tengo ni idea de japonés, pero para más adelante dirá que sí.

Con esas influencias habéis creado una especie de estilo al que podríamos llamar... ¿rumba kawaii?

Me hace mucha gracia, sí un nuevo estilo a desarrollar. Yo creo que quedó muy bien, había un anime que yo veía que era de como de una isla tropical que pasaban cosas extrañas y la canción no se parece en nada pero tiene ese sentido. A los japoneses les gustan mucho esos sonidos así como tropicales y me gusta mucho como quedó la canción, un poco friki.

Vuestros dos últimos discos tienen trece temas, además los tres álbumes distan tres años entre uno y otro, ¿casualidad o amor por el número tres?

Somos un poco cafres todos los del grupo y el número trece mola mucho. Ha sido casualidad, igual estamos predestinados a ir de tres en tres.

En esta década, ¿han crecido musicalmente los Axolotes Mexicanos?, ¿en qué lo notáis?

Sí y creo que hay algo diferente a nivel de producción, aunque nos auto gestionamos. El disco lo graba mi hermano Juan que es el batería de la banda, al final de muchas cosas de la banda nos ocupamos nosotros mismos, Steven y yo hacemos el diseño gráfico de los álbumes, el merchandising...El cambio más notable creo que es a nivel de producción y de la manera de hacer las canciones porque mi hermano ha ido aprendiendo ha ido produciendo a más bandas... El proceso es más ambicioso dentro de que lo grabamos todo nosotros y no vamos a un estudio. Para este trabajo hemos tenido tres productores diferentes, nos hemos esforzado en ensayar a tope y mejorar el directo y que sea algo cada vez más profesional.

Comenzáis la gira en México, pero no es la primera vez que vais. ¿Qué significa ese país para vosotros?

Para nosotros es muy especial porque al final vas a otro continente y hay gente que viene a escuchar tu música y que es fan tuya. Nos hace muchísima ilusión, es bastante loco y el público es súper entregado

Y aquí, ¿os veremos en algún festival este verano?

No creo, la mayoría ya están cerrados. De repente podría salir algo... pero es complicado. Hemos tardado tres años en sacar el disco, lo tendríamos que haber tenido cerrado en octubre para poder ir a festivales. Algunos miembros del grupo están en otras formaciones, como Carolina Durante y son ellos los que dictan un poco los ritmos. Al final hemos ido justos de tiempo, algunas cosas casi no llegan para la presentación en la sala La Paqui, de hecho allí se podría comprar el disco, pero todavía no está a la venta. Hemos apurado demasiado.

MÚSICA RELACIONADA

chevron-uptwitterfacebookwhatsapp linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram