dod letter

Entrevista a Alberta Cross: "Con la edad terminas encontrando el equilibrio justo entre girar y tener vida"

[kkstarratings]

Alberta Cross

El nombre de Alberta Cross ha dado muchas vueltas hasta terminar aterrizando en el lugar exacto en el que su alma máter, Petter Ericson Stakee, quería estar. Desde un contrato tempranero en 2005 que les convertiría en el ojito derecho de Fiction Records y en habituales teloneros de bandas como Mumford & Sons, Portugal.The Man, Neil Young, o Them Crooked Vultures, hasta terminar figurando en bandas sonoras de series televisivas tan reconocibles como Sons of Anarchy, Californication o C.S.I.

En 2015, sin embargo, el proyecto de Stakee sufrió una reinvención de pies a cabeza, pues tras la marcha en 2013 de su compañero Terry Wolfers y el posterior re-afincamiento del ahora único miembro de la banda en Berlín, Alberta Cross había cambiado para siempre su tono y su perspectiva. Su sonido había recuperado la raíz europea de la que Petter desciende, transmitiendo ahora menos texturas áridas y más sofisticación gélida. Así pues llegaron los dos álbumes con los que la banda rebautizaba su sino, un trabajo homónimo en 2015 y otro posterior en 2020 (What Are We Frightened Of?). Ahora, y tras haber asentado definitivamente las bases de una banda en continua evolución, Petter nos hace entrega de un nuevo trabajo titulado Sinking Ships (Dark Matter/AMK, 2023), el séptimo álbum de estudio de Alberta Cross y una acogedora colección de retrospectivas que de algún modo han terminado convirtiéndose en particulares profecías de un presente que también exige una urgente revisión. Charlamos sobre esta nueva entrega de Alberta Cross y de la proyección de la banda con su líder y cara principal, Petter Ericson Stakee.

Entrevista a Alberta Cross

 

Considerando que los temas que abordas en tu disco han terminado siendo algo proféticos, ¿crees que la humanidad está condenada a repetir los mismos errores una y otra vez?

Muy bien visto, sí. Pues sí, parece que el mundo está constantemente yendo hacia atrás, lo cual es bastante triste. Pero intentemos mantenernos positivos y creer que vamos a despertar pronto y comenzar a hacer las cosas mejor, ¿no? En el álbum hay temas bastante duros e intensos, pero también hay espacio para los livianos y creo que en su conjunto, el disco es bastante más positivo de lo que a priori pueda parecer, así que es definitivamente esa vibración última la que quiero que quede en el oyente, la de la de la esperanza.

'Sinking Ships' además ha sido grabado en un estudio muy importante, el Wool Hall Studio, donde artistas como The Smiths o Van Morrison grabaron sus trabajos.

Así es, bueno, siempre es muy importante para el resultado final de un trabajo el entorno donde éste se graba, pero en concreto el Wool Hall Studio es un lugar de lo más especial. Tiene ese encanto de estar ubicado en un pequeño pueblecito de Somerset, pero también tiene la belleza de los grandes lugares, con toda ese amurallado de piedra. Los relatos que se esconden tras las paredes de ese lugar son parte de la historia de la música y se siente increíble el haber podido firmar mi particular contribución a continuar extendiendo el legado de ese magnífico sitio.

Pero no has estado solo, pues una vez más se suma al proyecto tu ya habitual colaborador, Luke Potashnic.

Lo que nos une a Luke y a mí no es solo un gusto musical similar, sino también una forma similar de vivir la vida a través de la música. Él también estuvo durante muchos años en una banda de rock y sabe bien lo que es sobrevivir a largas e intensas giras alrededor del mundo, por tanto entiende bien la necesidad de tomarse las cosas con calma dentro del estudio, porque ni los ritmos de trabajo excesivo ni la tensión o la presión son buenas compañeras en ese campo. Nos gusta el mismo tipo de música y manejamos las mismas referencias a la hora de producir y escribir canciones, pero sobre todo su talento para la producción es lo que hace que Luke sea una pieza indispensable en este proyecto.

Ahora que abres ese melón, sobre el estresante ritmo de trabajo en la vida del artista, es obvio que la salud mental es uno de los temas principales del álbum. ¿Te ha resultado más fácil abarcar estos temas ahora que cuando empezaste?

Absolutamente. Cuando firmamos por un sello grande en 2007 no oíamos a nadie hablar sobre salud mental. Era como un tema taboo, o simplemente ni siquiera reparábamos en que debíamos de tener en consideración estas cosas. Se siente como algo bastante nuevo el poder hablar de aspectos como la depresión, el auto-cuidado o la ansiedad, francamente. Como si en los últimos cinco años -y especialmente después de la pandemia- la necesidad de exteriorizar estos temas haya sido superior al embarazo de enfocarlo públicamente. Y doy gracias a Dios de que ahora exista esta facilidad para abordar estos temas, pues tanto si te dedicas a la música como si no, es fundamental entablar diálogos sobre salud mental.

De hecho, estamos ante tu álbum más honesto y personal, sin duda. ¿Cómo ha sido para ti compartir estos temas tan íntimos en tus shows recientes?

La verdad es que han ido muy, muy bien. También elegí Londres para comenzar la gira, lo cual es muy significativo para mí, pues es la ciudad en la que crecí musicalmente y en la que desarrollé mi deseo por convertirme en artista. La entera atmósfera del álbum se siente exuberante siendo tocada en directo, y fue un auténtico gusto ver cómo el público recibió estas canciones. Por supuesto, no solo he estado tocando las canciones de 'Sinking Ships', pues también las compagino con otras clásicas de la banda, y además también omito otros temas del nuevo disco cuyas letras son tal vez demasiado oscuras y pesimistas para ser compartidas en directo. ¡No todo van a ser desgracias! Hay un poco de todo, ya sabes. Algunas canciones, como 'Vespertine' o 'Bloom', hablan de estar despierto hasta el inicio del día siguiente, tras una noche de travesuras nocturnas en Berlín, y otras como 'Near Missus and Defeats' narran una mañana en la que desperté en la piscina de un amigo, en su enorme casa en Hollywood, después de una noche salvaje y dónde comencé a replantearme muchas cosas en mi vida.

El álbum termina con una versión de Sharon Van Etten, ¿puede preguntarte de dónde surgió esta idea?

Ah, Sharon es genial... Una de las mejores cantautoras contemporáneas que existen, de verdad. Todo esto surgió de una forma bastante aleatoria, a decir verdad. Le mandé por Instagram una maqueta en la que estaba trabajando y ella me contestó diciéndome que le había encantado nuestro último single, 'Find A Home Out There', que acabábamos de publicar hacía muy poquito. La cosa es que me pilló tan de sorpresa y me alucinó tanto que a la mismísima Sharon Van Etten le gustase mi música que ese mismo día llegué al estudio y le dije a Luke que teníamos que hacer algo relacionado con la música de Sharon. Al principio versionamos 'Every Time The Sun Comes Up' por pura diversión, ya sabes, sin pretensión alguna, pero resultó que la canción además encajaba muy bien con el momento narrativo en el que el álbum se encontraba, así que decidimos integrarla en el resto de canciones que conforman el mismo. Creo que fue una muy buena decisión hacerlo, francamente.

Cabe mencionar que eres un artista que ha cambiado de país de residencia en infinitas ocasiones. ¿Crees que ese efecto nómada puede terminar percibiéndose en tu música también?

Sí, estoy convencido de ello. Creo que el hecho de haber estado de aquí para allá durante tantos años es algo que el oyente puede terminar percibiendo en los matices de mis canciones y de la producción de éstas. Siempre me he sentido muy inspirado trabajando y escribiendo en Reino Unido, por ejemplo, y creo que mi álbum homónimo publicado en 2015 es una buena muestra de mi crecimiento como cantautor. No quiero decir con esto que mis trabajos firmados mientras vivía en Estados Unidos no tengan ya importancia en mi discografía, es más, amé vivir y girar allí durante años, pero Europa siempre se ha sentido como mi verdadero hogar y en concreto, Reino Unido ha sido el lugar en el que siempre he conectado mejor conmigo mismo y desarrollado mis letras más puras y honestas. Tampoco te sabría decir exactamente porqué. Quizás sea el clima, quizás sea la cultura, quizás sean los propios británicos... ¿Quién sabe?

Con tanto viaje y cambio de ubicación, ¿no has sentido alguna vez no terminar perteneciendo a ningún sitio?

Esto es algo que definitivamente me ha trastocado siempre mucho. Por mucho que presumamos de espíritu indómito, el ser humano necesita asentarse, y la verdad es un tema que me ha nublado la mente en varias ocasiones. No obstante, tampoco me veo viviendo otra vez en Suecia, ¿sabes? Aunque lo adoro, no me malinterpretes. Siento que Reino Unido es como mi segunda casa y un lugar en el que simplemente encajo mejor. Además, también me gusta que todo esté más cerca, en caso de querer ir a ver a mi familia o moverme por Europa. Esto es sin duda lo que más echaba en falta cuando vivía en Estados Unidos, pues me sentía muy desnaturalizado y desconectado de mi familia y de mis verdaderas raíces.

Me gustaría que terminásemos con una reflexión sobre lo que supuso para ti detener tu carrera por un tiempo. Está claro que volviste con la pila cargada y entregando algunos de los mejores álbumes de tu carrera pero, ¿cómo se suelen tomar los de arriba que un artista decida poner en stand-by su carrera?

Es una muy buena pregunta, la verdad. He estado hablando sobre este tema con amigos cercanos mucho en los últimos meses. Recuerdo bien que cuando vivía en Estados Unidos, concretamente entre la publicación de nuestro primer y cuarto álbum, no dejamos de girar ni tan solo un segundo. Llegó a afectarnos increíblemente a nuestra salud física y mental, y hasta a nuestra propia relación, como banda, y lejos de sentirnos apoyados por nuestros managers, nos dijeron que si parábamos el ritmo o dejábamos de tener fechas en nuestro calendario, estábamos literalmente muertos como banda. Nos pareció horrible escuchar una cosa así y comenzamos a ser conscientes más que nunca de lo insano que era estar metidos en esa rueda. Supongo que con el tiempo he aprendido que lo ideal es encontrar el equilibrio, porque adoro tocar en directo, es una de las cosas que más amo de esta profesión, pero si no eres capaz de gestionarlo apropiadamente, dándote descansos y priorizando tu salud por encima del trabajo, puede terminar convirtiéndose en el ámbito que más odies de dedicarte a la música. Por supuesto, cuando estás en tus tempranos veinte no te paras a pensar en estas cosas, porque crees que puedes con todo, o al menos así lo creía yo, hasta que me di cuenta de que no. Ahora agradezco a los dioses el hecho de haber superado esa mentalidad y haber vuelto a disfrutar de tocar conciertos en directo. Lleva tiempo y no es fácil, pero con la edad terminas encontrando el equilibrio justo entre girar y tener vida.

 

MÚSICA RELACIONADA

chevron-uptwitterfacebookwhatsapp linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram