dod letter

Entrevista a Villagers: "Con cada uno de mis discos descubro una cosa nueva sobre mi subconsciente"

[kkstarratings]
Villagers (2024)
Foto: Andrew Whitton

El dublinés Conor O'Brien lleva más de una década haciendo gala de una introspección poética única a partir de las pacificadoras piezas de folk acústico que teje bajo el seudónimo de Villagers. No es casual que diez años después su prosa haya evolucionado hacia un autoanálisis tan severo e intenso, del todo capaz ahora de hacernos ver a través de sus metáforas y simbolismos las complejas aristas de su crecimiento como cantautor.

Partícipes de ese derroche de dulzura e intimidad que emana de su música, sucumbimos ahora ante el embelesador poder de las pistas que conforman su nuevo trabajo, That Golden Time (Domino Records, 2024), una muestra agridulce de lo definitorias que han sido las lecciones que la vida moderna le ha dado en los últimos años al artista irlandés. Aunque en palabras suyas, es un disco que genera más interrogantes de los que resuelve. Charlamos con el propio Conor para intentar resolver algunos de ellos y prepararnos para su inminente llegada a nuestro país, con motivo de su paso por la próxima edición del Festival Tomavistas.

Entrevista a Villagers

 

Tu anterior álbum se publicó en 2021, año en el que todavía teníamos la pandemia bastante presente. ¿Este nuevo disco nace también al candor de aquellos días?

No necesariamente, aunque sí debo decir que hay canciones que fueron escritas durante aquellos años. De hecho, el disco tiene canciones que son bastante antiguas. 'Keepshake', por ejemplo, llevaba compuesta desde hacía ya bastante tiempo y es probablemente el tema más particular del disco. Un tema muy abstracto, prácticamente ambiental, con ritmos y melodías en bucle. Rompe del todo con la literalidad y el tono del resto del disco. Estuvo dando vueltas por mi ordenador durante meses y meses, hasta que me di cuenta de que debía formar parte de este disco con el fin de suavizar el toque tan intenso que el resto de piezas tenían. De alguna manera, terminar incorporándola en este disco supuso para mí un momento de clarividencia muy importante, pues fue ahí cuando me percaté de que el disco estaba comenzando a tomar forma. Justo ahí fue cuando me di cuenta de que podía encajar ideas a priori tan dispares sin que el trabajo perdiera sentido cohesivo.

Se dice que para este álbum, especialmente al principio, has trabajado completamente solo. ¿Por qué crees que 'That Golden Time' te ha exigido esto?

Realmente no fue algo premeditado. Cuando empiezo a elaborar un disco, no tengo en la cabeza la idea exacta de cómo éste debe ser llevado a cabo, sino que es el propio álbum el que poco a poco me va orientando hacia una determinada dirección y hacia un método de trabajo concreto. Para mi anterior disco, por ejemplo, trabajé desde el principio con una banda al completo y para éste, a medida que la temática de las canciones se iba conformando, simplemente me di cuenta de que no tenía sentido repetir la misma experiencia. Tenía las demos en mi poder y me sonaban extraordinariamente bien tal y como estaban, con esa intimidad cruda que buscaba para el disco. Transmitían exactamente lo que quería, así que me dije ¿por qué no dejarlas así?

Supongo que este método de trabajo también te ha permitido descubrir cosas nuevas sobre ti mismo que en colectivo habría sido más difícil detectar.

Bueno, esa es la razón por la que uno decide enfrascarse en este tipo de proyectos, ¿no? Con cada uno de mis discos descubro una cosa nueva sobre mi subconsciente. Las canciones tienen ese poder y tú solo puedes dejar que ellas operen su magia sobre ti. A partir de 'That Golden Time' he intentado buscar respuestas a la confusión y desorientación que en ocasiones me causa la vida moderna. Ya sabes, la manera en la que las pantallas y la vida online me ciegan y afectan a mi cabeza. Sin embargo, debo reconocer que el disco no está tan orientado a plantear soluciones como sí más preguntas al respecto. Creo que en ese sentido, hablamos de un disco muy hijo de su tiempo que recala en este momento de aprobación externa en el que vivimos y que todos buscamos a la desesperada en la tecnología. Un espacio desgraciadamente asumido y que, en particular, puede llegar a afectar mucho a la gente que nos dedicamos a crear cosas, haciéndonos esclavos de la retroalimentación positiva constante para validar nuestro arte.

 

"Hablamos de un disco muy hijo de su tiempo que recala en este momento de aprobación externa en el que vivimos"

En el disco hay canciones como 'Truly Alone' que abrazan y subrayan esa individualidad con bastante literalidad. ¿Cómo ha evolucionado tu relación contigo mismo a lo largo de los años?

Siempre he sido una persona bastante solitaria y he disfrutado mucho de mi soledad, incluso cuando era más joven. Mientras a los demás niños les resultaba natural y fácil relacionarse y jugar juntos, para mí siempre fue bastante complejo. De ahí que me resultase tan instintivo refugiarme en mi propio mundo. El arte y la música han formado parte de mi ADN desde siempre, gracias a vivencias como ésta. Pero bueno, también puedo llegar a ser social en determinados momentos, ¿eh? [risas]. Tan solo es que necesito pasar más tiempo a solas conmigo mismo del que quizás requieren el resto de personas que conozco. Con el tiempo me he obsesionado con esos momentos que paso enfrascado en mi propio arte y supongo que 'Truly Alone' va sobre ese particular auto-descubrimiento. Nuevamente, la tecnología actual nos permite subrayar nuestras diferencias con respecto al resto de personas de nuestro entorno, pero de una forma muy nociva y no tan significativa como simplemente pararte a ser consciente de quién eres y por qué te relacionas con el mundo de la manera en la que lo haces.

Aun así, el disco también terminó contando en último momento con la revisión de varios músicos de alto renombre, como Dónal Lunny y Peter Broderick.

Contar con ellos fue genial, la verdad. Como te decía, al principio de elaborar este álbum tenía claro que no quería involucrar a nadie más en el proyecto, pero realmente fue a partir de empezar a contar con determinados músicos que empecé a ver que el álbum cogía forma de verdad y se parecía definitivamente a un disco como tal. Todos ellos son músicos extraordinarios e hicieron que me sintiera realmente cómodo durante el proceso de grabación, que abarcó numerosas horas. Además, tenerles en el estudio también fue una excusa para tener mi momento social cubierto, en alusión a lo que hablábamos antes [risas].

"Vivimos en una sociedad en la que mostrar tus emociones y debilidades está penado, y eso me limitaba mucho a la hora de ser yo mismo sobre el escenario"

Con este pretexto del que hablábamos, ¿cómo se siente compartir tu música en directo y delante de tanta gente desconocida?

Es una buena pregunta, y casualmente, cada vez reflexiono más a menudo sobre lo extraño que resulta dedicarse a esto. Quiero decir, vas ahí, a dar un concierto cada noche, y te abres en canal delante de cientos de extraños que escuchan tus canciones sobre lo dura que es la vida adulta... ¿Es raro, verdad? Recuerdo que al principio se me hacía realmente complicado. Yo mismo era consciente de que había desarrollado como unos muros alrededor de mí que me impedían en cierto modo conectar con la audiencia, a pesar de que aquello que estaba cantando era terriblemente emocional. Ya sabes, vivimos en una sociedad en la que mostrar tus emociones y debilidades está penado, y eso me limitaba mucho a la hora de ser yo mismo sobre el escenario. Pero de un tiempo a esta parte he comenzado a enfrentarme a los directos de una manera muy distinta. Ahora cada vez que subo a un escenario me siento totalmente afortunado por tener la oportunidad de compartir mis canciones y de comprobar que hay gente al otro lado que quiere escucharlas. Este disco es muy crudo, así que no veo el momento de comenzar a llevar al directo sus temas y comprobar las reacciones de la gente.

Diez años después de 'Becoming a Jackal', ¿sientes que has conseguido definirte como artista a través de tus discos?

Creo que es muy difícil que ningún álbum defina Villagers como tal, pues en cada proyecto me siento una persona distinta. Estoy constantemente evolucionando y aprendiendo sobre mí mismo, y eso es algo que lleva sucediendo prácticamente desde el principio. En cada proyecto se han involucrado músicos distintos y de todos ellos he aprendido al menos una cosa nueva. No me gusta concebir la evolución del proyecto como algo que ya haya llegado a su forma final. Lo mágico de esto es seguir dejándose llevar y aprender.

MÚSICA RELACIONADA

chevron-uptwitterfacebookwhatsapp linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram