dod letter

Entrevista a Uniforms: "Queríamos hacer un disco más duro y más cañero y lo hemos conseguido"

[kkstarratings]

Uniforms (2022)

Ganarse un hueco en el underground cada día se costea más caro. La competencia es abrumadora, las oportunidades escasean y para colmo, la escena sumergida viene de superar una pandemia global que se ha llevado por delante los sueños y aspiraciones de muchos. Es por tanto doblemente meritorio toparnos con proyectos que, no solo siguen en la cresta de la ola, sino que además pueden presumir de encontrarse en su mejor momento. Es el caso de Uniforms, el cuarteto jienense compuesto por Natalia Spiegel, Pan Castellano, Annie Ruiz y Willy Castellano, quienes lejos de haberse evaporado tras la presente crisis, pueden incluso presumir de un estado de salud de lo más esperanzador tras la reciente publicación de su tercer álbum, Trance (Oso Polita, 2023).

Trabajo con el que no solo consolidan su sonido, parejo al shoegaze y al dream pop con marca patria pero también abierto a experimentalismos más kraut y progresivos, sino que también les ha dado alas a arrancar su presente gira con nada menos que cinco fechas en Francia, su primera vez en el extranjero. Recién llegada de este periplo galo nos atiende Natalia Spiegel, vocalista y guitarrista de Uniforms, para charlar sobre su actual proyección y la reciente publicación de su tercer disco.

Entrevista a Uniforms

 

Os pillamos recién aterrizadas de vuestra gira por Francia. Primera vez tocando fuera de España, si no me equivoco.

Antes de la pandemia teníamos programada una gira por Alemania, pero tuvo que cancelarse por razones obvias. Así que sí, ésta es nuestra primera vez en el extranjero y la verdad es que no podría haber ido mejor. Ha sido una experiencia de lo más enriquecedora. Por supuesto, ha habido diferencias con respecto a lo que supone tocar en España, pero en general ha habido mucha y muy buena aceptación. Son lugares en los que hay mucha cultura de concierto y aunque no se conozca a la banda, no verás una sala vacía. En fin, estamos en una nube. Llegamos hace escasos días, como dices, y todavía tenemos la cabeza allí, como aquel que dice. Hemos vivido muchas cosas que aún tenemos que digerir. El comienzo perfecto para esta gira.

Con ‘Trance’ lo que vemos es que os consolidáis bastante, no sé si estarás de acuerdo.

La verdad es que Uniforms empezó siendo un proyecto a dos, con Pan y conmigo, prácticamente sin ningún tipo de pretensión al uso. Incluso nosotras mismas no sabíamos ni tocar un instrumento, y al principio todo fue viniendo de forma muy natural. Con Annie y los sintes, nuestro sonido ganó poco a poco vetas más etéreas, y tras la entrada de Willy, junto con la experiencia de ambos en otras bandas previas, la cosa se profesionalizó más. Así que se podría decir que sí, que tras cinco años como grupo, estamos más que afianzados y nos tenemos cogida la medida mutuamente y a la perfección. Esto probablemente vaya a sonar a cliché total, dado que acabamos de sacar el disco, pero yo me atrevería a decir que estamos en el momento más importante de nuestra trayectoria, justo en el lugar musical en el que queremos estar y en el que más libres nos sentimos para hacer lo que nos de la gana.

De ‘Trance’ habéis dicho que es vuestro disco más crudo y honesto.

En este disco le hemos dado más importancia a las guitarras y a la batería, y aunque aún sigan habiendo muchas capas de sintetizador, que se pueden apreciar en más o menos medida en diferentes canciones, hemos tratado de alejar nuestro sonido parcialmente de ese estilo. También creemos que se puede percibir esa crudeza desde el plano narrativo, pues este disco fue compuesto durante la pandemia, y más allá de lo que en sí conllevó esa etapa, también fueron tiempos diíficiles para nosotras a título personal y estas vivencias son las que han dado lugar a un trabajo del todo catártico, tanto en letras como en sonido. Sentimos que este disco refleja nuestra evolución natural. Queríamos hacer un disco más duro y más cañero y lo hemos conseguido.

El título también dice mucho con muy poco.

Sí, la verdad, como te decía antes este álbum ha funcionado como terapia total para nosotras y el título, además de gustarnos morfológicamente, también encajaba muy bien con el conjunto global de las canciones, facilitando al oyente la posibilidad de entender un poco mejor el sentido total del disco. En general, nos gusta hablar un poco de todo en nuestros trabajos. Por supuesto, hay temas que son de corte más personal, pero también nos gusta abordar cuestiones más sociales, e incluso políticas. Cosas que nos preocupan y nos mueven, y que, precisamente por contar con este altavoz que nos ofrece el hecho de ser músicos, nos parece interesantes poder abordar. Pero también es cierto que nos gusta dejarlo todo abierto a la interpretación que cada uno quiera darle.

Me ha sorprendido mucho que ‘Ligeia’ no fuera single.

Es uno de nuestros temas favoritos del disco, la verdad. Si hubiese sido un poquito más corta, quizás sí que la hubiésemos sacado como single, pero ya se sabe cómo son los cánones de la industria. A nosotros nos flipa tocarla en directo, es como una ópera en clave de rock progresivo que nos va llevando… Cada vez nos hemos ido lanzando más a la experimentación, no hay duda. La seguridad de tener ya otros dos discos publicados también ha hecho mucho, claro. Nuestras referencias además suelen ser bastante variadas, y eso creo que es lo que a fin de cuentas ha terminado enriqueciendo tanto el proyecto. También hay que mencionar que nuestras canciones pueden empezar de una forma determinada y terminar dando mil vueltas hasta dar con una forma final completamente distinta. De hecho, en ocasiones nos tenemos que decir a nosotras mismas que es el momento de parar y de dejar las canciones quietas.

Temas sociales, como la ‘Nomofobia’

Sí, con ‘Nomofobia’ nos pasó que la música estaba hecha antes que la letra y no sabíamos bien hacia dónde orientar la canción. Así que decidimos sacar nuestra parte más ácida y mordaz, cantando en castellano, y llevándola a perspectivas más divertidas.

Una de las pocas canciones que encontramos en el disco en castellano, precisamente.

La verdad es que lo de decantarnos por un idioma o por otro es algo que nos sale de forma bastante natural. En este último disco, por ejemplo, gana el inglés por goleada, pero no es algo que nos planteemos de forma demasiado premeditada. Como te decía, en este disco ha primado la libertad. Con ‘Nomofobia’, y teniendo en cuenta la temática jocosa de la canción, el cuerpo nos pedía hacerla en castellano, claro. Pero con ‘Guadiana’, por ejemplo, le dimos bastantes vueltas y probamos de todo hasta decantarnos por una versión definitiva del tema. Además, es una canción que lleva con nosotras dando vueltas ya bastantes años, y como dato curioso, decirte que para ‘Guadiana’ iban a colaborar con nosotras varias artistas de la escena de este país, pero al final no pudo ser.

¿Rinde homenaje al punto geográfico al que alude?

Bueno, sabemos que es un río bastante discontinuo e intermitente, como apunta la propia letra. Nuestra intención era la de reflejar ese sentimiento de disociación del que a veces nos hemos sentido presas, ese estar y no estar, mental y físicamente, esos momentos en los que se espera de nosotras estar presentes pero, por mucho que se quiera, no podemos.

Llama la atención que también incluyáis una versión de Deerhunter en el álbum.

Sí, fue un tema bastante recurrente para nosotras durante la pandemia, el cual tratamos de versionar desde casa, por puro entretenimiento, durnate aquellos días de encierro y de conciertos on-line. Deerhunter es uno de nuestros grupos cabecera desde siempre y en concreto ‘Desire Lines’ es un temazo que nos encanta a los cuatro. Creímos que la cosa quedó bastante chula, y decidimos editarla en nuestro estudio casero y nos pareció una buena idea recuperarla y ponerla en el disco.

Cinco años de trayectoria, tres álbumes y la sensación de que vais para arriba. ¿El balance final es positivo?

Absolutamente. No cambiaría nada de lo que hemos vivido a lo largo de estos años. Girar, sacar discos, o simplemente decir que estamos en una banda que funciona son cosas que eran prácticamente impensable para nosotras hace pocos años. Tener un grupo mola mucho, ¿qué te voy a contar? La puta pandemia nos ha tirado abajo algunas ideas que estaban ahí cociéndose y que podrían haber sido interesantes, pero creo que nos hemos sabido adaptar a las circunstancias. Hemos tenido suerte, pero también nos lo hemos currado mucho. El hecho de haber sacado tres discos en cinco años lo dice todo, y a la espera estamos de comprobar qué tal va este año todo con el disco nuevo, pero las expectativas no podrían ser ahora mismo mejores.

MÚSICA RELACIONADA

chevron-uptwitterfacebookwhatsapp linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram