Entrevista a Talk Show: "Queremos que nuestra música invite al baile más que generar el típico mosh pit de machotes agresivos"

[kkstarratings]
11 julio, 2022
Redacción: Fran González
Talk Show (2022)
Foto: Stewart Baxter

Una pandemia puede ofrecerte muchos giros, algunos no necesariamente desagradables y otros pueden directamente dirigirte a la adquisición de las herramientas y pistas necesarias para reencauzar tu carrera musical y dar con las claves adscritas para encontrar tu verdadero sonido. Algo así fue lo que le pasó a este aguerrido cuarteto británico, quienes llevan desde 2019 testando su propia música bajo el nombre de Talk Show, pero no fue hasta el señalado año pandémico que decidieron evolucionar su técnica, integrando elementos que entroncaban de forma mucho más directa con aquello a lo que realmente querían que se vinculase su proyecto.

Para ello, la formación compuesta por Harrison Swann, Chloe MacGregor, Tom Holmes y George Sullivan ha tomado cartas en el asunto y para su segundo EP han querido consagrarse como una propuesta altamente a tener en cuenta dentro de esta nueva corriente del nuevo post-punk británico. Touch The Ground (Missing Piece Records, 2022) es su trabajo más sólido hasta la fecha, donde confirman sin pudores sus diversas influencias (desde la incipiente escena revival de garage neoyorquino de principios de siglo, hasta la electrónica más oscura de Underworld o The Chemical Brothers) y nos lo muestran a través de la genial mano que Joe Goddard y Al Doyle de Hot Chip han tenido a la hora de producir sus correspondientes seis pistas. De sus influencias y de su proyección futura ha querido charlar con nosotros desde su residencia londinense el vocalista y líder de la banda, Harrison Swann.

Entrevista a Talk Show

 

A juzgar por el buen sabor de boca que deja vuestro segundo EP, "Touch The Ground", hay que reconocer que el confinamiento os ha venido muy bien.

La verdad es que ha supuesto un antes y un después en la banda. No podíamos pretender que seguíamos siendo el mismo grupo que antes del confinamiento porque definitivamente ya no lo éramos. Personalmente, dejé de escuchar mucha música guitarrera y empecé a acercarme más en serio a toda esa escena de electrónica de los 90s y de sets de DJs y productores icónicos, junto a algunos de los discos de toda la vida que habían pertenecido a mi padre y que andaban por casa. De repente, me di cuenta de que algo había cambiado en la música que quería hacer, ¿sabes? De hecho, teníamos un álbum completamente acabado de diez pistas antes de la pandemia, pero lo descartamos entero. Así, de una. Fuera.

Me imagino que fue una decisión complicada de tomar.

Simplemente, esa música ya no nos representaba. Era en plan "meh, sí, supongo que podríamos sacar este disco...", pero no nos ilusionaba, ya sabes. De alguna forma George [Sullivan] y yo dimos con el tipo de sonido que queríamos hacer un día en el estudio, y a partir de entonces fue como "vale, éste es el camino, bórralo todo y sigamos por aquí". Tampoco significa que hayamos retirado las guitarras de nuestro repertorio de forma radical, ni mucho menos. No somos Kraftwerk [risas]. Por supuesto, seguimos sacando las guitarras a pasear, pero hay mucha más diversión y distensión en nuestro hacer que antes.

¿Y cómo es esto de levantar un proyecto musical ahora mismo, y más en un país como Reino Unido, con tanta rivalidad y competencia donde a cada minuto brota una banda nueva?

Pues creo que otra de las cosas que han venido dadas gracias al confinamiento es precisamente que desde entonces he dejado de preocuparme en absoluto sobre lo que otras bandas hacen. Ya sé que suena a cliché y que esto lo dirán todas las bandas del planeta, pero te juro que es cierto. Por desgracia, esto no siempre fue así, desde luego. Recuerdo perfectamente llegar a hacer música única y exclusivamente para ganarme la validación de terceras personas en lugar de para pasármelo bien, y ahora es totalmente al contrario. Hago música para coger a mi banda y llevármela al festival que sea y pasar con ellos el mejor momento de nuestras vidas.

Si nos metemos en vuestra música, hay muchas influencias clásicas en el aire que rodea a vuestro sonido, y por supuesto, también en el de otras bandas de vuestra generación que engrosan la lista de este nuevo post-punk. ¿Por qué crees que existe esta tendencia, cada vez más marcada, de revivir ciertos géneros?

Diría que hay muchas bandas que están llevando esto de manera errónea, ya que simplemente apuestan por replicar sus influencias, en lugar de aplicarlas a su estilo personal. En mi opinión, creo que mi generación tiene esta tendencia a la hora de hacer música porque sentimos una enorme curiosidad por experienciar lo que esas bandas vivieron. Solo conocemos la parte externa del asunto, pero a juzgar por cómo se divertían es normal que, de alguna forma, queramos formar parte de ello, aunque sea a través de homenajes personales y fenómenos revival.

Hablando de revival, precisamente en Cold House apuntas que se trata de un guiño muy personal a ese renacer del garage en Nueva York a principios de los 00s. ¿Dirías que hay un poquito de nostalgia también en todo esto?

Bueno, diría que va más por el lado de redescubrir escenas que se alejan un poco de lo que localmente nos rodea. Yo soy de Manchester, pero resido en Londres, y el hecho de vivir aquí me ha hecho darme de bruces con una cantidad enorme de culturas diversas y enriquecedoras que, de alguna forma, necesitaba plasmar en este trabajo. Partiendo de esa base, fuimos transitando por diferentes estilos hasta dar con esa energía versátil que se concentra en artistas como por ejemplo Karen O de Yeah Yeah Yeahs, y sus apabullantes directos en los que es capaz de hacer bailar a todo el mundo. Por supuesto que nos hubiera encantado estar presentes durante esos primeros años de explosión indie en NY, con esas raves infinitas de Yeah Yeah Yeahs y de The Rapture, pero no diría que se trata tanto de un sentimiento de nostalgia y de querer volver a esos días, tanto como de mantener viva en sí la esencia de aquellos años y trasladarla al presente.

Hay un libro que probablemente conozcas que habla de todo aquello y es maravilloso.

¡Sí! "Meet Me In The Bathroom", lo conozco, aunque no lo he leído todavía. Pero sí, es exactamente esa esencia. Obviamente somos conscientes de que ese tiempo ya pasó y que el material que recoge aquellos días se queda únicamente con la parte romántica del asunto, pero ese rollo de acercar la música al espectro urbano, tocando en sótanos y en clubs oscuros y demás, es de donde buscamos sacar la inspiración para nuestra música. Queremos que nuestra música invite al baile, que una a la gente de una manera especial, mucho más que generar el típico mosh pit de machotes agresivos.

¿Y qué tal los directos, de momento? Me consta que habéis vuelto hace poco del Best Kept Secret, ¿verdad?

Oh, tío, no te miento si te digo que ha sido el mejor fin de semana de mi vida [risas]. Fue muy emocionante salir a escena y ver a tantísima gente que estaba como loca por vernos. A nosotros, ¿sabes? Me quedé en plan "oye, pero ¿saben quiénes somos?" [risas] Y por supuesto nada más salir a escena tuve que agradecerles enormemente su presencia. La gente no es consciente de lo mucho que significa para nosotros este tipo de cosas. De pasar de hacer música a distancia y enclaustrados en casa después de dos años terribles a llegar a poder vivir esto. Y bueno, la gente estuvo entregadísima, fue muy salvaje, hasta hubo peña haciendo crowdsurfing y de todo. Fue ahí cuando me di cuenta de que habíamos tomado la decisión correcta sobre eliminar la música que ya teníamos pre-grabada y apostar de cabeza por este nuevo sonido. Definitivamente acertamos.

Hablemos ya del disco, que ya va siendo hora. Para aquellos que aún no os conozcan, ¿qué pueden esperar de las historias que esconde este "Touch The Ground"?

A decir verdad, no hay historias como tal. Una de las cosas que más me gusta hacer como letrista es no dárselo todo machacado al oyente, ¿sabes? Dejar cierto espacio para la libre interpretación y que sean los seguidores quienes fabriquen sus propias historias a partir de la música. Odio cuando los artistas me privan de eso por hacer canciones demasiado explícitas. Para mí escribir letras es, sin lugar a dudas, mi parte favorita en esto de hacer música, pero no me obsesiona en absoluto que éstas tengan un storytelling como tal detrás. Precisamente una de las cosas que más me gustan en esto de la música dance y la electrónica es que las letras se repiten en bucle hasta casi perder el sentido, creando con ello un estado de ánimo y una atmósfera particular más que un relato propiamente dicho. A grandes rasgos esa es la idea que queremos que quede reflejada en nuestra música también.

Y si hablamos de vuestro disco, es imposible no mencionar a Al Doyle y Joe Goddard, quienes han estado envueltos en la producción.

Aún no lo supero, ¿eh? Fue de auténticos locos poder contar con ellos, y además nos entendimos de maravilla desde el principio. Nuestra idea era destrozar en pedazos nuestras propias ideas y mezclarlas con todo aquello que nos molase, y a ellos les encantó ver que estábamos tan predispuestos a todo. Lo demás es historia, ya sabes, lo bien que lo hacen todo y su concepción del sonido hizo que maridasen increíblemente bien. Y fue una pasada, Al Doyle es uno de los tipos más divertidos del planeta, en serio, tiene una de anécdotas que son para flipar, y Joe es una enciclopedia andante. Fue un auténtico gustazo tirarnos horas charlando sobre los Beastie Boys, por ejemplo, quienes son además una de nuestras más fuertes influencias.

Suena a que vuestro proyecto viene cargado de ambición. ¿Qué os proponéis de cara a los meses próximos?

Bueno, ahí está la salida del EP en septiembre y en octubre nos planteamos el lanzamiento de un disco de debut como tal. A partir de ahí, nos encantaría vernos girando el año próximo por todas partes. Hay tantos lugares en los que nos gustaría tocar y tanto público con el que nos encantaría conectar. Simplemente, quiero llevar a la banda tan lejos como se nos permita, explorar todas las salas, festivales y escenarios del mundo si nos dejan. Queremos ser la puta mejor banda del planeta, la verdad.

MÚSICA RELACIONADA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram