dod letter

Entrevista a Talk Show: "Si no cambiásemos constantemente, la banda se moriría"

[kkstarratings]

Talk Show (2023)

Recelosos de caer en ninguna etiqueta manida y restrictiva, solo hay un distintivo posible que pueda encajar a la perfección con la personalidad artística de los británicos Talk Show, y ese es su anhelo por ser unos inconformistas empedernidos. A pesar de su joven trayectoria, seguida de cerca por este medio hasta la reciente entrega de su último EP, Touch The Ground (2022), la formación liderada por Harrison Swann ha aceptado de forma deliberada no caer en las fauces de la repetición y por ello cada una de sus entregas suena de una forma tan particular y propia.

Dispuestos a no mirar atrás, nos demuestran con Effigy (2024), su LP de debut entregado hace escasos días, que el futuro de la banda pasa por hacer gala de esa ambiciosa y constante reinvención que no entiende de límites y que ahora les lleva a adentrarse en su cara más club, sin ahondar excesivamente en estereotipos, y ofreciendo una singular suma de referentes que van desde el trip-hop más oscuro hasta el rock industrial más pesado, pasando por el imaginario gráfico de Gaspar Noé o el romanticismo neo-dark de Wong Kar-Wai. Nos complace darnos cita de nuevo con Harrison al otro lado de la pantalla (quien tan pronto como nos ve se acuerda de nuestra anterior entrevista) con el fin de saber más sobre la evolución experimentada por la banda en este par de años.

Entrevista a Talk Show

 

Segundo asalto contigo, Harrison. Debo decir que me ha sorprendido que te acordaras de mí.

Por supuesto, recuerdo nuestro primer encuentro y por eso tenía muchas ganas de volver a charlar con vosotros. Está siendo un mes muy especial para mí, y me siento genial de poder estar aquí, charlando de mi disco con gente que de verdad aprecia nuestro trabajo. Nos ha llevado bastante tiempo dar este paso, somos conscientes de ello, pero tener un disco publicado es un sueño que tenía pendiente desde que tenía trece años, así que ya te puedes imaginar cómo me siento estos días. Estoy eufórico y muy agradecido por todo, pero sobre todo estoy muy orgulloso del trabajo de la banda. Sé que suena a tópico, pero creo que hemos hecho muy bien las cosas aquí. En lo que a gestionar el timing se refiere, ¿me explico? Nos hemos tomado las cosas con calma, hemos ido probando cosas muy distintas desde que comenzamos, dando giros inesperados en nuestro sonido y demás, pero creo que todo ello ha sido justo y necesario para sobrevivir como banda y encontrarnos en el lugar y momento en el que estamos ahora.

Es cierto que, desde que os escucho, la banda ha cambiado de registro bastantes veces.

Es parte de nuestra esencia y de cómo entendemos la música. 'Touch The Ground' puso en su día los primeros cimientos hacia el cambio, y aunque no se puede decir que hayamos abandonado del todo aquellos referentes, es evidente que marcó nuestros deseos de empezar a dirigirnos hacia otras direcciones. De algún modo, entendemos este disco como una continuación de ese cambio que iniciamos tras la pandemia y como un paso más allá en esta constante evolución que queremos que nos defina. Si no cambiásemos constantemente, la banda se moriría.

Como muy probablemente le esté pasando a la escena post-punk actual, ¿no?

Y eso en el mejor de los casos, pues yo creo que ya está muerta [risas]. Por nuestra parte, hacer las cosas así es lo que nos hace encontrarle sentido a todo esto. Es liberador, es emocionante y es lo que nos colma de ilusión. Saber que no hay barreras que nos detengan y que podemos hacer lo que nos dé la gana. Inspirarnos en un libro, en una película o en un género musical olvidado. Todas las puertas están abiertas para nosotros.

 

¿Dirías que esa es la clave de vuestra evolución?

Absolutamente. Empujarnos a nosotros mismos y ver hasta dónde podemos llegar es nuestro lema desde que publicamos 'Touch The Ground'  y así va a seguir siéndolo. Incluso aún cuando parece que estamos haciendo lo mismo que otros grupos, ¿me explico? Mira, durante la promoción de este disco se ha hecho mucho hincapié en la evidente influencia de los años 90 que éste tiene. Y sí, esas influencias están ahí, no las negamos. Pero no nos hemos quedado con la típica marca de britpop noventero para tíos viriles, sino que hemos querido ir más allá y alcanzado otros referentes que parecían olvidados o denostados. Por eso con este disco nos hemos adentrado en esa otra cara de los años 90, ensalzada por bandas de trip-hop y rock industrial que nos marcaron más a título personal y que eran capaces de crear una atmósfera única. De algún modo, hemos querido recuperar eso en 'Effigy', aunque no necesariamente desde un plano conceptual. Me niego a llamarlo "álbum conceptual", que conste, aunque entendería que tal vez para algunas personas hayamos jugado en esa liga.

Además, no solo hablamos de referentes musicales, pues también hay ideas en el disco que beben mucho del cine.

En ese sentido son ideas más bien apuntaladas y sutiles, pero sí. Para este disco sobre todo tuve la máxima de no querer dejarme fuera del tintero cualquier cosa que pudiera funcionar, y el cine ha sido una constante en mi vida y en todo lo que hago siempre, así que definitivamente tenía que empezar a notarse también en nuestra música. Para esto también ha sido vital la contribución de Ashley Rommelrath, responsable de nuestros vídeos y de la imagen gráfica del álbum y los sencillos. Con él recuerdo ver muchas películas para afianzar nuestra inspiración, como 'Fallen Angels' de Wong Kar-Wai o 'Enter The Void' de Gaspart Noé. O la escena de la discoteca de Blade, que menciono en todas las entrevistas. Toda esa esencia oscura y metropolitana, de soledad pero al mismo tiempo claustrofobia multitudinaria, fue vital para reafirmar el relato del disco y sentí que sí o sí tenía que darle forma a esas referencias aquí, porque de otro modo no tendría ocasión de hacerlo nunca más. Creo que todas ellas maridan muy bien entre sí y además logran darle al disco una amplitud mayor.

 

La portada también ayuda bastante a que nos situemos en escena, desde luego.

Y que lo digas. Ash y yo pasamos mucho tiempo tratando de encontrar la localización perfecta para la fotografía de la portada. La encontró, me la mostró y al día siguiente acudimos prestos a verlo con nuestros propios ojos y, efectivamente, al instante supimos que era el sitio idóneo para nuestra portada. Probamos varias perspectivas y manipulamos un poco las luces, hasta lograr dar con una imagen enigmática que cautivara e invitase a entrar. Además, el motivo de la luz anaranjada en su interior está firmemente ligado con otros aspectos del disco, como la iluminación empleada en el videoclip de 'Closer' o el hecho de que el vinilo de nuestro disco sea también naranja.

¿Y dónde está ubicado ese punto, si se puede saber?

Pues eso es lo mejor de todo. Es una terraza de Hackney, donde solían haber muchos estudios y ahora solo hay pisos por todas partes. Una sombra de la gentrificación imperante de la zona. Pero sobre todo no queríamos que se tratara de una ubicación reconocible y que en seguida llevara a la gente a asociarla con un punto geográfico concreto. Podría ser cualquier parte del mundo y ninguna a la vez.

 

Ya que hablas de referentes, la verdad es que el disco nos lleva directamente a sentirnos como si estuviésemos dentro de un club abarrotado de gente. ¿Cómo se trasladan esos sentimientos tan efímeros de la experiencia en un club al estudio, y al posterior álbum?

Oh, para responder a eso tal vez tendría que revelarte nuestros secretos [risas]. Bueno, creo que ahí es dónde Remi juega un papel de lo más vital, ¿no? En el momento de trasladar esos sentimientos etéreos a un disco y materializarlo de una forma coherente y creíble. Pero también creo que las letras han tenido mucho que ver. En ellas apostamos por la idea general más que por el detalle, en aras de no terminar pareciendo demasiado obvios, ¿me explico? Es un disco que transcurre en un club, sí, pero no te voy a hablar de fiesta, sexo o drogas. No es un disco de dance al uso, ¿vale? Hay muchas bandas de nuestra generación tratando de hacer esto, ya sabes, trayendo las guitarras a la electrónica o imaginándose cómo sería hacer rock en una discoteca, pero hace falta tener una actitud determinada para no acabar pareciendo demasiado explícito en tus intenciones. Además, no va para nada con nosotros lo de darle excesiva información al oyente. Queremos que éste reciba la escena planteada y decida con qué cosas quedarse y con cuáles no. Supongo que ese es el secreto para que el disco mantenga vivos esos sentimientos de los que hablas. No le vamos a dar todo hecho a la audiencia, porque eso sería como quitarle la magia al asunto.

Aprovechando que le has nombrado, hablemos de Remi Kabaka Jr., batería de Gorillaz y productor de vuestro disco.

Creo que Remi es el tío más divertido que he conocido en mi vida. Te lo juro, nunca en mi vida me había reído tanto trabajando en un estudio. Su contribución al disco ha sido magistral y realmente contribuyó como nadie a que Talk Show sonásemos más unidos y compenetrados que nunca. Nos ayudó de una forma increíble a ver detalles de nuestras canciones que, sin él, no habríamos sido capaces de percibir. Y nos hizo trabajar mucho, no te creas. Recuerdo que tuvimos que grabar los instrumentales de 'Panic' durante 45 minutos y los repetimos hasta que se nos oía maldecir desde la pecera de grabación. Pero nos ayudó mucho a darle la vida que queríamos al álbum, no hay duda. Sobre cómo nos encontró y cómo conseguimos que se subiera a nuestro barco... ¡No tengo ni la más remota idea! [risas]. Pero estamos agradecidísimos de que así haya sido, y ojalá poder contar con él en el futuro otra vez, y quizás también con Joe [Goddard] y Al [Doyle].

Hablando de ellos, que son quienes produjeron vuestro anterior EP, este disco se siente como un punto y a parte con respecto a vuestro sonido pasado. ¿Son compatibles ambas caras de Talk Show en el directo?

No lo creo, sinceramente. Por nuestra parte no hay vuelta atrás en lo que respecta a seguir creciendo como banda. No nos interesa mirar nuestros logros pasados ni tratar de encajarlos en nuestra propuesta actual, porque simplemente sabemos que no funcionaría. De hecho, ya nunca tocamos canciones en directo de nuestra primera etapa, aunque sabemos que a nuestros fans les gustan mucho canciones como 'Stress' o los temas de nuestros primeros EPs. Pero simplemente ya no somos la misma banda que éramos hace cinco años. Por nuestra parte, estamos convencidos de que es mucho más interesante el camino que estamos comenzando a trazar ahora.

¿El resto de miembros de la banda ven su evolución de la misma manera que tú?

Totalmente. Sí, sí, estamos todos en el mismo barco. Sé que soy yo el que da la cara en las entrevistas pero las decisiones son todas siempre tomadas en conjunto. En especial con George, que es quien está más de acuerdo en que la banda continúe evolucionando a través de esta mentalidad que apuesta por probar cosas nuevas. Es un músico de la hostia, mucho mejor que yo, y sin su contribución no sería posible seguir tirando del hilo y continuar explorando nuestros límites.

 

¿Qué planes tenéis para 2024?

A corto plazo, tenemos un mes de marzo repleto de fechas con una gira bastante extensa por pequeñas salas. Y a largo plazo, nos encantaría empezar a planear cosas ya. ¿Sabes? Tengo este pequeño sueño de querer tocar 'Catalonia' en Cataluña. ¿Te imaginas cómo podría molar eso? Hay pequeños rumores de que tal vez podríamos tocar este año en un festival de esa región, que empieza por "P" y termina por "Sound", pero bueno, no queremos decir nada todavía. Me obsesioné hace no mucho con la canción 'Poland' de Lil Yachty y de cómo él grabó su videoclip allí, y en fin, nos molaría muchísimo hacer algo así con 'Catalonia', tío.

MÚSICA RELACIONADA

chevron-uptwitterfacebookwhatsapp linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram