Entrevista a... Superorganism

9 agosto, 2018
Redaccíon: dod Magazine

Superorganism (2017)

Entrevista: Ro Sánchez

Aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid.. o básicamente que Superorganism estrena hoy un videoclip para The Prawn Song, una de las canciones de su disco debut homónimo, hoy compartimos con vosotros una entrevista que hicimos al colectivo con base en Londres antes del verano.

Podéis ver el vídeo en cuestión en la parte inferior de este artículo, pero si queréis conocer un poco más a esta interesante banda que ya ha visitado España unas cuantas veces, aquí va la entrevista íntegra a Superorganism.

Entrevista con... Superorganism

Sí, estamos en el siglo XXI, la tecnología ha avanzado muchísimo y ahora puedes crear cosas maravillosas sin moverte de tu silla de escritorio. Pero a pesar de todo, y te lo dice una millenial, me sigue pareciendo alucinante escuchar discos como el debut de Superorganism de este año y saber que se creó íntegramente en los dormitorios de los ocho miembros del grupo.

Aunque deberías conocerles porque actuaron el pasado octubre en el Primavera Club de Barcelona y Madrid, y antes de verano dentro del ciclo madrileño Sound Isidro y del Primavera Sound de nuevo en Barcelona, hagamos las presentaciones. Orono Noguchi es la teenager japonesa, vocalista y última en unirse a Superorganism; Mark Turner, alias Emily, es productor y en directo se encarga de los sintetizadores; Tim Shann, apodado Tucan, mezcla los temas y es batería; Blair Everson, conocido como Robert Strange, es quien prepara los visuales tanto para los momentos en los que están sobre el escenario como para cuando no están subidos a uno; Christopher Young rebautizado como Harry toca la guitarra y los teclados y Ruby, B y Seoul hacen los coros. Todos ellos son compositores de los temas y crean sus aportaciones a las pistas de manera individual, pero pensando en el conjunto.

La historia surgió como sigue. Algunos de ellos se conocieron hace más de diez años en foros de música neozelandesa cuando eran adolescentes. A raíz de esa unión fueron creando varios proyectos musicales, entre ellos The Eversons, banda con la que se mudaron a Londres. Desde allí llegaron en una gira hasta Japón, y a su concierto de Tokio en el verano de 2015 asistió Orono, quien les había conocido a través de recomendaciones de YouTube. «Nos hicimos amigos después del concierto y nos agregamos a Facebook. Después decidimos juntarnos todos en el mismo lugar para poder envolvernos bien en el proyecto», cuenta Harry. Superorganism recibe su nombre del término que habla de conjuntos de animales que funcionan de manera tan armónica que parecen una sola criatura, y esta es precisamente la forma en la que la banda trabaja actualmente y estuvo trabajando su primer disco, que se compuso y grabó con los integrantes en diferentes continentes. «Internet es importante no sólo por cómo nos conocimos, sino también por cómo hacemos música. Antes de vivir en Londres nos comunicábamos por esa vía, teníamos sesiones en las que todos nos conectábamos a través de Skype, y funcionábamos enviando los archivos de audio de unos a otros por e-mail. Lo bueno de producir tus propios temas es que puedes hacerlo sólo con tener acceso a algunas herramientas básicas de software, y también podíamos colaborar con gente en todo el mundo». Sin embargo, Harry explica que llevar la banda a las actuaciones en vivo pasaba por la necesidad de que todos vivieran en el mismo lugar, y así es como terminaron compartiendo casa en la capital británica. Pero el hecho de vivir juntos no ha modificado sus costumbres creativas, y a día de hoy siguen manteniendo las cadenas de e-mail y la intimidad compositiva de cada uno «porque es la manera en la que hemos estado trabajando hasta ahora. Puede que lo cambiemos en un futuro, pero esta es la técnica que conocemos y que sabemos que funciona, y todavía no necesitamos deshacernos de este método porque nos sigue dando resultados», y exponen las virtudes de tener la posibilidad de crear hits desde la cama: «sigue siendo genial poder trabajar tu parte del tema en tu propio espacio, probar cosas diferentes y ver qué funciona y qué no, y cuando estés feliz con el resultado, enviárselo a otro. Así nadie tiene la presión de tener que dar en el clavo a la primera, sino que tiene tiempo para pensar y aportar las mejores ideas posibles. Nos hemos desarrollado como músicos que trabajaban en sus propias habitaciones a lo largo de los años». Superorganism lo hacen todo en la casa que se ha convertido ya en su centro de operaciones. «Grabamos nuestras ideas como demos básicas, y lo enviamos a la siguiente persona para ver si puede añadir ideas nuevas. Lo vamos enviando por toda la casa hasta que la canción está prácticamente construida. Entonces se lo mandamos a Tucan, que mezcla el tema, y después a Robert, que crea los visuales». Y es importante que algo quede claro: «ninguna parte del álbum se ha creado en un estudio profesional».

Así fue como crearon su primer tema ‘Something For Your M.I.N.D.’, un hit de pop raruno que funciona casi de manera mágica pese a no dejar de ser el resultado de meter muchas influencias en una coctelera y jugar a lo que salga. En esta línea compusieron y produjeron el resto de canciones que suenan a nostalgia desde los setenta hasta los 2000 tanto en lo musical como en lo cultural, pudiendo sonar perfectamente en una playlist entre Abba, Los Pitufos Maquineros, Gorillaz, alguna banda sonora sacada de Disney Channel, Cyndi Lauper, un corte del Teenage Dream de Katy Perry, tu primer politono y la música 8-bits de los videojuegos de una sala de recreativos. Y a su vez, es quizás lo más moderno que vas a escuchar en este 2018, como ejemplo de que las modas siempre vuelven y de que nos sigue encantando ser tan hípsters. Ese primer corte se subió a SoundCloud, de ahí llegó a las manos de Frank Ocean y Ezra Koenig de Vampire Weekend, y de sus pinchadas en la radio a las playlists. Lo demás fue de boca en boca y de post en post, y oficialmente se hizo el pelotazo.

Todo el mundo celebraba ‘Something For Your M.I.N.D.’, pero nadie sabía responder a la pregunta de “¿pero quién diablos son Superorganism?”. Antes de que se extendiera la primera pista que rezaba como “un grupo creado entre Londres y Sidney y capitaneado por una niña japonesa de 16 años”, se comentaba que pudiera ser un proyecto paralelo de Damon Albarn, Kevin Parker de Tame Impala o The Avalanches. Por supuesto, nuestro superorganismo se sintió encantado con las noticias que emergían, no sólo por ser seguidores de estas referencias, sino también por el tiempo que pudieron ganar para procesar el éxito y pensar bien quiénes eran ellos mismos. «Mantuvimos el anonimato a propósito. Que nadie supiera quiénes éramos estuvo bien porque nosotros también queríamos saber cómo íbamos a ser como banda y si íbamos a exponernos personalmente o no», confiesa Harry Young, quien también reconoce que si la gente les hubiera conocido desde el principio, «podría haberse cambiado la dinámica en la que hacemos música y su resultado final. Aunque hubiese expectativas sobre la banda, no sentimos esa presión sobre nosotros como individuos, y eso fue una parte importante para nuestro primer disco». La banda no esperaba ni de lejos una acogida tan buena del tema y, de hecho, tampoco contaban con la idea de llevar sus creaciones al directo. Para cuando quisieron darse cuenta, también tuvieron que lidiar con las expectativas. «Sabíamos que serían muy altas, pero queríamos que todo fluyera y que todos se concentraran en la canción. También sabíamos que en el momento en el que empezásemos a actuar en directo, la gente tendría esas expectativas tan altas de saber cómo lo haríamos. Sentimos cierta presión, pero trabajamos juntos y nos sentimos muy unidos ante esa intensidad».

Durante ese tiempo para pensar que menciona Harry, lograron dar con la identidad de la banda que él intenta definir en una frase: «me gustaría decir que somos una banda de pop excéntrico. Es lo que somos, en nuestra cabeza lo que queremos crear es música pop, pero debido a cómo somos cada uno individualmente y a nuestra personalidad, esto se convierte en la versión más rara de la música pop mainstream». Para Superorganism, la música pop actual ha sido demasiado seria en los últimos años y necesita una inyección de diversión que bien podría ser la suya. Pero más allá de lo musical, el conjunto piensa en conceptos más completos, lo multidisciplinar y el DIY, que confirman es la parte esencial de su filosofía. «Somos un proyecto artístico, un proyecto de pop-art. Los visuales y el arte del disco son partes muy importantes de lo que hacemos, y podemos tener el control creativo de estas cosas. No hay que explicarle nuestra visión a alguien externo para que lo interprete, mismos podemos hacerlo por nosotros mismos».

Si todavía no has pillado de qué van Superorganism, apúntate su última reflexión: «el arte debe ser tanto el reflejo de la sociedad como su vía de escape, y eso es lo que intentamos llevar a cabo. No estamos aislados, estamos influenciados por el mundo a nuestro alrededor».

MÚSICA RELACIONADA

Amarro Ferreiro

Entrevista a Amaro Ferreiro

19 febrero, 2020
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram