Entrevista a... Sexy Zebras

2 junio, 2017
Redaccíon: dod Magazine

Sexy Zebras (2017)

Redacción: Ro Sanchez

Me reciben en una sala con las paredes llenas de carteles de conciertos. De manera inevitable y mientras pulso el botón rojo de mi smartphone grabadora, fijo los ojos en uno de los posters con los culos desnudos de los miembros de Sigur Rós como en la portada de ese disco suyo de 2008 de título islandés e impronunciable.

Qué rebeldes, pienso. Dice la RAE que eso de rebelarse es faltar a la obediencia debida. Y creo que Sexy Zebras se ajustan bastante a esa definición. “Hola somos los putos Sexy Zebras y esto es La polla” es la frase que presenta la nueva vida de la banda y también su nuevo disco. Y no, no parece muy obediente. Con mucho cachondeo me explican que eso de la nueva vida es como «una semilla que ha estado creciendo, acumulando, como unos huevos que se llenan de experiencias, amor, sabiduría, encuentros y desencuentros y que ahora florece. Sale todo al esplendor». Aunque pueda parecer un vacile, la declaración es bastante acertada. Desde que sacaran su último disco en 2015 han pasado muchas cosas que les han llevado hasta este La polla y a que ahora suenen así: «no ha habido una filosofía de hacer este disco ni un punto de partida. Nosotros, cuando no estamos de tour y tenemos tiempo libre nos ponemos a hacer canciones», pero esto es algo que no ha ocurrido con un 2016 que definen como “un puto desfase”. Me cuenta José Luna (guitarrista y cantante) que un día se miraron y se dieron cuenta de que llevaban diez meses sin pisar el local de ensayo. Menciona muy de pasada una especie de crisis de banda donde concluyeron que tenían que volver al local, «tenemos que volver a ser una banda y ponernos a hacer música». Gabi Montes (bajista y vocales) dice que les han pasado tantas cosas a los tres juntos que las canciones salían solas, «tanto las letras como las energías para hacer unos riffs u otros, lo mismo salían en un aeropuerto, que en el local o en una prueba de sonido».

La palabra crisis me llama la atención, pero ellos le quitan importancia: «fueron momentos jodidos de desconectarnos entre nosotros y de uno mismo. Nos distanciamos unos de otros y nosotros mismos de la realidad. Fue una crisis de encontrarnos personalmente y afrontar un proyecto nuevo».

Ese proyecto nuevo es el disco que sale hoy, grabado con Santi García, “un maravilloso personaje de San Feliu de Guíxols”, en los estudios de Ultramarinos y Cal Pau. Tenían ganas de hacer un disco rápido aunque el resto del mundo les dijera que era una locura, y lo grabaron en diez días entre baños en la playa y pensamientos sobre comprarse un barco. «Uno de los mejores momentos fue cuando grabamos Quiero follar contigo, bastante borrachos y por la noche, en dos tomas muy reales. Y creo que el peor momento también fue ese». Alcohol y lágrimas con las luces apagadas, me confiesan. Luna cuenta que lo que le flipó fue ver a Gabi grabando Sexo y marihuana, “de un tirón y a puta muerte”.

El cambio en La polla es evidente. Reconocen que todo eso que les ha pasado les ha hecho otras personas y otros músicos y compositores. Además, la intencionalidad esta vez era distinta. Si en Hola somos los putos Sexy Zebras querían sonar más a directo, “más puro, más guarro”, con este nuevo trabajo querían sonar más a disco. Les pregunto si tenían miedo a que se perdiera esa esencia tan natural y espontánea, y ellos me responden con la palabra claridad –de hecho, eso de ser claros es un tema recurrente–. «Santi García lo ha hecho sonar muy tocho y que pega muy en la cara. Hemos necesitado que todo fuera más claro para que se entendiera más y fuera más grande. Esto es lo que somos, todavía más en la cara». Ya no suena a sesentas y a vintage, han tocado otros registros y les sientan bien. «¿Que qué ha pasado? Que en nuestra lucha por la libertad y por encontrarnos, este disco es todavía más libre y menos prejuicioso que el anterior». Relatan que hay más amplitud y más libertad en lo que han vivido en los últimos años. Y sí, la libertad es la gran causa de Sexy Zebras, especialmente desde aquel debut que ya no cuentan, que no aparece en sus perfiles y del que se ha borrado todo rastro en Internet. «Es un castigo a nosotros mismos porque no fuimos capaces de defender nuestra autenticidad y nos dejamos llevar. Cuando no eres tú mismo da vergüenza. De hecho, cada vez estamos más implicados en la producción, hemos aprendido de esas situaciones», cuenta Samuel Río (batería) de su primera experiencia cercana a las discográficas. Ahora no se dejan llevar por nadie que no sean ellos mismos: «somos de las pocas bandas en España que hacemos lo que nos sale literalmente de la polla. Somos auténticos y hacemos lo que queremos hacer. Por eso se llama así el disco».

Esa libertad también ha tratado de abrirse a la hora de componer, y las letras de La polla son el punto de unión entre la claridad y la libertad que proclaman. Bajo el lema de “di cosas que las dirías normalmente, que hablen de ti y de nosotros”, les da igual ser bruscos porque un taco lo decimos todos, lo que quieren es que se entienda. Me comparan Quiero follar contigo con una hipotética Quiero estar contigo, menos evidente pero más carne de radios. Frente a la versión cómoda, la primera es la transgresora, la que puede entrar en la radio y abrirle las puertas al rock. Así lo están haciendo en Los 40 Principales, donde Arturo Paniagua les pincha sin censura. «A mí se me hizo un poco raro cuando nos dijeron que estrenábamos los primeros singles con Los 40. Pero también me parece el lugar más natural para la banda. Hacemos rock, pero por cómo somos y la música que hacemos, deberíamos enfocarnos al mayor público posible», explica Montes. «Salir en estos medios nos hace tener un altavoz más grande, lo llevábamos reclamando toda la vida». Los tres están de acuerdo en que algo ha pasado con la industria. Lo notan en las preguntas de sus entrevistas, en las que hace dos años les preguntaban por lo complicado que tenían aparecer en festivales y ahora por tocar en Mad Cool y en Viñarock en el mismo año.

Sonar en radios nacionales también tiene un impacto, el de crear influencia. «Sí que creo que estamos influenciando a muchas bandas, y nos parece de puta madre siempre que sea en el contenido y no en la forma», desarrolla el guitarrista. «Mi verdad no puede ser la tuya, lleva una forma que no puedes copiar. No puedes hacer mi verdad, tendrás que encontrar la tuya». Ellos critican la fórmula, la ola que se deja seguir y que evita que los músicos se hallen a sí mismos. «No nos hemos sentido nunca parte de una escena, más bien hemos estado solos en el camino. Ahora está surgiendo algo. Estaba el indie, sí, pero ya se está haciendo hueco a algo que la gente no sabe lo que es. Temporalmente, a Sexy Zebras nos ha tocado estar ahí, aunque no seamos los creadores. Pero pueden ser nuestra influencia, la vida, otras bandas o las circunstancias que vivimos». Y Luna remata: «sentimos que estamos a la cabeza de lo que se está haciendo en este país». No seré yo quien les quite la razón.

Entre risas me cuentan que cada vez que viajan a México ven más sangre en las bandas de allí, que a sus amigos cuates les han pegado esa manera de blasfemar tan particular de Madrid y que se plantearon quedarse a vivir al otro lado del charco. Algo se les habrá pegado del ambiente latino, porque medio-en-broma-medio-en-serio también reconocen que entre todas las canciones que han hecho este último año y que no se han quedado en La polla, hay hasta un tema de reggaetón. Volverán allí para un pequeño tour de un mes, después regresarán para los festivales de verano en España, y en invierno intentarán pisar Estados Unidos, aunque creen que Trump se lo va a poner difícil.

La polla es el disco en el que concluyen la evolución personal de José Luna, Gabi Montes y Samuel Río, y curiosamente en esa evolución se han encontrado a sí mismos volviendo a sus orígenes: «cuanto más vuelves a donde empezamos más descubres lo que somos los tres juntos. Se afila todo. Hay más de nuestra verdad».

 

MÚSICA RELACIONADA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram