dod letter

Entrevista a POND: "Las cosas sencillas todavía merecen la pena"

[kkstarratings]
Pond (2024)
Foto: Michael Tartaglia

El amor, especialmente si duele y si es sinónimo de rechazo, acostumbra a ser una inagotable fuente de inspiración artística capaz de brindarnos algunos de los mejores golpes en las discografías de muchos artistas. El caso del quinteto australiano POND no iba a ser menos y para su décimo álbum de estudio, Stung! (Spinning Top Records, 2024), se valen de este manido pero siempre efectivo lugar común para ofrecernos uno de los trabajos más redondos de su genial y prolífica carrera.

Tirando de baladas y apostando por el lado más íntimo y apasionado de su lírica, la banda original de Perth vuelve a auto-producirse (tras los buenos resultados encontrados en la experiencia de 9 en 2021) y nos hace entrega de un disco lleno de nostalgia y euforia que combina el nervio de la emoción con el cariz lisérgico del rock psicodélico. Su líder y vocalista, Nick Allbrook, nos recibe al otro lado de la línea y desde su down under natal para contarnos todos los detalles del nuevo trabajo de la banda.

Entrevista a POND

 

Regresáis con un nuevo disco después de que nos entregarais en 2021 vuestro último viaje. ¿Comenzasteis a escribir 'Stung!' poco después de su publicación?

Creo que no hubo un momento concreto en el que diéramos por comenzada la composición de este disco, sino que fue más bien una suma de circunstancias tras las que terminamos dándonos cuenta de que teníamos muchas canciones que nos gustaban y optamos por meterlas todas en un mismo proyecto. Al principio tuvimos dudas sobre si nos estaba quedando un disco muy largo, pero pensamos "venga, las metemos todas, que para eso es nuestro décimo álbum".

Es una cifra especial, sin duda.

Sí, pero no tan especial como para haberlo titulado '10' [risas]. Recuerdo que Kevin [Parker] nos dijo que teníamos que titular nuestro anterior disco como '9' porque era nuestra última posibilidad de titular un disco con un número. Obviamente, ponerle de nombre '10' a tu disco es de idiotas [risas].

Sé que sonará simple por mi parte decir esto, pero todavía creo en el amor

Es quizás vuestro disco más largo, ¿responde eso a una necesidad por subrayar el hecho de que 'Stung!' sea vuestro décimo álbum?

No, que va, no hay ningún tipo de celebración detrás de la extensión de este disco ni tampoco lo consideramos como un punto de inflexión en nuestra discografía, ni nada por el estilo. Simplemente, comenzamos a disfrutar durante su elaboración y a divertirnos mucho con la manera en la que iban surgiendo las canciones, así que decidimos meter todas las que iban surgiendo. Todos contribuimos con grandes ideas y, aunque históricamente nos ha obsesionado apostar por trabajos más ajustados y estéticamente más concisos, aquí hemos querido ir con todo y hacer una excepción.

También creo que es un disco muy romántico y emotivo. ¿Os preocupó pecar de cursis en algún momento dado?

No te negaré que sí [risas]. Hay ciertas líneas que ahora las leo y pienso, "pero tío...". Pero, ¿sabes? ¡Qué más da! Sé que sonará simple por mi parte decir esto, pero todavía creo en el amor. Las cosas sencillas todavía merecen la pena. Y porque algo sea más obtuso, complejo u opaco no significa necesariamente que también sea más válido. Creo que es muy reivindicable poder decir cosas simples, si son honestas y salen directamente de ti. Pero como bien apuntas, no puedo evitar sentirme algo culpable o nervioso cuando me pongo en plan cursi porque creo que no se nos va a valorar de la misma forma que si hiciera canciones más metafísicas o existenciales.

Cuando se trata de un disco firmado por la banda al completo nuestros seguidores esperan que éste reúna las ideas e idas de olla de todos sus miembros

Bueno, hay ideas en el disco que no son tan simples. Algunas tienen bastante misterio, como el papel que juega esa abeja en la portada y en el videoclip de '(I'm) Stung'.

Oh, qué gracia que me preguntes por ese detalle... Bueno, ya sabes, son ese tipo de ideas que surgen cuando estás trabajando de forma colectiva con muchas mentes pensantes funcionando a la vez. Alguien sugiere una cosa, la empiezas a visualizar, tiras del hilo para comprobar hasta dónde te puede llevar y terminas grabando un videoclip con pintura corporal plateada en un paraje natural australiano. Al principio el disco se iba a llamar 'The Bee Album'. No bromeo, estábamos obsesionados con esa idea y poníamos emojis de abejas en todos nuestros mensajes. Luego surgió el concepto sobre la palabra 'stung' para referirse a cuando te quedas atascado y pillado por alguien y decidimos cambiar el título aunque acordamos que la abeja tenía que seguir estando en la portada. Para el videoclip del tema realmente no teníamos muy claro qué íbamos a hacer. Simplemente compramos esa especie de cometa con forma de abeja por eBay, GUM pilló ropa plateada de alguna tienda cutre y nos lo llevamos todo a Lancelin, junto con algo de pintura plateada y la esperanza de que surgiera alguna idea. El resultado es la locura que ves.

Es un disco repleto de bromas internas, a decir verdad.

Es que directamente no sería un disco de POND si no tuviera esas pequeñas cosas... La gente ya ha escuchado mi música en solitario o la de GUM, y cuando se trata de un disco firmado por la banda al completo nuestros seguidores esperan que éste reúna las ideas e idas de olla de todos sus miembros. Trabajar de forma colaborativa es siempre enormemente positivo para la mente y el espíritu. Sientes menos presión y, precisamente en un mundo que cada vez es menos social, disponer de este tipo de oportunidades para seguir conectando con tus amigos es algo que valoramos mucho. Quizás otras personas no lo ven así, pero para mí el arte comienza a ser verdaderamente significativo cuando el proceso de creación es compartido.

Sobre este tema, es interesante mencionar que éste es el segundo álbum consecutivo en el que os auto-producís, después de haber contado durante varios años con Kevin Parker en ese cometido.

Particularmente, aprendimos muchísimo de Kevin en el pasado. Ya sabes, cuando trabajas con colegas a los que admiras desarrollas un lenguaje propio sobre lo que conceptual e idealmente entiendes por música y retroalimentas tus ideas hasta dar forma a cosas realmente guais. Pero creo que como cualquier otra etapa en la vida, el cuerpo al final te pide cambiar y seguir tus propios pasos o reinventarte. Si no recuerdo mal, junto a él hicimos dos álbumes, 'The Weather' y 'Tasmania', y cuando se nos planteó la posibilidad de hacer '9' pensamos que era una buena ocasión para probar ideas nuevas, pues de otro modo íbamos a terminar sonando siempre igual, ¿no? Además, coincidió con que en ese momento Jay [GUM] y James [Gin] estaban empezando a progresar mogollón en labores de producción y sabíamos que era un buen momento para lanzarnos a este propósito.

Para mí el arte comienza a ser verdaderamente significativo cuando el proceso de creación es compartido

Hablando de Kevin, creo que tanto Tame Impala como POND han supuesto una reivindicación muy especial del "sonido Australia" más allá de vuestras fronteras. ¿Crees que vuestro país os ha influenciado de alguna forma en la manera en la que sonáis?

Es más que probable, lo que pasa es que no acostumbro a reflexionar mucho sobre ello. Al fin y al cabo, tenemos tan asumido nuestro entorno inmediato que no siempre es fácil reconsiderar en qué maneras éste te afecta, ¿no? No los sé, quizás esas largas carreteras de las que de repente aparece una inquietante mujer vendiéndote setas mágicas tenga mucho más que ver con lo que hacemos de lo que creía [risas]. Perth es una ciudad muy grande, con vastísimas extensiones de terreno, lo cual nos permite tener mucho espacio entre nosotros como sociedad y no vivir garrapiñados como en algunas urbes más populares sucede. Eso también nos permite que, como artistas, tengamos nuestro propio espacio en la escena y no exista una competencia tan exacerbada entre nosotros mismos, como quizás sí pueda darse en ciudades como Londres o Nueva York, ¿me explico? Hay salas de concierto que son simplemente pubs de mierda donde bandas de mierda pueden tocar y practicar su movida, aunque sean horribles. Ya sabes, tenemos sitios en los que poder foguearnos y perfeccionar nuestro estilo y eso ayuda mucho cuando eres joven y estás empezando. De ahí venimos.

Han pasado diez años ya desde que decidieras abandonar Tame Impala y focalizarte de pleno en POND. ¿Qué te ha enseñado esta decisión?

Oh, tío, mogollón de cosas, sin duda... La primera de ellas, es que he aprendido a valorar más y mejor a mis compañeros de banda. Cuando te haces mayor todo deja ser de repente "tan importante", y, como es natural, también dejas de tener un ego tan descomunal. Lo bajas todo más al barro y aprendes a disfrutar de las pequeñas cosas, como tocar en directo. Además, también te preocupas más por dar buenos conciertos y que la experiencia sobre los escenarios sea satisfactoria para todas las partes involucradas. Por supuesto, me gusta desfasar, salir por ahí, ir al pub o a alguna fiesta cuando estamos de gira, pero solo si sé que eso no va a afectar al resultado final del concierto que estaremos dando unas horas después. Acostumbraba a preocuparme mucho sobre la manera en la que la gente percibía nuestra música o por la forma en la que la gente nos miraba, pero simplemente llega un momento en el que entiendes que cuanto menos tiempo pierdes preocupándote por esas cosas, más fácil comienza a ser todo para ti.

Festivales, grupos y discos de la notícia

MÚSICA RELACIONADA

chevron-uptwitterfacebookwhatsapp linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram