Entrevista a... Penny Necklace

[kkstarratings]
22 noviembre, 2017
Redaccíon: dod Magazine

Penny Necklace (2017)

Redacción: David Moya

Hace poco más de un mes, Penny Necklace, el proyecto personal de Odette Suárez; presentaba su último trabajo, La Luz, en la sala el Sol de Madrid. Unos días después, y con las aguas más calmadas, ya que éste concierto dio mucho de qué hablar; tuvimos la ocasión de charlar un rato con ella.

Hablamos de su proyecto, de la vida, e incluso de su paso por La Voz. ¿El resultado? Una entrevista tan luminosa como introspectiva y bastante interesante.

Entrevista a... Penny Necklace

Para todo el que no te conozca, aunque ya te digo que después de lo de la sala El Sol el otro día estás dando mucho de qué hablar, ¿de dónde viene Penny Necklace?

Empezó de una forma muy casual hace nueve años porque yo no sabía tocar ningún instrumento ni hacía canciones, pero en mi grupo de amigos sí que había gente que se dedicaba a la música y mi novio también era músico y ese era el contacto que tenía directo. Había muchos instrumentos en las reuniones que hacíamos, pasábamos mucho tiempo juntos todos y al final empecé a tocar la guitarra..

Me presenté a un concurso de cantautores y ahí me compré mi primera guitarra porque gané el concurso y a raíz de eso ya ir haciendo canciones sola y cantando en inglés a ver lo que pasaba. Y luego yo ya tomé una decisión cuando acabé la carrera; me gustaba más que lo que había estudiado y quería intentar hacerlo de forma profesional. Estuve tres años sola y exclusivamente dedicándome a la música. Luego ya generé banda y fue el primer disco en castellano y tal, y hace no mucho decidí que tenía que compaginarlo con otro trabajo para poder costearme todo lo que la música también requiere y para seguir invirtiendo en el proyecto y que pueda seguir creciendo. Entonces lo compagino con un trabajo normal (risas). Y el proyecto se quedó hace poco tiempo unipersonal porque la gente con la que tocaba, sobre todo Julia que llevaba más tiempo con ella, decidió centrarse en otro proyecto que es Rufus T. Firefly y raíz de eso me planteé qué hacer con el proyecto y dije: “bueno, empecé yo sola, así que sigo yo sola y seguro que hay alguna forma en la que sea posible. Si las cosas van bien y todo el mundo se involucra…” Y así es un poco cómo surgió todo.

 

¿Qué diferencias podemos encontrar con tu anterior trabajo?

Pues básicamente para mí es como una declaración de intenciones más personal y más propia. Es como la suspensión de todas mis ideas en el aire llevadas a algo sólido y con mucha libertado. Porque lo bueno también de ser uno solo, y aunque tengo más carga de responsabilidad es que tomas las decisiones tú solo y todo lo que sale pues dentro de tus medios te representa. Y eso es lo que noto en este disco, que es una frikada mía, personal. Que he hecho lo que me ha dado la gana y que me he divertido muchísimo y además me ha servido como para investigar, conocer y aprender un montón de cosas. Entonces creo que musicalmente éste tiene más electrónica, se nota, aunque la producción de Víctor sí que deja un poco el mismo hilo. Porque las canciones del anterior disco también las había compuesto yo en un principio, en el germen, entonces sí que tienen como el mismo idioma, pero hay una evolución en la misma dirección.

 La Luz está estructurado de una forma peculiar y diferente. ¿Por qué esa estructura?

Me lo planteé como un proyecto artístico mío, personal, y normalmente mi proceso de creación es generar un montón de ideas caóticas y una red gigantesca de referencias y tal; y luego intentar reducirlo como al mínimo común múltiplo que podía explicar muchas ideas dentro de una misma canción. Entonces fue cuando me acerqué a la sinestesia, a la idea abstracta de ligar un color con un sentimiento y así intentar representar todas esas cosas que se generan con solamente un color. Que luego no es tan directo, no es: “esto es amor. O esto para mí es rojo”. Puede ser amor, puede ser pasión, puede ser deseo…para cada uno una cosa distinta. Entonces estaban reunidos en tres familias, lo tenía que grabar en tres tandas por el trabajo, entonces también fue el orden de organización. El proceso creo que da lugar al producto. No lo tenía claro cuando empecé que iba a ser así, pero todo como que iba encajando. Al final con todos los colores, el haber pasado por un momento que no sabía qué iba a pasar con el proyecto, que era más oscuro y estaba un poco más triste y de repente como que estaba super ilusionada dije, “pues esto se tiene que llamar La Luz”. Es como luz ahora mismo para mí.

El pasado 28 de septiembre presentaste en la Sala El Sol tu disco. ¿Cómo fue aquello?

Para mí fue una experiencia única porque era la primera vez que la tenía así. Las cuatro personas que tocaron conmigo era la primera vez que tocábamos todos juntos en directo, fue la primera vez que tocábamos esas canciones de este disco en directo. Porque el disco está compuesto de forma unipersonal y luego lo grabamos por capas, pero nunca se habían tocado en local. Hay grupos que generan las canciones en local y luego las transportan al disco y, bueno, esto era de otra forma. Entonces teníamos que sacar del disco las canciones y fue mucho trabajo, fue muy especial ver que podía ser posible. También era la primera y única vez que yo he compartido mis canciones sin tocar nada, con las manos libres. Entonces me reportaba mucha seguridad porque podía centrarme en cantar, en decir lo que quería decir, en interactuar, en unificar a la banda…Y creo que se generó mucha magia. Creo que hubo mucha química entre nosotros, entre el público, entre la gente de la sala; que ya había tocado un par de veces en la Sol, pero noté que ellos también estaban contentos de que ya hubiéramos estado allí. Pues tipo crónicas increíbles que han llegado después. Esas cosas hay veces que se generan y veces que no. Pusimos mucho trabajo y esfuerzo y sí que pasó.

Obviando que das mucho cariño a tus canciones, cualquiera que tenga un disco tuyo en sus manos, se da cuenta de que también cuidas mucho el diseño de los mismos. ¿Por qué es tan importante esto para ti?

Es un poco la unión de todo. Digamos que el disco para mí es un diseño editorial, porque me flipa el diseño gráfico. Tocar el papel, olerlo nuevo, que el disco sea en plan holográfico, el diseño en sí, la lírica, las frases potentes…como mantras que para mí significan mucho. Y luego la armonía, la melodía, y los viajes oníricos y musicales. Es como la unión de todo. Me encantaría tener mucho tiempo y medios para hacerlo en audiovisual. Hacer unos vídeos cortos increíbles, pero creo que eso ya requiere más trabajo, más tiempo y más dinero, sobre todo. Pero creo que es eso, la unión de todo. Lo hago yo también, así que es como la oportunidad que tengo para hacer lo que me da la gana en cualquiera de las cosas que puedo hacer. Y esa es como la mía de diseño gráfico.

¿Qué opinión te merecen los talent shows de la televisión?

Mala. La verdad es que creo que no son útiles para la parte artística de una persona. Y creo que en realidad su intención es la promoción para algún punto de marca, persona…No es tanto los participantes, si no el presentador o la marca que lo patrocina.

En 2013 te presentas a La Voz, ¿Qué te lleva a dar este paso?

Yo no me presento a La Voz, ellos me encuentran por YouTube. Sé que hay una agencia de búsqueda que ellos también hacen y mucha gente de mi alrededor también les llamaron y no lo admitieron. Yo en un principio dije que no y luego decidí que sí. Básicamente por una experiencia, porque no tenía ni idea de qué iba a ser y quería tener una opinión propia habiéndolo vivido. Teniendo la experiencia digo que ahora no la repetiría. Sí que la hubiese hecho por primera vez, pero no lo volvería a hacer porque no creo que me vaya a reportar más público, ni más proyección. Ni mis canciones estuvieron allí, ni se valora que alguien toque un instrumento, ni he conseguido fans por ese público; porque no es el mismo público que sigue a Penny Necklace. Osea comparando en redes sociales, las de un perfil no tienen nada que ver con otro.

¿Qué recuerdas de tu paso por el programa?

No, toda experiencia es buena. Soy una persona que intenta no tener muchos prejuicios. Creo que en todos lados hay cosas buenas y cosas malas. En cualquiera, de verdad lo creo. Y por ejemplo fue mi primera experiencia en televisión, con los medios técnicos de la televisión, tener que contestar a preguntas peliagudas en las que intentaban pillarme para generar más expectativas. Creo que aprendí mucho, tuve que capear muchas cosas y conocí a gente muy simpática y muy talentosa. Pero vamos, no es el camino que yo quiero seguir.

Creo, y no sé si estarás de acuerdo, que la industria musical sigue mostrando que quedan posos importantes de machismo. Tú cómo mujer y estando dentro de ese mundo, ¿qué opinas? ¿Pinta tan feo desde dentro?

Yo tengo la suerte de rodearme de gente que me quiere mucho y no es así. Yo creo que es una falta de miras y me da mucha pena que la gente diferencie a cualquier persona por el hecho de ser mujer, hombre, negro, blanco, alto, bajo…Creo que en la variedad está la virtud y que lo especial es lo que hace al mundo más bonito. No que todos seamos iguales. Si alguien quiere pensar que las mujeres somos todas iguales, o los hombres todos iguales, pues que lo piense. Pero yo no estoy de acuerdo.

¿Podrías decirme un momento frío, otro neutro y otro cálido en la vida de Odette? Ya sea en tu vida profesional o personal.

Sí. En realidad, están muy bien representados con mi último año y medio. Cálido fue cuando conocí a alguien muy especial en un momento muy difícil y todos los sentimientos que me brotaron en ese momento. Frío fue una ruptura laboral y sentimental y que significó para mí una desolación muy fuerte. Neutros el momento en el que ya me estaba recuperando, me parecía que tenía que jugar, experimentar, e intentar no poner tanta intensidad en personas ajenas porque no puedes controlarlo. Intenté centrarme más en trabajar cosas mías y pasármelo bien.

 

Si tuvieras que imaginar un futuro ideal para tu proyecto, ¿cuál te gustaría que fuera?

Pues tener medios para seguir haciendo cosas mucho tiempo y poder tener banda y que la banda creciese. Tener equipo y que la gente pueda hacer un montón de cosas. Centrarme en lo musical, dar unos conciertos guays y decidir la imagen de cosas. Pero no hacerlo yo todo, porque me quita mucho tiempo que no le puedo dedicar luego al proyecto. Poder ir a más festivales, más giras… Y que fluyese esta idea.

 

¿Podremos ver a Penny Necklace en algún festival el año que viene?

A ver, festival es que es como una palabra muy genérica. Hay festivales como el Arenal Sound que a mí no me gusta porque son de un concepto que no se acerca a lo que yo hago. No creo que el público estuviese interesado en escuchar a Penny Necklace, y luego hay festivales como el Sin Sal que es muy especial. Hay festivales como los Músicas Sensibles que es en teatros…Hay mucho tipo de festival, no solo el de verano y fiestón, y en esos sí que cabemos. Sí que me gustaría, en un festival te acaba conociendo más gente, hay intercambio de público, intercambio con artistas y al final generas otras colaboraciones.

Y ya para terminar, ¿crees que la música es la respuesta a todos los males de la sociedad?

Sí. Si la música aligera las almas creo que sí. Es una buena forma de conectar con gente y eso es lo que creo que es bueno para la sociedad.

MÚSICA RELACIONADA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram