Entrevista a Niños Mutantes

4 mayo, 2020
Redaccíon: dod Magazine
Niños Mutantes (2019)
Foto: Andrés N. Maesso

Redacción: Marcos González

En un tiempo en el que las ventanas son significado de vida para todos, Niños Mutantes, de forma profética, habían elegido ese mismo nombre como título para su nuevo álbum.

Nos trasladamos de manera telefónica a Granada para hablar con Juan Alberto, voz y guitarra de la banda. Me cuenta como lleva el confinamiento junto a su familia, y que gracias a la terraza y las vistas no tiene una sensación de encierro por encima del obligado. Hablamos de lo salvavidas que pueden ser ahora un balcón o unas vistas hacia los árboles, acordándose con cariño, de amigos confinados en espacios sin esta suerte. Y por supuesto hablamos largo sobre el lanzamiento de Ventanas el pasado 20 de marzo.

Entrevista a Niños Mutantes

 

Tras escuchar vuestro disco, tengo la sensación de que hay un antes y habrá después de este álbum para la banda. Y es que como vosotros mismos decís, os habéis “desmutantizado” y el paisaje a cambiado si miramos a través de vuestras nuevas Ventanas ¿En qué momento elegís este camino?

Lo elegimos al principio del proceso de creación de este disco. El disco anterior Diez, nos había funcionado muy bien, con una gira estupenda y de la orientación estilística estábamos muy contentos. De hecho, hicimos una secuela que era Diez&Medio y que volvimos a grabar con Abraham Boba y César Verdú de León Benavente. Todo tenía una orientación muy clara en ese momento. Y cuando terminó 2018, nos planteamos un 2019 muy tranquilo, con pocos conciertos para centrarnos en el disco.

Yo empezaba a tener bocetos y la verdad es que miraban en direcciones muy diferentes a lo que acababa de acontecer. Diez era un disco de electricidad y de volver a las guitarras y los bocetos que salían no iban por ahí, apuntaban a caminos diferentes. Había ido haciendo canciones con base más electrónica, otras olían más a sudamericana por los viajes que hicimos por allí en 2018 y otras sonaban como muy clásicas. Entonces, nos daba pena pensar que esos aires diferentes iban a diluirse si seguíamos el mismo proceso creativo que habíamos llevado y se nos ocurrió un procedimiento para evitar que pasara eso. La idea fue partir de no trabajarlas mucho en el local de ensayo, grabarlas con gente distinta, en sitios diferentes y en vez de con nuestros propio instrumentos, con lo que nos encontráramos en cada estudio. Un procedimiento muy excitante que nos llevaría a interactuar con gente diferente y sacar lo mejor de ellos porque iban a trabajar en pocas canciones. Un plan perfecto pero con muchos riesgos. Llegar a los estudios y confiar en la instalación e inspiración de alguien podía lleva a darnos la ostia. Sobre todo era no tener controlado el resultado final, una decisión arriesgada pero que mereció la pena.

Habéis decidido cambiar vuestra forma de componer ¿Cómo ha sido este nuevo proceso?

No hemos pasado por el local de ensayo para trabajar las canciones y yo preparaba unos bocetos más elaborados que en otras ocasiones. No tengo un estudio en casa y antes usaba grabadora, ahora, descubrí el GarageBand de iPhone, que es como un estudio de grabación, y así preparé las canciones. Seleccionamos entre lo que tenía pero sin avanzar en el trabajo hasta llegar al estudio y allí, hacerlo todo en equipo con los productores que fuéramos eligiendo. Solo nos juntábamos un fin de semana antes de grabar con los productores para hablar y conocernos más.

Imagino que habrá sido un proceso bastante largo, por lo que dices, no es tener las 10 canciones e ir viendo a que productor va cada una, sino que ha ido surgiendo.

Claro, en realidad ha sido como año y medio. Los primeros bocetos de canciones vienen del verano de 2018, la primera grabación se hace en abril del 2019 y la última fue en noviembre o diciembre de 2019. Las mezclas, las acabamos a principios de 2020 por lo que ha sido el trabajo más largo de producción que hemos hecho nunca.

Habéis elegido cinco productores, que son Ángel Luján, Raúl Pérez, el tándem formado por Carlangas y Anxo de Novedades Caminha, Noni López y Javier Doria de Lori Meyers  y Christina Rosenvinge. Conocíamos trabajos de producción de todos salvo de Christina, a excepción de sus propios discos ¿Cómo la habéis visto en su primera producción externa?

Ha sido maravilloso. Ella llevaba tiempo auto-produciendo sus discos y la cosa surgió de manera espontánea. Pensamos que al hacer cinco producciones molaría que alguna la hiciéramos con una mujer al mando, es algo que se debe hacer en todos los ámbitos y nos apetecía. No se nos ocurrían productoras como tal y coincidió que conocimos a Christina en la feria del libro de Granada de 2019, estuvimos con ella, nos lo pasamos súper bien e hicimos muy buenas migas. Le contamos el proyecto en el que estábamos metidos y le preguntamos por la producción de sus últimos discos, nos dijo que los producía ella y le soltamos a bocajarro si quería producirnos. Ella aceptó encantada. Para mí, ha sido uno de los grandes aciertos del disco, sin desmerecer a los demás, por supuesto.

Estoy de acuerdo contigo, de hecho creo que La Ausente, en la que además canta con vosotros, es una de las canciones del disco. Tiene ese aire a la música sudamericana y que como dices os habéis traído en gran parte de vuestra gira por allí en 2018 ¿Cómo influyó la gira por esa tierra?

Nos influyó mucho, fue un viaje muy impactante porque aunque llevamos veinte años de carrera resulta que nunca habíamos ido a tocar allí. Fuimos a México, Colombia, Panamá, Venezuela y todo eso fue muy impactante. Estuvimos escuchando mucha música de allí, saliendo, estando con gente, preguntándoles por música e incluso teníamos en la cabeza grabar alguna versión de música sudamericana. Estuvimos buceando mucho y al final eso se acaba quedando de alguna forma, y La Ausente tiene un poco de ese rollo, pero también Un Tiro en el Pie y sobre todo Camino Perdido, producciones que hemos querido llamar “El Puerto” y que tienen esa inspiración sudamericana y tropical.

Me hablas de algo que llama la atención. Entre paréntesis, según donde habéis producido las canciones ponéis el nombre de un lugar ¿A qué hacen referencia?

Es lo que nos sugerían las canciones durante el proceso de grabación y tiene que ver con que en un principio nos planteamos no sacar un álbum, sino cinco EPs, cada uno con las dos canciones de cada productor. Al final decidimos mantener ese espíritu dándole un nombre a cada uno de esos fragmentos y el nombre responde a lo que nos inspiraba el sitio donde grabábamos o un aire que esté en las canciones.

“La Vega” es porque se grabamos con Ángel Luján en un estudio que se llama El Cortijo De Santa María De La Vega, situado en La Vega de Granada; las canciones con Noni y Doria las llamamos “Las Estrellas” porque nos sugieren un aire nocturno; las de “El Puerto” las hicimos en Sevilla y es aquello del puerto de indias y su conexión con Sudamérica; las que hicimos con Novedades Carminha las bautizamos como “La Ciudad” porque realmente nos suenan más urbanas y actuales; y las que hicimos con Christina, que fueron las más difíciles de bautizar, las llamamos “El Bosque” y es un nombre más subjetivo. La Ausente es una canción que está un poco inspirada en una de Leonard Cohen que se llama The Partisan y que es una canción de guerra mundial, que habla de la paz en un ambiente post-bélico en el que a mí se me repite como una imagen de retirada del ejército a través de un bosque y bueno, por eso sugerí lo de “El Bosque”, aunque también son todos paisajes visuales que nos atraen.

Noni y Doria os llevan hacia la tierra de la electrónica y Carlangas y Anxo hacia ritmos más urbanos e incluso el funk en Todo Tiene un Precio ¿Cómo os habéis sentido probando este nuevo sonido?

Nos lo hemos pasado muy bien, nos ha gustado siempre aprender y salirnos del tiesto. Nosotros nos tenemos muy vistos y nos ha encantado estar con gente nueva y recibir su energía. Es verdad que existen momentos de vértigo y en el que piensas “esto no se hacerlo y no es el tipo de música que yo se tocar” pero con la ayuda y la guía de especialistas en esos caminos se sale adelante. Al final, hacer lo que ya sabes está bien y quien quiera quedarse en su zona de confort tiene todo su derecho, y esto nosotros no lo hacemos forzados por eso de “esto no podemos repetirlo”, sino que nos apetecía aprender. A veces los grupos no dejan a los productores meter mano en “su obra” y nosotros hemos ido muy liberados de egos, con muchas ganas de aprender y de darle rienda suelta a la gente con la que trabajamos.

Cambiando al apartado estético, decirte que me ha gustado el efecto visual de la portada ¿De dónde surgió la idea?

Para el diseño, desde que sacamos Diez, estamos trabajado con un amigo de Granada, Ángel Lozano, que es un diseñador fantástico. Le dijimos que el disco iba a llamarse Ventanas y le hablamos de que Ventanas era la metáfora con las canciones, ya que son tu forma de mirar el mundo pero a la vez también permite que el mundo te mire a ti. Entonces, Ángel pensó que el ojo era también una ventana y se lanzó a este ojo psicodélico.

El 20 de marzo fue el día elegido para sacar el disco, teniendo en cuenta la situación en la que nos encontramos ¿Hubo dudas con mantener esa fecha?

Bueno, los artistas que tenemos lanzamientos en estas fechas nos hemos dividido entre los que hemos mantenido la fecha prevista y los que no. Nosotros, ante el dramatismo de los primeros momentos y pensando en lo duro que se le iba a hacer a la gente, aunque fuera un suicidio comercial, nos parecía algo bonito y romántico soltar las canciones para tratar de hacer compañía con ellas en estos días. Realmente, íbamos a obtener el éxito más grande de toda nuestra carrera, me parece mucho más importante que alguien piense que le ha ayudado en una situación así, que de haberlo petado en otros momentos normales. Lo hicimos con todo el corazón y muy poca cabeza. Y la verdad que estamos contentos de los mensajes que nos llegan diciendo que les ha ayudado y que se está convirtiendo en la banda sonora en días tan grises. El otro día me decía Carlangas, que seguro hay gente que dentro de algún tiempo asocie estas canciones a un momento importante de su vida. Es lo mismo que nos pasa con la música que llevamos a sangre de nuestra adolescencia y quizás es porque lo asociamos a momentos muy intensos y de cambios en nuestras vidas. Y te digo más, a parte de la música de archivo, si no le ofrecemos discos nuevos a la gente, ahora que tampoco podemos hacer conciertos, y se reduce a los lives de Instagram, la experiencia musical por mucho corazón que le pongamos se convierte en algo muy pobre.

Y es una forma de tener a la gente con las ganas de ver tocar los nuevos temas en directo.

La verdad que es una pena porque nos estábamos metiendo una paliza a trabajar. Lo teníamos todo a punto y solo hemos podido hacer la grabación de sesiones de Movistar+, pero con público no hemos llegado a tocar estas canciones.

Como cantas en La ausente “Las vueltas que da la vida, esas nadie las espera, ni el fuego ni el agua pueden gobernar a quien gobierna” y en la situación que nos encontramos con el coronavirus, es inevitable darse cuenta que la vida ha cambiado ¿Que vistas se ven desde las ventanas de Niños Mutantes?

Si miramos ahora, pensando en cómo será el mundo de mañana, tenemos división de opiniones. Hay quien piensa que todo volverá a los mismos errores y que todas esas reflexiones que hacemos ahora quedaran en el agua y volveremos al consumismo y a destrozar el planeta, y luego hay quien piensa que conseguiremos que los buenos sentimientos y la solidaridad triunfen. Yo soy más de los que piensa que todo va a cambiar, aunque nuestra forma de relacionarnos unos con otros acabará siendo la misma y que el distanciamiento social acabará, pero creo que vamos a un mundo que no será más solidario, al revés, que va a ser más egoísta, los países cerrando fronteras, el mirarse unos a otros con sospecha y al final buscando la salvación personal aunque todo el mundo salga a las ocho a aplaudir. Me da mucha pena pero creo que muchas de las buenas intenciones se quedarán por el camino y lo que más pena me da, es que esto es terreno abonado para que los populismos y los nacionalismos sigan en su avance. Veremos donde acaba esto.

Para cerrar quería pedirte que me dijeras algo bueno o positivo con lo que podamos quedarnos dentro de todo lo que está pasando.

Veo muchísimas cosas buenas. Lo primero darte cuenta de que para vivir realmente necesitamos muchas menos cosas de las que estamos rodeados, con salud, comida, gente a la que quieres y que te quieran ya tienes las bases para vivir feliz. Y que tanta prisa y tanta ansiedad no te llevan a ninguna parte, para mi esa son las grandes enseñanzas de todo esto a nivel individual.


Festivales, grupos y discos de la notícia

MÚSICA RELACIONADA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram