Entrevista a... MUCHO

30 enero, 2019
Redaccíon: dod Magazine

MUCHO (2019) - Entrevista

Redacción y Foto: David Moya

Si nos tuviéramos que plantear el mundo de la música en plan global y las personas que tienen un contenido real que ofrecernos, poca gente se nos vendría a la cabeza, o quizás no; todo depende del criterio que usemos para evaluar las cosas. Lo que sí tengo claro es que una de las personas con las que me apetecía en algún momento compartir charla era con Martí Perarnau, la persona que se encuentra detrás de MUCHO, y la semana pasada por fin se produjo ese encuentro.

¿Hay alguien en casa? es el nuevo disco del catalán, un disco que llega después de un tiempo muy dilatado y que tras poder escucharlo con detenimiento antes de su lanzamiento me generaba muchas incógnitas y me dispuse a resolverlas. Martí es conocido por ser una persona sin pelos en la lengua y si llegáis hasta el final de la entrevista, os daréis cuenta de que algunas veces las redes sociales sí que son el reflejo de las personas que se sientan frente a la pantalla a teclear.

Entrevista a... MUCHO

 

Tres años y tres días exactos en sacar nuevo disco, ¿por qué tanto tiempo?

 

Sobre todo porque me ha sido un puto drama de hacer, no tiene más explicación. Estaría guay que me flipara y te diga que he tardado justo tres años porque hay algún tipo de conexión matemática, pero no es verdad. A otros discos había llegado con las canciones justas para el disco, para éste tengo una carpeta con ochenta protocanciones. He trabajado más que nunca como una rata y me ha costado mucho hacerlo.

 

La expectación es grande, sin embargo, a ti te noto un poco desencantado con tu proyecto personal. ¿Es así? ¿Por qué?

 

No, desencantado con mi propio proyecto no, porque en realidad me da la vida. Estoy desencantado con la música en general porque es dramático tener un grupo en España. Sí que hay un sentimiento de derrota y aceptación de que nunca viviré de mis propias canciones pero no me supone un problema, es hasta liberador porque puedo hacer lo que quiera sin rendir cuentas a nadie. Mi música es el único sitio donde puedo ser libre y es la gloria realmente.

 

El disco arranca con 1985, en concreto con la frase “si tratara de entender”. ¿Qué trata de entender Martí con este disco?

 

Esa frase para mí era una mierda y no quería decir nada pero Santos, uno de los productores, me dijo que le parecía guay porque representaba mi forma de hacer canciones. Que vivo en la música permanentemente, si hago música es porque busco cosas, y el día que no tenga nada que buscar dejaré de hacerla. Pero veo que eso es difícil porque veo que cada vez hay más cosas que buscar y el mundo de la música es más amplia. La frase abre el disco porque es un poco: “mira he estado buscando cosas y esto es lo que he encontrado, si seguís escuchando os lo vais a encontrar vosotros”.

 

 

¿Cómo nace “Hay alguien en casa”?

 

Es un proceso muy largo de descubrimiento del Ableton, cada vez que iba entrando me iba enamorando del programa. Al final es un instrumento gigante con el que puedes hacer lo que te de la gana.

Ha sido un proceso de estar yo solo en casa creando y disfrutando como un niño con un juguete nuevo. Yo solo en casa haciendo mis mandangas, haciendo mucha música sin pensar que podía formar parte de un disco. Y haciéndome preguntas como: “¿se puede hacer una canción de pop como siempre con estrofas y estribillos pero usando solo sampleos y procesos electrónicos?”, entonces me empecé a volver loco y ponerlo todo junto para que pasara a formar parte de un disco. Hay canciones que no me acuerdo ni lo que hice.

 

En tus proyectos siempre han abundado mucho los sintetizadores, pero ahora más de lo habitual en ti. ¿A qué se debe esto?

 

Para mí ya no hay sintetizadores porque ya todo forma parte de un todo pero en el fondo la sensación es que hay más porque hay cosas que he grabado en casa que ya no sé si son sintetizadores que grabé en su día. Hay mucho caos y Diógenes en el nuevo disco. Pero sí, hay muchos, al fin y al cabo es lo único que toco.

 

La producción a cargo de Ricky Falkner, Santos, Fluren y tú mismo. ¿Por qué ellos?

 

Ellos ya son familia, amigos. Me hacía ilusión que se note la evolución del grupo pero que la gente sigue siendo la misma. Me parece mucho más audaz que los que cambiemos seamos nosotros pero que el equipo sea el mismo, antes que irnos a grabar con Dave Friedman a Chicago porque es un productor guay que nos ha hecho cambiar.

 

Hablas mucho de amistad y hermandad. ¿No crees que la amistad está demasiado sacralizada?

 

No sé cómo vive la gente la amistad, pero en mi caso ha sido una salvación hacer el disco con mis amigos. La nuestra es una familia y tenemos una relación muy de hermandad y que se junta con la música. Digamos que llegas a depositar sentimientos en la música que yo nunca había logrado depositar en un disco, y eso ocurre por el mero hecho de estar juntos en la misma habitación tocando y que hay un entendimiento que va más allá de todo lo demás. No sé cómo es la amistad de la gente, pero con los tiempos que corren, es un valor a cuidar

 

Lo comentabas antes, pero en las letras leo mucho pesimismo y derrota. ¿Por qué?

 

Hay un poco de terapia del enfado con el sistema, que supongo que es el que tenemos todos cuando ves las noticias y ves que hay gente que muere en el Mediterráneo y que hay gente diciendo que no pueden entrar, que no vamos a tener pensiones y demás.

Supongo que parte del cabreo sale en mis canciones porque si no le tendría que dar la chapa a mi familia y mis amigos y quizás no me querrían hablar. Terapia y sanación. Pero mis letras son como un vómito, no pienso mucho lo que estoy escribiendo, de hecho me compré una máquina de escribir y como hay que darle más fuerte a las teclas para que se queden impregnadas en el papel me da la sensación de tener metralletas en los dedos y me daba la sensación de ir a muerte. No hay mucho pensamiento poético. Si por la mañana me pongo Espejo Público para desayunar pues sale una letra como la de Putochinomaricón y me dan ganas de no vivir aquí.

 

Ya que mencionas “Putochinomaricón”, he visto que es un análisis de la sociedad de hoy en día y sabemos que la cosa no pinta bien, ¿qué ves viable tú para cambiar el rumbo?

 

No tengo ni idea, yo no digo las cosas para dar lecciones salvo a mí mismo dándome collejas para mantenerme despierto y hacer cosas, pero no quiero decirle a nadie lo que tiene que hacer porque suficiente drama tiene cada uno con lo suyo y llegar a fin de mes. La solución la tendrían que tener los políticos, pero al parecer ellos tienen menos idea que nosotros.

Me da la sensación de que ellos no van a hacer nada con ningún tipo de pensamiento humanístico ni humano porque parece que están en manos de las grandes empresas. Si el capital es el que maneja las cosas, da igual el ser humano porque al final solo somos hormiguitas que contribuimos a que el sistema siga funcionando. Sería bonito que todos viviéramos más a diario en las humanidades y la empatía. Incluso algunas cosas que dijo Jesucristo, que parece que los de la Iglesia son mucho de la Iglesia pero de lo que dijo Jesucristo nunca dicen nada. Pero es todo muy utópico, estamos jodidos.

 

“Quizás os habéis preocupado demasiado en ganar rápidamente en lugar de forjar un estado permanente de esplendor”. ¿Quién se ha preocupado de eso?

 

Los fondos buitre, las grandes empresas, los gobiernos, algunos grupos de música, directores de cine… Da la sensación de que ahora todo hay que consumirlo muy rápido. Ahora sacas un disco mañana, en dos días ya estará muerto y parecerá un disco viejo, ya no se da valor a hacer las cosas con detenimiento y yo supongo que la Capilla Sixtina no tardó dos días en pintarse. Ya no nos permitimos hacer las cosas bien.

 

¿Qué opinas de la censura?

 

Pues es un drama y me parece muy difícil escapar de ella. Vivimos en una censura permanente y ha llegado un punto en el que nosotros mismos nos censuramos. A veces da la sensación de que haces una canción y ya estás preocupado por si puede pasar algo. Con Putochinomaricón mi padre me dijo que tenía que andar con cuidado, pero al final no vi sentido el censurarme a mí mismo. Pero vamos, doy las gracias a todos los que no se callan ni una.

 

Sin embargo los artistas sois los que decís sufrir más la censura, pero luego vuestras oficinas o vosotros mismos nos vetáis a los medios si decimos que un concierto o un disco que habéis sacado no nos ha gustado.

 

Pues es censura igualmente. Ese es el drama que pasa, y esto que dices tú es la explicación de que ya no se lean malas críticas de ningún disco español, y no me lo creo. ¿Ya no se hacen malos discos en España? Eso son conductas mafiosas que emplean las oficinas, al final el mundo de la música es muy pequeño y hay un punto de mafia. La forma de decir eso es que no os calléis y decir que el concierto ha sido una mierda si lo opináis. Todo es un resumen de lo precario que es este mundillo, los músicos tenemos que hacer mil historias para poder vivir de esto y los periodistas musicales no veis ni un solo duro por vuestro trabajo. Supongo que tanta precariedad es lo que lleva a estas prácticas mafiosas que son horribles. Es que es horrible y yo he visto que pasa. El periodismo musical es un drama.

 

Poder vivir de esto está reservado para unos pocos y como parece ser lo normal, lo aceptamos sin rechistar.

 

Eso es. Es que cómo logras vivir de ello si no tienes nada que te ayuda. Al final se convierte en un trabajo para la élite. Es como los músicos, si a los dieciocho tienes que salir de casa y pagarte un alquiler, no puedes centrarte en desarrollar lo que te gusta porque tienes que trabajar en cualquier cosa. Es algo reservado para los ricos y la élite. Si está argumentado se puede decir que las cosas están mal.

 

¿Todo vale en la música?

 

Yo creo que todo vale si hay un motivo. La música es libertad, claro que todo vale.

 

¿Y si el motivo es ganar dinero?

 

Supongo que para él será válido, claro. Otra cosa es que yo no lo haga. No sé, a mí me flipa Lorde que es una artista mainstream y no me da la sensación de que haga su música para ganar dinero. Y me flipa Miley Cyrus y me da la sensación de que hay un bagaje artístico detrás. No sé, el equilibrio es posible, aunque Iván Ferreiro diga que no.

 

¿Eres de los que le da alergia el autotune?

 

Pues la verdad que no, me gusta. Me gustan otros recursos más, pero no le veo el problema. Hay gente que sabe usarlo muy bien y es un recurso más. No hay que ser muy gilipollitas con el autotune porque luego bien que nos ponemos todos a Bon Iver en casa. Si no sabes cantar no te va a servir de nada en unos años, tarde o temprano tendrás que hacer algo sin el autotune y demostrar que sabes hacer algo más. Hasta C.Tangana ha tenido que sacar una canción sin usarlo, entonces, al final hay maneras de hacerlo sin mediocridad.

 

¿Y Operación Triunfo?

 

Sí, eso sí que me parece una broma. Y que se venden valores falsos y que no tengan nada que ver con la música. Otra cosa es que hayamos tenido suerte y que haya una tía como Amaia que sea la esperanza blanca y es como que se les ha metido un topo y que les ha salido el tiro por la culata porque es una artista de verdad. Pero venden cosas que no tienen nada que ver y encima hacen creer a todo el país que cantar bien es hacer esa mierda con la voz.

 

Ya para terminar, ¿Hay alguien en casa?

 

Pues no lo sé, sigo dudando. La frase viene de Regreso al futuro, porque cuando vine a Madrid no pronunciaban bien mi nombre y me llamaban como al protagonista de la película. Pensando mucho en el título, habla mucho de mí mismo, como preguntándome si hay alguien al mando del grupo. También habla del país, de si estamos vivos o todos en el sofá y no vamos a hacer nunca nada. De si tenemos inteligencia y dirigimos nuestro propio cuerpo o si funcionamos solo automáticamente y por estímulos. No sé cual es la lectura exacta, supongo que todas esas. La portada del disco es una foto de Pau Roca y me la coló porque en el hotel que sale al parecer en una de las ventanas hay una persona, entonces él dice que sí que hay alguien. Pero yo no estoy muy seguro.

 

Festivales, grupos y discos de la notícia

MÚSICA RELACIONADA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram