dod letter

Entrevista a King Hannah: "El amor es la espina dorsal de nuestro proyecto"

[kkstarratings]
King Hannah (2024)
Foto: Katie Silvester

Sin una voluntad consciente por desmarcarse de sus coetáneos, Craig Whittle y Hannah Merrick son objetivamente conscientes de haberse saltado el eje de su escena y estar tiñendo su propuesta con unos referentes deliciosamente ajenos que marcan la diferencia. Si con sus primeras maquetas y su respectivo debut, I’m Not Sorry, I Was Just Being Me (City Slang, 2022), la música de King Hannah se nos había antojado como una particular inmersión en el seno más profundo y arrollador de una América desoladora y paisajística, la dupla natural de Liverpool confirma ahora con Big Swimmer (City Slang, 2024) su gusto por el american way of life, inspirándose directamente en su tiempo girando por el nuevo continente y dando forma a las mejores lecturas y experiencias en el mismo para su segundo larga duración.

Carreteras infinitas rodeadas de desiertos áridos, parkings de caravanas, un sombrero de cowboy apoyado sobre el salpicadero, los encantos de Ali Chant en la producción (Aldous Harding, PJ Harvey, Perfume Genius) y la sorprendente aparición estelar de Sharon Van Etten en el largo son tan solo algunos de los sentimientos que este nuevo elepé nos transmite. Sobre su sonido, la evolución del mismo desde su respectivo y bien valorado debut, o de cómo consiguieron convencer a Van Etten para colaborar con ellos hemos hablado con la encantadora pareja.

Entrevista a King Hannah

 

Me consta que 'Big Swimmer' es un disco plenamente influido por vuestro tiempo tocando en América, ¿verdad?

Hannah: Sí, es innegable que bebe de forma muy directa de todo aquello que vivimos durante nuestra primera gira por Europa y Norteamérica. A lo largo de aquella larga gira vivimos todo tipo de experiencias y momentos que nos marcaron mucho. Situaciones muy vívidas y trascendentes para nosotros. Era de esperar que, tan pronto como regresásemos a casa y encontrásemos un hueco para escribir y componer nuestro segundo álbum, este terminara viéndose influido por el recuerdo de esas vivencias tan especiales.

Parece un disco bastante continuista. O más bien, coge vuestra fórmula original y la extremiza más.

Craig: Tal vez, sí. En algunos aspectos, nos gusta ver este disco como una continuación de nuestro debut, pero también esperamos que en cierto modo muestre que hemos mejorado como artistas. Quiero decir, para la gente que ya nos escucha y nos sigue, será un disco que reconocerán como nuestro. No es que de repente nos hayamos puesto a hacer jazz ni ninguna cosa por el estilo. Pero también es el reflejo de nuestra madurez musical. Un salto de nivel. Sinceramente, percibo que ahora escribimos mejores canciones y podemos asegurar que ninguno de estos temas nuevos suena como algo que ya hayamos hecho antes.

Sonamos más en la radio principal de Bélgica que en la de nuestro propio país

Supongo que os lo habrán dicho ya muchas veces, pero desde luego no parecéis la típica banda británica en absoluto. Ya en vuestro primer disco demostrasteis tener otro punto de vista y con este disco lo confirmáis.

Hannah: Bueno, muchas gracias. Debemos tomárnoslo como un cumplido, ¿no? [risas] La verdad es que no es algo que nos hayamos propuesto lograr nunca a propósito, del rollo "sí, vamos a sonar como una banda americana" o "vamos a hacer algo distinto a lo que el resto de bandas británicas ofrecen". Para nada. Nunca fue una decisión consciente sonar como sonamos, sino más bien una respuesta o consecuencia al tipo de música que hemos escuchado ambos toda la vida. Siempre nos ha gustado la música americana.

Craig: Exacto, como dice Hannah nunca tuvimos la intención de desligarnos del resto de bandas de nuestro entorno, simplemente hacemos el tipo de música que responde a las influencias con las que hemos crecido. Aunque también hemos crecido escuchando música británica, como PJ Harvey. Bueno, ahora que lo pienso, precisamente ella no sonaba tampoco demasiado británica, ¿no? [risas] No sé, creo que simplemente es una cuestión de gustos. Ambos somos muy romanticones y nostálgicos, y de alguna manera encontramos ese tipo de sentimientos mejor expresados en la música americana.

De hecho, este disco referencia muy bien algunos de esos nombres. Algunos de forma explícita, como John Prine, y otros de forma más velada.

Craig: Creímos que era importante reflejar de dónde venimos artísticamente. Somos conscientes de que no son precisamente referentes de lo más actuales ni que calan demasiado entre las generaciones actuales, pero son nuestras raíces musicales. Y bueno, ya sabes, tenemos asumido que nuestro alcance es muy de nicho. No somos exageradamente conocidos, pero definitivamente somos mucho más conocidos en Europa y en América, donde estos referentes sí funcionan, más que en nuestro propio país.

Hannah: De hecho, si miras en Spotify el seguimiento de nuestros oyentes por localización, verás que Reino Unido está bastante bajo en la lista. Definitivamente, no vamos a ser los nuevos Arctic Monkeys, pero tampoco lo buscamos. Sonamos más en la radio principal de Bélgica que en la de nuestro propio país, para que te hagas una idea.

El tema de las canciones no debería de ser una decisión consciente, sino natural y apasionada

También es un disco que maneja referentes cinéfilos y de cultura pop, como 'Scully', dedicada a la famosa agente de Expediente X o 'This Wasn't Intentional', inspirada en el film 'Aftersun'.

Craig: Nuevamente, no es algo que hagamos de forma demasiado consciente. Simplemente nos gusta inspirarnos por aquellas cosas de nuestro entorno, tratándole de dar forma al discurso de manera que termine siendo coherente. De alguna forma, creemos que este tipo de guiños humanizan mucho el disco y crean una conexión entre el oyente y la persona que hay detrás elaborando esas canciones. Son temas con raíces muy distintas, pero al final nuestra mirada y nuestra forma de escribir es lo que genera esa conexión entre unas canciones y otras.

Hannah: El tema que hay detrás de cada canción siempre es importante para nosotros. Personalmente, creo que si hay una historia en tu interior que necesitas contar, simplemente debes hacerlo. Sin importar demasiado que el siguiente tema hable de otra cosa completamente distinta. El tema de las canciones no debería de ser una decisión consciente, sino natural y apasionada, y el nexo de unión entre una y otra eres tú mismo.

Craig: En aras de lograr esa unión, al menos en términos sonoros, creo que también ayudó mucho el haber grabado todas estas canciones en apenas dos semanas, con la misma banda y dentro del mismo estudio, ¿me explico? Son aspectos que han contribuido a que el disco se sienta tan cohesionado. Si nos hubiésemos tirado un año grabando el disco en diferentes estudios y con gente distinta, tal vez el disco no sonaría tan compacto.

¿Es un disco escrito totalmente a medias?

Hannah: Bueno, Craig escribe sus canciones y yo las mías. Siempre hemos trabajado de esta manera, hasta el punto de que este proceso ya se siente totalmente natural. Tan pronto como terminamos de escribir algo, nos lo enseñamos mutuamente y a partir de ahí comenzamos a trabajar. Nos gusta ser bastante críticos con el otro, pero siempre desde el respeto. El estilo de Craig es más sosegado y apasionado y el mío, en cambio, es más crudo y áspero. Pero al final siempre terminamos encontrando un camino intermedio que nos satisfaga a los dos, pues nuestro objetivo último es que nuestras canciones se entiendan.

Y en esta ocasión, además, habéis abierto la dupla a una tercera voz. Y vaya voz, la de Sharon Van Etten.

Hannah: Trabajar con ella, como te puedes figurar, ha sido un sueño. Nuestra relación con ella comenzó hace mucho tiempo, a decir verdad. Recuerdo que cuando publicamos nuestra canción 'Crème Brûlée', antes incluso de estar con City Slang, decidimos mandársela por privado en Instagram, preguntándole qué le parecía y esperando su opinión. Como te puedes imaginar, nunca nos respondió. Más tarde, y tras fichar por City Slang, decidimos volver a escribirle, enviándole de nuevo el tema. Y tampoco nos respondió... Pero días después, la posteó en su feed de Instagram y en sus stories, recomendándola a sus seguidores. Como te puedes imaginar, para nosotros fue un subidón tremendo. Desde entonces tratamos de mantener el contacto con ella de alguna manera y hablábamos de vez en cuando. Siempre sobrevoló por nuestras conversaciones la posibilidad de hacer un tema juntos, así que cuando tuvimos ocasión de liarla de verdad no dudamos en comenzar a mandarle maquetas muy básicas con ideas que teníamos en mente, hasta que aceptó. Una auténtica locura que esto haya pasado.

Craig: Desde luego. Según nos contó, grabó las voces en el garaje de su casa, y nos las mandó prácticamente cuando el disco ya estaba cerrado y listo para ser masterizado. Pero obviamente, tuvimos que pararlo todo para esperarla, porque sí o sí tenía que terminar estando en este disco.

Hannah: Si no recuerdo mal, nos llegó su e-mail con las voces grabadas muy, muy tarde. Era de noche, estábamos ya en pijama y terminando de cenar... Pero cuando vimos de quién era el mail, dimos saltos de alegría sin poder creernos que realmente Sharon Van Etten iba a terminar cantando en un disco nuestro. Sinceramente, ha sido genial haber vivido esto.

No hay nada en todo esto que no nos guste. Amamos lo que hacemos, y supongo que por eso estamos ahora mismo aquí

Otra persona involucrada en el disco es Ali Chant, productor del mismo.

Craig: También fue genial trabajar con él, por supuesto. Creó un clima de trabajo muy bueno, es una gran persona. Tiene este pequeño estudio, que es básicamente una habitación aislada, donde nos sentimos muy cómodos en todo momento grabando. Fue como nuestra segunda casa durante dos semanas. Una de las cosas de las que más satisfecho estoy de la producción de este disco es que no tiene ese exceso de adornos que en ocasiones se percibe en determinados discos, ¿me explico? No hay una posproducción exageradamente marcada, sino que logra que las guitarras suenen a guitarras y las baterías a baterías, sin florituras ni artificios. Todo natural. En ocasiones, te puedes sentir tentado en el estudio a añadirle más salsa de la necesaria a un disco, pero Ali acabó logrando algo que encaja exactamente con lo que a nosotros mismos nos gustaría escuchar.

Honestamente, creo que es un disco que encapsula muy bien el despunte vivido tras el éxito de vuestro debut. ¿Qué es lo que os ha empujado "a seguir nadando" durante estos años?

Hannah: La constante que nos ha conducido hasta aquí, sin duda, ha sido la confianza mutua que nos tenemos. Craig y yo nos queremos mucho. Se podría decir que el amor es la espina dorsal de nuestro proyecto. Lo que nos empuja a querer seguir adelante y querer dedicarnos a esto para siempre. Es nuestro sueño, aquello por lo que "queremos seguir nadando" durante el tiempo que nos dejen. No hay nada en todo esto que no nos guste. Amamos lo que hacemos, y supongo que por eso estamos ahora mismo aquí.

La Hannah y el Craig que se conocieron trabajando en aquel bar años atrás lo fliparían mucho si supieran todo esto, ¿no?

Craig: Bueno, si a mi yo de 24 años le hubieran dicho que habría terminado firmando una canción con Sharon Van Etten, directamente le habría explotado la cabeza...

MÚSICA RELACIONADA

chevron-uptwitterfacebookwhatsapp linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram