dod letter

Entrevista a José González: "Mi carrera ha sido un baile junto con el público"

[kkstarratings]

José González (2021)

No es casual que 2023 haya sido el año que José González haya escogido para pasear con nostalgia y detenimiento por las líneas de su carrera, pues además de cumplirse 20 años de su debut con Veneer (disco que estará interpretando íntegramente este verano en nuestro país, con motivo de la celebración del Cala Mijas 2023), el cantautor sueco de origen argentino también tendrá un año de lo más ocupado presentando A Tiger In Paradise, una película-documental en la que además de poder conocer más sobre el origen de la música que ha comprendido estas dos décadas de trayectoria, se nos concederá tambiñen la oportunidad de adentrarnos como nunca en la intrincada y compleja personalidad del artista.

Con motivo de la presentación de A Tiger In Paradise en España, que tendrá lugar el próximo 23 de abril en Barcelona, nos hemos reunido con el propio José González para saber qué podemos esperar de esta magnífica pieza audiovisual que firma de manera conjunta con su colaborador histórico, Mikel Cee Karlsson.

Entrevista a José González

 

Según apunta el propio Mikel, hay que ver la peli para entender el título, ¿no?

Así es. Mikel me contactó cuando supo que estaba haciendo mi anterior disco, ‘Local Valley’, proponiéndome la idea de hacer una película con todas mis canciones. Me pareció una buena idea y dije, ¿por qué no? Poco a poco la propuesta fue abriéndose más y el propio Mikel me invitó a que hablara más sobre mí y sobre mi historia, para al final terminar convirtiéndose en una adaptación de mi vida, en la que también cuento cómo han sido estos últimos 20 años conviviendo con la psicosis.

¿Sigue ésta ocupando un papel importante en tu vida?

Por fortuna no. Han pasado cerca de diez años ya desde que sufrí el último ataque, y eso también es algo que celebro contando en las entrevistas y, por supuesto, en la propia película. También hago por cuidarme y por evitar que esto vuelva a suceder y tratando de no volver a enfermar otra vez.

Pero la película no solo trata de esto.

No, claro, en ella también hablo de muchos de los temas que ya abordé en ‘Local Valley’, así como de otros temas que a Mikel también le interesan. Entre los dos hemos creado una suerte de carpeta que comprende ideologías y miradas con base natural y sobrenatural, así como otras que tienen correlación con la realidad y otras que no. Ahí está el tráiler como ejemplo, con ese paisaje utópico y ese tigre.

Hay realidad, pero también hay mucha fantasía.

Mikel sacó muchas de las ideas para este film de nuestras conversaciones, y al charlar también nos dábamos cuenta de que perfectamente podíamos darle cabida en esta película a temas que nos gustaban a los dos. Uno de ellos, por ejemplo, fue el libro ‘Heavens On Earth’ de Michael Shermer, que casualmente ambos habíamos leído y que se adentra en ese universo confuso y peculiar de las utopías, algunas pasadas y otras presentes. De ahí que en la película se alternen imágenes que invitan a la fantasía con capturas de la realidad, pues la historia transcurre entre ambos mundos.

¿Qué nos podremos encontrar en esta “velada con José González”?

La película está hecha de un modo bastante poético, y aunque no nos guste explicarlo todo demasiado, ya que apostamos por dejar muchas cosas en el aire, después de la proyección de la misma tendremos un encuentro con los asistentes donde dialogaremos sobre la misma, tal vez por eso Mikel diga lo de que para disfrutar de esta experiencia es imprescindible vivirla en el lugar de su proyección, ya que se pretende conseguir un clima único que no es fácil de lograr en otros contextos.

Y habrá música, por supuesto.

Sí, sin duda. Tocaré canciones que tengan relevancia con la historia y otras que son más actuales de mi repertorio.

¿Te atreverás con el español?

Puede ser, puede ser [risas].

¿Te impone un poco la idea de proyectar la película con público?

El objetivo con este film es abrirme como persona y eso es algo que ahora mismo me resulta bastante fácil hacer gracias a que siento que en mi vida cotidiana todo funciona de forma bastante adecuada y disfruto de un balance de lo más positivo. Tengo problemas, pero no son mucho más diferentes de los que podría tener cualquier persona de a pie, y es precisamente en esa distancia entre mi yo actual y mi yo de hace quince o veinte años donde siento que puedo hablar de temas que son muy íntimos y de los que antes no me veía capaz en absoluto de abordar. Siento que el José González de hace veinte años es, simplemente, otra persona.

Años que precisamente cumple tu primer disco, ‘Veneer’.

Sí. Recuerdo que cuando lo solté ya estaba muy cansado de esas canciones. Algunas de ellas, como ‘Hints’, llevaban como cinco años dando vueltas en mi cabeza y para mí era rarísimo soltar las canciones de forma progresiva hasta lanzar el disco al completo. Ahora ya me he acostumbrado a este tipo de ciclos que marca este mundo, e incluso he tenido la ocasión de revisitar mis primeras canciones en varias ocasiones, donde por supuesto siempre me doy cuenta de cosas que hoy día cambiaría de ellas o haría de forma distinta. Pero sobre todo lo que más destaco de llevarlas al directo es la oportunidad de ver cómo el público reacciona ante ellas y comprobar las nuevas lecturas que éstas adquieren cuando son compartidas. Reconozco que muchas de ellas ya las canto sin sentimiento apenas, pues como te decía, corresponden a un José González que ya no existe. La gente las puede recordar con nostalgia, pero para mí tienen sabores muy agridulces.

¿Y qué tal se lleva José González con el ritmo actual de la industria?

Sí, como te decía, cuando comencé en esto los tiempos de espera entre un tema y otro, por ejemplo, me parecían eternidades y todo dependía de un procedimiento de lo más largo y raro que no comprendía bien. Luego cambió todo, cuando ‘Heartbeats’ llegó a todo el mundo, y con ello también el resto del disco. Ahí comenzaron las giras y el despegue como tal. Lo bueno que siempre he sentido es que la gente que conoce bien mi música y que realmente son oyentes de ésta siempre han respetado mucho mis ritmos y no han exigido más afluencia de discos o de conciertos. Saben que mi música no es trendy, y esa calma por su parte nos ha permitido, a su vez, tanto a mí como a la gente que trabaja conmigo, hacer las cosas a un ritmo muy personal y determinado.

Tu carrera, de hecho, sigue funcionando.

Lo hace, pero también hemos ganado consciencia de que mi propuesta no funciona en cualquier evento o recinto y eso también es bueno tenerlo presente. Las veces que hemos llevado a cabo un concierto en espacios pequeños para 500 ó 1.000 personas, la cosa ha ido muy bien. En cambio, actuar en festivales y justo después o antes del grupo o artista al que realmente la gente ha venido a ver puede llegar a ser algo muy incómodo. Me obligo a convertirme en un “entertainer” y no es un rol en el que me sienta muy a gusto. Suelo llevar a cabo shows introvertidos en los que hablo poco entre canción y canción y soy consciente de que esto solo funciona con un determinado tipo de público y en un ambiente muy específico. Pero bueno, mientras la gente siga viniendo a mis conciertos, me lo tomo como seña de que mi carrera sigue funcionando.

¿Te atreves a ponerle nota a tu carrera?

Diría que un 7. He tenido mis altibajos, pero he tratado de ofrecer en todo momento lo mejor de mí y una propuesta que agradara al oyente de siempre. Por esa parte, puedo estar tranquilo. He tratado de darle espacio a los temas que me interesaban a título personal a mí, pero también he dejado entrar estilos que sé que a mis oyentes le gustaban porque, a fin de cuentas, ellos son los que completan mi trayectoria. Mi carrera ha sido un baile junto con el público.

Festivales, grupos y discos de la notícia

MÚSICA RELACIONADA

chevron-uptwitterfacebookwhatsapp linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram