Entrevista a Japanese Breakfast: 'en un futuro me gustaría explorar el sonido más clásico del rock y el pop'

21 julio, 2021
Redaccíon: dod Magazine
Japanese Breakfast (2021)
Foto: Peter Ash

Redacción: Fran González

Uno de los efectos más maravillosos que tiene la música y que favorece la conexión entre un artista y su público es cuando el primero decide mostrarse al mundo sin cortapisas ni edulcorantes. Es entonces cuando la crudeza en su máximo esplendor logra hermanarse con el bagaje personal del fan y se crea una comunión única. Michelle Zauner lleva poniendo en práctica este ejercicio catártico desde su debut en 2016, pero no ha sido hasta ahora que su honestidad ha brillado con más intensidad que nunca. Lanzar “Jubilee” (Dead Oceans, 2021) al mundo nos ha ofrecido la oportunidad de ver el renacer emocional y vital de la artista que se esconde detrás del sobrenombre de Japanese Breakfast. Un volantazo artístico con el que ha querido cerrar uno de los capítulos más angostos y difíciles de su joven vida y además mostrarnos algunas de sus múltiples e inéditas facetas catalizadas a través de este proyecto.

Lidiar con una familia moderadamente disfuncional, sobrevivir al colegio siendo una minoría racial o superar la muerte de su madre y de su tía en cuestión de pocos años son algunas de las trampas circunstanciales que Michelle ha tenido que ir sorteando desde que tiene uso de razón. Junto a sus tres álbumes, la artista natural de Eugene decidió este año extender este viaje hacia la liberación y congregar sus íntimas memorias y batallas personales en una novela titulada “Cryinig in H Mart”. De su crecimiento como artista, de su revelación como narradora de no-ficción y de comida coreana hemos podido hablar con ella durante una conversación de lo más cálida y valiosa.

Entrevista a Japanese Breakfast

 

Hace apenas unos días que he terminado de leer “Crying in H Mart” y me parece una auténtica delicia de libro.

Muchísimas gracias. Me alegro mucho de que te haya gustado. ¿Qué capítulo te ha gustado más?

El de vuestra boda. Creo que es el punto álgido de la historia. ¿El tuyo?

La verdad es que el capítulo de la boda lo disfruté mucho también. Recordar cómo fueron los preparativos y lo que supuso llevar a cabo el evento durante aquellos días, además de conseguir que mi madre pudiera asistir… También recuerdo pasarlo muy bien narrando los primeros capítulos, creo que son de los más divertidos. Pero si tuviera que elegir uno, elegiría el del kimchi en la nevera.

¿Qué tal ha ido el feedback del lanzamiento del libro y del disco? ¿Has recibido muchas respuestas de tus fans?

Más por parte del libro que del disco, sí. Creo que dado que el libro es más abierto y además expresa de manera más directa todo lo que pretendo contar, ha llegado a más gente en ese sentido. Y ha sido realmente intenso escuchar algunas historias. Pero estoy muy satisfecha por la recepción de ambos, tanto del disco como del libro. Al principio pensaba “es imposible que ambos vayan a tener éxito, al menos uno de los dos va a ser un fracaso, o incluso los dos” (risas), pero no, por suerte ha ido todo mucho mejor de lo que esperaba.

Un disco es quizás más ambiguo que una novela, como bien dices, pero en este álbum se perciben unas vibraciones bastante claras e inéditas hasta ahora en tu trabajo. ¿Continuarás en esta senda a partir de ahora?

Bueno, lo que realmente espero es poder seguir explorando cosas nuevas. Antes de empezar a componer “Jubilee” me di cuenta de que llevaba mucho tiempo nutriendo mis canciones y escribiendo sobre el duelo y la pérdida. Poco a poco comencé a sentirme más preparada para pasar página y experimentar con sonidos nuevos. Y fue entonces cuando empezaron a fluir y a aparecer sentimientos con los que no había trabajado antes. Parece obligatorio que para escribir buenas canciones de rock y pop independiente tengas que ahondar en la tristeza, y no es así. Con este álbum quise abrir ventanas nuevas y para el futuro espero poder seguir trabajando en esa misma dirección.

¿Algo en mente para tus próximos trabajos?

Quizás en un futuro me gustaría explorar el sonido más clásico del rock y el pop y dejarme influenciar por él. Pero, ¿quién sabe?

Hablemos del proceso creativo. Tus álbumes están repletos de historias muy personales. ¿Cómo es el momento en el que compartes esas historias con tu banda y logras que las sientan como suyas?

Ésa es una pregunta muy interesante… Verás, el batería de mi banda, que es también el productor de los dos últimos álbumes, Craig Hendrix, se encarga de crear a través de la percusión una conexión entre las letras y las dinámicas emocionales de cada canción. Ambos hemos trabajado muy unidos en la producción de este disco y hemos intentado vibrar siempre en la misma dirección.  Nuestra máxima en todo momento era que existiera un sentido entre el ritmo y el mensaje, dejando casi en un segundo plano todo lo demás.

¿Y en el directo? ¿Habéis pensado en cómo llevar este proyecto al público?

Ésa era una de las preocupaciones que estaban en un segundo plano durante la grabación del álbum, a decir verdad. Pero ahora que el disco ya está listo, toca pensar en cómo afrontar el directo. El primer gran cambio es que pasaremos de ser cuatro a ser seis en el escenario, ya que hay una orquestación que antes no estaba. Ya sabes, violines, saxofones, trompetas… Pero en general, el núcleo principal de la banda sigue siendo el mismo. Me gusta conservar el mismo equipo, ya que con los años que llevamos trabajando juntos, hemos desarrollado una telepatía interna que nos permite descifrarnos los unos a los otros en el escenario, y respondiendo a tu anterior pregunta también, eso ha hecho que ellos hayan sabido conectar con las canciones tanto como yo.

Tus álbumes siempre han sido un ejercicio de honestidad muy grande, pero esta vez con tu libro de memorias has ido un paso más allá. ¿Te has sentido cómoda en todo momento o en ocasiones has sentido que dabas demasiados detalles de tu vida personal?

Definitivamente, “cómoda” no sería la palabra. Han habido momentos realmente complicados y delicados durante la escritura del libro. Pero a decir verdad, ése era el objetivo de hacer este libro. Cuando notas que estás trabajando recuerdos que te avergüenzan o te dañan es también el momento en el que sientes que estás haciendo algo importante para ti. En ocasiones tenía bloqueos pasajeros en los que me ponía increíblemente nerviosa pensando en qué dirían algunas personas al leer determinados capítulos del libro, pero simplemente trataba de no pensar demasiado en ello.

¿Fue alguien en particular el que te apoyó y te animó a expresar todos estos sentimientos a través de un libro?

Desde hace años ha habido muchísima gente que me ha animado a hacer esto. Pero si hay alguien en particular a quien le debo mucho es a Daniel Torday. Un gran amigo que ha sido como un mentor para mí, y sin el cual honestamente no creo que hubiera tenido el coraje de hacer esto. Obviamente, mi marido, Peter, también. El pobre ha leído como diez veces cada frase del libro, y se convirtió en un editor indirecto de la novela. Ha sido mi primer lector, mi primer editor y hasta casi mi terapeuta (risas). Brettne Bloom y Jordan Pavlin, que son mi agente y mi editora respectivamente tienen también mucha culpa de este libro… La verdad es que me siento muy afortunada, porque en ningún momento me ha faltado apoyo para meterme en este lío.

¿Leíste alguna biografía musical antes para inspirarte un poco?

No necesariamente para inspirarme, pero sí que leí muchas memorias o libros de no-ficción escritos por otros artistas y gente de la industria durante el proceso de mi libro. Los de Jeff Tweady, Patti Smith, Anthony Bourdain,…

¿Has leído “Cosas Que Los Nietos Deberían Saber”, de Mark Oliver Everett? Guarda ciertas similitudes con tu libro, a decir verdad y creo que podría gustarte.

¡No! Aún no me lo he leído, pero tengo muchos amigos que me lo han recomendado. Definitivamente me lo apunto.

¿Esto de escribir te viene de nuevas o ya hacías tus pinitos en la escritura cuando eras más joven?

Cuando era pequeña pensaba ilusamente que si quería ser escritora, tenía que ser periodista. Así que desde que iba al instituto, intenté hacer alguna cosilla para los periódicos locales de la zona, y pude escribir alguna columna. Más tarde, estudié Escritura Creativa en la universidad, pero aún así nunca creí que pudiera llegar a sacar un libro de memorias.

¿Y es solo el mundo de la no-ficción lo que te interesa, o crees que podrías sacar otro tipo de novela?

Definitivamente estoy segura de que escribiré más libros, pero no estoy segura de si serán de ficción. Me encantaría, a decir verdad, pero lo encuentro más intimidante, y me siento más a gusto narrando hechos que conozco de primera mano.

¿Sabes? Mientras leía tu libro tuve un par de momentos de serendipia total. Primero, nombrabas a Isaac Brock como un héroe para los chavales de tu generación, y al cabo de los días tuve que entrevistarle por el lanzamiento de su último disco.

Wow, ¿qué dices? Qué flipe… ¿Y qué tal fue? ¿Cómo es él?

Fue escueto en sus respuestas, pero se le veía un gran tipo. Muy educado. El caso es que en ese mismo párrafo también nombrabas a Karen O, y al poco tiempo vi en Instagram que pudiste conocerla.

Oh, Dios, sí… Fue increíble. Solo fue una conversación por zoom para una revista, pero fue maravilloso. ¿Sabes eso que suelen decir de que no debes conocer a tus héroes? Pues no, todo lo contrario. Conocerla ha sido de las mejores cosas que me han pasado recientemente. Me hubiera gustado poder grabar la conversación y escucharla cada noche (risas). Es una persona súper generosa, me apoyó muchísimo con el tema del libro. No sé, fue simplemente genial…

Por las cosas que dices sobre ella en el libro, puedo imaginármelo. Mencionas que en los momentos en los que no había demasiada presencia de figuras asiáticas femeninas en el mundo de la música, ella se convirtió en un gran referente para ti. ¿Crees que la industria está dejando más espacio a los artistas “no-blancos” con respecto a hace unos años, o aún tiene que mejorar al respecto?

Bueno, yo soy por suerte una artista bastante privilegiada y no puedo quejarme a título personal por cómo las cosas me están yendo últimamente. Y además, me consta que cada vez hay más nombres de artistas asiáticas que están cosechando gran popularidad. Hay algo más de equidad en el negocio, pero eso no significa que la lucha haya acabado. Buscamos tener mucha más relevancia en la programación de eventos o en los roles significativos dentro de los sellos discográficos, y es por ello que deberemos seguir presionando para que nuestro talento sea visto de una manera más constante y regular.

Hablemos ahora de otro elemento importante en tus memorias. No solo tus vivencias personales ocupan el groso del libro, sino también la gastronomía coreana. ¿Qué ha supuesto para ti redescubrirla?

Creo que la cocina ha jugado un papel realmente importante en mi camino de vuelta a la felicidad y al disfrute personal. Empezó a hacerse muy difícil para mí recordar cómo era mi madre antes de su enfermedad, y de alguna manera aprender a cocinar ciertas recetas coreanas me ayudó a recordar a mi madre de la manera en la que la quería recordar.

Desafortunadamente, no sé mucho sobre cocina coreana… ¿Qué le recomendarías cocinar a alguien tan neófito como yo?

Realmente hay muchas recetas sencillas en la cocina coreana… Me viene a la cabeza el “kimchi stew” o un “fried rice con “kimchi”… y ¡AH! ¿Has visto la película “Parásitos”? En el film preparan una receta llamada Ram-Dom (o Jjapaguri), que básicamente son noodles con un steak de ternera troceado. Definitivamente para empezar es un buen plato.

Lo tendré en cuenta ¿Recuerdas qué fue lo último que compraste en un H Mart?

¿Sabes? Es gracioso porque a raíz del libro y demás, me pidieron hacer algunos vídeos de promoción del supermercado, rollo colaboración conjunta, y puede que haga alguna firma de libros allí. También me dieron cupones de descuento (risas). Pero respondiendo a tu pregunta… diría que lo último que compré fue kimchi, setas oyster, tofu… Ah ¿y sabes? Es curioso que esté hablando contigo ahora de comida, porque recientemente he estado intentando preparar algunas recetas españolas.

¿En serio? ¡Qué me dices!

Sí… Fuimos hace poco a un restaurante vasco donde nos sirvieron croquetas de jamón, y más tarde intenté hacerlas en casa, y oye, lo cierto es que me salieron realmente buenas.

Bueno, sabiendo que vas a venir a tocar al Primavera Sound el próximo año, vas a tener la oportunidad de empaparte de la gastronomía de aquí.

Oh, ya lo sé… Primavera. Estamos super emocionados con ese bolo, en serio. Es como un sueño hecho realidad, de verdad. Además, es nuestra primera vez formal en España… Recuerdo que una vez tocamos en un crucero que iba desde Barcelona hasta Cerdeña (The Boaty Weekender), pero nunca en España como tal, de ahí que estemos tan impacientes.

Os recibiremos con los brazos abiertos, sin duda. Déjame que termine realizándote una pregunta algo personal. Después de todas las vivencias a título personal que has tenido en un periodo de tiempo tan corto… ¿Qué le dirías a la Michelle adolescente si tuvieras oportunidad?

Le diría muchísimas cosas. La primera, pórtate mejor con tu madre. La segunda, no te presiones tanto a ti misma por conseguir tus propósitos, porque tarde o temprano llegarán igualmente. Y para acabar, le contaría que todas las personas que en el pasado le hicieron sentir una perdedora, ahora han acabado realmente mal, así que no se merecen su dolor.

MÚSICA RELACIONADA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram