dod letter

Entrevista a Inhaler: 'Aunque fuera a la fuerza, la pandemia y este disco nos obligaron a madurar'

[kkstarratings]

Inhaler (2021)

Los dos pasados años no han sido tal vez los más propicios de los contextos para que proyectos jóvenes y neófitos consiguieran desplegar sus alas y crecieran como debieran. Aún así, todavía quedaron algunos supervivientes que se aferraron a los medios disponibles y las circunstancias vigentes para no dejar que los acontecimientos fueran más fuertes que su ambición y sus planes de futuro. Es el caso de la joven banda irlandesa Inhaler, quienes en años pre-pandémicos ya se pergeñaban como una de las mayores promesas del panorama incipiente con auténticos cañonazos en formato single de automático flechazo, como “I Want You” o “Ice Cream Sundae”.

A pesar de ese fatídico 2020 que supuso un generalizado alto en el camino, la banda compuesta por Elijah Hewson, Robert Keating, Ryan McMahon y Josh Jenkinson encontró las energías suficientes para enfrentarse a la ardua tardea de concebir su debut formal en el larga duración, que acabaría llegando un año después con “It Won’t Always Be Like This(Polydor Records, 2021), un álbum que en palabras de los mismos ha supuesto la puerta de acceso a una nueva dimensión como banda, configurando pareces y principios mucho más maduros.

En el día en el que su ingente y considerable tour mundial arranca, Ryan McMahon y Elijah Hewson han sacado un hueco de esa apretada agenda para contarnos cuáles son sus planes y lo felices que están de poder llevar de nuevo su música al directo.

Entrevista a Inhaler

Doblemente agradecidos, no solo por la oportunidad de charlar, sino también por el hecho de que hoy arrancáis en París una gira inmensa, ¿no es así?

Elijah: Efectivamente, estamos muy contentos pero también muy nerviosos. De alguna manera este sitio tiene algo de especial, y es que es el último lugar en el que estuvimos la semana antes de que el primer gran confinamiento empezase, así que arrancar esta nueva gira aquí es desde luego bastante significativo para nosotros.

A nosotros en cambio nos toca esperar hasta verano para veros, donde os dejaréis caer por el BBK (8 de julio) y el Cala Mijas Fest (1 de septiembre).

Elijah: Así es. Tenemos muchísimas ganas de volver a España. Ya estuvimos por allí en tiempos de pre-pandemia y guardamos muy buenos recuerdos. Todo eso que se suele contar sobre lo agradecida y entregada que es el público español es totalmente cierto.

Pero esta vez venís con un nuevo álbum bajo el brazo. ¿Con qué historias nos topamos detrás de las canciones de “It Won’t Always Be Like This”?

Elijah: Buena pregunta. Nosotros seguimos tratando de averiguarlo también (risas). Supongo que son las historias de quien está creciendo y descubriendo el mundo por primera vez, aprendiendo sobre la marcha y en ocasiones a la fuerza. Es curioso pero el propio título del álbum acabó siendo como un extraño presagio de lo que la pandemia iba a traernos y mucha gente lo ha llevado a ese terreno, pero lo cierto es que la canción que da nombre al disco la escribimos como hace casi diez años, cuando todavía estábamos en el colegio, y por descontado estábamos muy lejos de lo que años después acabaríamos viviendo. De manera casi espontánea la situación que todos vivíamos fue dotando de un nuevo significado al álbum entero y por eso lo titulamos así, porque creímos que era un buen lema para tener presente durante aquellos días tan intensos.

¿Os parece bien que la gente esté dándole ese segundo significado a la canción, a pesar de que naciera en un contexto totalmente distinto?

Ryan: Sí, por supuesto, siempre es interesante ver cómo evolucionan las canciones dentro de la mente de las personas. Una vez que se las entregas, las canciones dejan de ser nuestras y adquieren multitud de sentidos y significados. Recuerdo que también vi gente dándole un tercer significado a la canción, implicando que las cosas siempre pueden ser aún peores y dotándola de un positivismo muy curioso. Realmente es una frase con cientos de significados y aplicaciones y todos nos parecen igualmente válidos. También hay otras canciones como “A Night On The Floor” o “When It Breaks” cuyos significados mutaron a medida que el mundo se iba volviendo cada vez más y más loco.

¿Tiene la pandemia por tanto un peso considerable en este álbum?

Elijah: Creo que la realidad presente en sí ha sido tan fuerte que habría sido imposible mantener este álbum al margen de ella. Desde luego no queríamos nutrir el álbum con una sobrecarga de contenido negativo, todo lo contrario, buscábamos hacer un disco esperanzador que le diera la oportunidad a la gente de encontrar precisamente lo opuesto a lo que la realidad y el día a día nos estaban dando y generar un interés positivo que hiciera las veces de motivación para cuando la normalidad volviera. Y ahora nos flipa toparnos con gente que viene a nuestros conciertos a contarnos lo mucho que le ha ayudado nuestra música durante estas épocas tan aciagas, creo que es sin lugar a dudas la experiencia más reconfortante que un artista se puede llevar.

¿Tenéis la sensación de que este disco os ha ayudado también a madurar?

Elijah: Absolutamente, creo que tanto a nivel personal como profesional hay un mundo de distancia entre nuestro sonido actual y el de nuestros primeros singles.

Ryan: Hemos envejecido como diez años durante esta pandemia. ¡Mira mis ojos! (risas).

Elijah: Grabar este disco fue una experiencia de lo más intensa. Sabíamos que nos lo teníamos que tomar muy en serio e involucrarnos al máximo, así que nos encerramos durante semanas en el estudio, sin ver a nadie ni salir para nada, conviviendo juntos. Una auténtica locura. Pero de alguna forma esta forma de componer el álbum nos permitió también sacar muchas cosas que llevábamos dentro y trabajar mutuamente en todos esos asuntos sin resolver o problemas emocionales que nos generaron diversas relaciones en el pasado. Aunque fuera a la fuerza, la pandemia y este disco nos obligaron a madurar.

¿Cómo es sacar adelante un proyecto musical joven, cuando la situación es tan poco esperanzadora?

Elijah: Desde luego, fácil no ha sido. Para empezar, el no tener acceso al directo es algo que condiciona muchísimo tu evolución como banda. El no poder comprobar qué canciones funcionan y cuáles no, no poder observar las reacciones del público, no tener contacto con ellos... Y bueno, luego está lo de no habernos podido juntar en demasía durante el propio confinamiento, lo cual es algo bastante significativo. Intentábamos tener sesiones por zoom, tocar conjuntamente por vídeo-llamada o ponernos al día de lo que íbamos componiendo, pero obviamente aquello terminó siendo inviable. No obstante, debo decir que el haber sacado adelante un álbum bajo estas circunstancias y condiciones a su vez también ha hecho que el disco en sí tenga algo que lo hace muy especial, y que si el contexto hubiera sido diferente el disco también lo habría sido y probablemente no sería tan bueno como lo es.

Bueno, a pesar de las dificultades mencionadas, habéis cosechado un gran reconocimiento en un periodo de tiempo muy breve. ¿Qué creéis que tenéis que ha gustado tanto a la gente?

Ryan: Si tuviéramos la respuesta a esa pregunta, sin duda dejaríamos la banda y nos convertiríamos en managers (risas).

Elijah: Creo que el ser amigos por encima del hecho de ser miembros de una banda hace que eso denote que nos tenemos un aprecio palpable, que se ve y se transmite, y eso gusta. No sé, quizás esta unión nuestra, tan estrecha y sincera, haga creer a la gente que todo es posible y eso les motive especialmente a seguirnos y a apoyarnos.

Siempre que habláis de vuestro sonido mencionáis grandes iconos de la escena británica más clásica. ¿Qué hay de las bandas actuales? ¿No os sentís representados por ellos?

Elijah: Es una pregunta interesante… Reflexionamos a menudo sobre ello. Es innegable que la música guitarrera está de vuelta, lo cual es fantástico, pero tenemos la sensación de que cada uno la está devolviendo a la vida a su manera. Y a juzgar por lo que vemos, no sentimos que podamos meternos en ninguna categoría en particular o sentirnos identificados con lo que hacen otros. Por ejemplo, Fontaines D.C. nos encantan, pero no creemos que estemos siguiendo su misma estela en absoluto. De hecho, no sé ni qué estela estamos siguiendo (risas). Creo que el hecho de haber crecido en Dublín, pegados a la radio clásica y escuchando movidas como Pixies, The Stone Roses, o Nirvana nos marcó en su momento y ahí nos sentimos cómodos.

Ryan: De hecho empezamos tocando versiones de estos grupos. Versiones francamente malas. ¿Sabes que estuvimos como cuatro años para aprender a tocar “Hey” de los Pixies? De locos (risas).

¿Qué tal veis la escena irlandesa, ahora que lo mencionas?

Elijah: Creo que está evolucionando muy bien. Probablemente Fontaines D.C. sean los que mayor proyección tengan ahora mismo, y es que lo que están haciendo está muy bien, jugando con ese toque tradicional de Irlanda pero abriéndose a otros sonidos más contemporáneos. No sé, creo que si algo bueno ha tenido esta pandemia es precisamente que la gente se ha lanzado de cabeza a sacar su lado más creativo y a darle rienda suelta a sus proyectos.

Me imagino que en estos primeros años de vida como banda son en los que las experiencias y los consejos marcan más. ¿Recordáis alguno en particular que haya sido especialmente significativo para vuestra trayectoria?

Ryan: Sí: “sé honesto con tus sentimientos y no te guardes nada para ti”. Hemos aprendido esto a partir de la pandemia, pues antes éramos algo más retraídos a la hora de decir lo que no nos gustaba o pasábamos más por el aro ante ciertos contextos, quizás para no desagradar o por miedo a que ello nos costara oportunidades. Pero ahora es algo que no podría recomendar más a la gente.

Y hablando de recomendaciones, ¿qué le diríais a esos chavales que, al igual que vosotros en su día, les encantaría montar una banda con sus colegas de la escuela?

Ryan: No estoy muy seguro de que estemos cualificados para dar ningún consejo aún…

Elijah: Exacto, no somos profesionales… Pero bueno, les diría que se lancen y ya está. Hay que cometer errores, cuantos más mejor. Abraza tus imperfecciones y aprende de ellas. Si nunca cometes errores, nunca vas a mejorar. Y escribe cuantas más canciones, mejor. Suena a tópico, pero es así, John Lennon y Paul McCartney escribieron mogollón de mierdas hasta poder componer sus grandes obras.

Ryan: Nosotros de hecho seguimos tratando de encontrar cuáles son nuestras canciones buenas (risas).

A pesar de que ahora imagino que estaréis completamente centrados en el tour que arrancáis, ¿habéis pensado en el futuro? ¿Habéis tenido tiempo de pasar por el estudio y trabajar en algo nuevo?

Elijah: Lo cierto es que no hemos encontrado mucho tiempo para ello ya que hemos estado tocando mucho recientemente. Pero a decir verdad nos encantaría empezar a introducir nuevo material pronto en nuestros repertorios, ya que nos gustaría tocar sets más largos. Hay cosillas ya escritas, pero sin acabar. Para nosotros es fundamental seguir componiendo, incluso cuando la situación no lo permite, ya que creemos que escribir canciones es como ser fluido en un idioma, si no lo practicas lo acabas olvidando.

MÚSICA RELACIONADA

chevron-uptwitterfacebookwhatsapp linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram