Entrevista a Erik Urano: 'He observado un concepto de colectividad que prácticamente nunca había visto'

30 marzo, 2020
Redaccíon: dod Magazine

Erik Urano (2020)

Redacción: Felipe Martínez

Erik Urano está pasando esta cuarentena junto a su pareja y su perro en su casa de Valladolid. Dice que mirar los árboles y un pequeño lago que se ve desde su ventana es una de las pocas cosas que le distraen, además de su trabajo. A la dificultad de atender a jóvenes con capacidades especiales se suma la de tener que organizarse mejor que nunca con esta situación para ayudar en las viviendas tuteladas en las que viven.

Con un LP recién estrenado con Sonido Muchacho en mitad de un futuro incierto, hablamos con Flat Erik sobre actualidad real y ficticia y sobre cómo en Neovalladolor ha ampliado su universo sonoro adentrándose en una paleta de ritmos más amplia.

Entrevista a Erik Urano

 

¿Cómo estás viviendo esta cuarentena como artista?

Pues bien, básicamente hago lo que haría más o menos en este momento si no estuviera la cuarentena: alguna entrevista, contestar algunos correos... Han caído las cosas así, algunas entrevistas que había a lo mejor en Madrid o cosas así las estaba haciendo por teléfono y otras pues ya se harán en otro momento.

 

Pensando un poco en la industria de aquí, teniendo en cuenta que no es tanto un establishment ni mueve tanto dinero como en otros países. ¿Cómo va a salir parada tras esta crisis?

Pues hombre, yo creo que va a afectar bastante. Es un sector que vive muy del día a día o del mes a mes. Sabes, como la mayoría de los autónomos. Encima ahora vienen épocas de festivales. Muchos se están aplazando, pero yo qué sé. Toda la gente cercana que depende de ese dinero para subsistir, pues está jodida, porque se le ha caído bolos, o gente que trabaja de técnico de sonido se le ha caído las cosas a las que ellos iban a trabajar. Gente que había metido dinero para organizar cosas pues se les viene todo abajo. Es una movida bastante cruda, la verdad.

 

Sé que te lo han comentado ya, pero no deja de ser curioso que el disco haya aterrizado en mitad de toda esta situación.

La verdad que hay una situación muy extraña. Para muchos actores era negativa la coincidencia, evidentemente. Pero bueno, ha sido así. Ya estaba toda la maquinaria activada, entonces pues la mantuvimos y al final como que le está dando esa aura al disco o esa especie de mistificación por la situación.

 

El disco sigue tu temática habitual y tiene lugar en Valladolid, tu ciudad natal. Aun así, la situación es extrapolable casi a cualquier otra parte del mundo.

Obviamente cualquier parte del mundo es como una forma de metaforizar. Lo que dices tú, cualquiera en cualquier parte se va a sentir representado, porque da igual que hable de una plaza de aquí, de una fábrica de aquí o de una escuela de aquí, que de cualquier plaza, fábrica o escuela en otra zona.

 

El hecho de que sea Valladolid, que no es una ciudad pequeña, pero tampoco es la típica metrópolis que se presenta siempre en los escenarios distópicos o apocalípticos, hace que se cree una dualidad que permite jugar contra el sistema de otro modo.

Al final también es un poco interesante ese punto de que esto no tiene ese rollo de megaciudad, que puede ser Madrid o una gran capital. Pero bueno, está en ese medio camino. Puede ser una ciudad moderna, por decirlo de alguna manera, que tú vas por el centro y tienes tus cosas, pero luego también está más polarizado que las grandes ciudades. Aquí hay pueblos, hay agricultura, hay un poco esa España vacía, entonces también me parece interesante ese concepto un poco distópico en lugares de tanta dualidad como esto. En ese entorno rural también hay una conexión a Internet y una ventana a ese futuro en el que estamos todos.

 

Vuelves a recurrir a la imagen del gorrión. Con tu balaclava te deslizas a tu antojo dentro y fuera del sistema y conoces todo sobre él.

Al final mi rol artístico viene un poco a ser ese. En mi día a día, como todos, estoy un poco en el fango, luchando en el barro, como todos. Pero yo pienso que al final la expresión artística me da esa capacidad de abstracción, de ver la situación un poco desde arriba o desde fuera para intentar plasmarlo bajo ese prisma un poco de la lógica externa.

 

Puede que aquí no tengas tantas referencias al espacio exterior como en el EP de Balaclava y te centras más en este sistema. Dentro de él no juegas una labor tanto de resistencia sino de vigilancia.

Pues sí que es verdad que al final siempre me gusta un poco abarcar lo trascendente. Lo que está por encima de mí, lo que es el espacio, pero también lo que es la sociedad, lo que es el pensamiento. Al final me mola cabalgar en esos márgenes, digamos. Entonces, claro, es como esa labor de vigilante, de observador de todo lo que ocurre a mi alrededor. Supongo que al final es el plus de mi movida. Que sea conceptualmente ese rol el que juegue.

 

¿Cómo se vence a este sistema?

Pues no sé siquiera si hay una necesidad de hacerlo. Las cosas suelen ser un poco a medio camino entre lo que trabajamos y lo que nos merecemos. Yo pienso que es más mejorar que vencer. Supongo que, pese a todo lo negativo y todas las connotaciones negativas que tiene este sistema, también tiene otras muy positivas. Y el concepto así de sociedad al punto que ha llegado de solidaridad, que son cosas que, aunque no se quieran ver están ahí. Quedan mucho más patente las malas, pero esas están ahí. Entonces tampoco sé si es un factor tanto de vencer, si hay que planteárselo como una especie de victoria, más si no el cambiar las cosas. Veo muy complicado dar la vuelta a algo que pesa tanto o que está en un movimiento tan constante. Y pienso que tienen muchos lados buenos por los que podemos tirar, así que veo más mejorar como ha sido hasta ahora la sociedad que vencerlo. La verdad es que lo veo como algo muy titánico e imposible.

 

Estaba pensando también un poco en el último álbum de Biznaga, que es más bien una confrontación directa con la tecnología y su lado perverso que el intentar sacar también alguna lectura positiva de ella.

No lo he escuchado aún. No tengo coche y no escucho mucha música en casa, así que lo hago cuando me pateo las calles para ir a trabajar. Pero bueno, también es muy importante la tecnología en el punto en el que estamos para todo lo bueno. La gente se cura con tecnología y la gente alcanza un nivel de bienestar con muchas condiciones adversas gracias a la tecnología.

 

El álbum es un álbum conceptual, más bien por la temática o por el sonido, que es un sonido, digamos, unitario. Pero luego cada canción funciona como una unidad propia, son intercambiables entre sí.

Sí, este disco me lo planteé un poco así. Siempre busco ese hilo narrativo y conceptual, en lo estético y en lo musical. Pero sí que es verdad que en este disco tenía claro también hacer una movida directa en cuanto a que cada canción funcionara como un single por separado. Que al unir todas las piezas alcanzara como una movida bastante elevada conceptualmente, pero que por separado funcionara. Sí que es verdad que en un principio este disco me lo planteé como una especie de playlist de esa ciudad del futuro que yo imaginaba, pero bien hilado todo.

 

En cuanto al sonido, se te ha situado muchas veces como uno de los pioneros del Grime en España. Has editado un EP en Breaking Bass, un sello que lleva años explorando esos sonidos y que tiene gente en este campo con la que has trabajado muy a menudo y que más allá del propio sello han tejido redes y han colaborado entre sí para crear cosas muy interesantes.

Totalmente, hay gente como Energy Man & Manul, que es gente con la que trabajo y que lleva unos años haciendo Grime auténtico. Al final lo mío son factores que cojo y destrozo, pues como en el rap y en otras cosas. Ellos son gente que lleva en ese curro toda la vida y que a nosotros ya de chavales nos llegaban cosas suyas y que han pasado por mil cosas, como BSN Posse... Gente a la que conozco de dos o tres proyectos anteriores a los que tienen ahora, peña haciendo cosas muy guapas y muy pispándose de la movida.

 

Tienes esa referencia a la portada del Boy in Da Corner de Deezze Rascal en DE47H, pero además de Grime y el 2-step, el álbum está lleno de beats con ritmos partidos que le dan un montón de velocidad al disco y que empiezan precisamente con este tema.

Sí, excepto el intro y el propio tema que entra en otro tiempo. Luego ya va todo bastante para arriba. Hay Momentos más tranquilos, como Vantablack, pero también hay momentos de rapeos así más acelerados. Entonces el disco sí que tiene todo el rato ese trote acelerado. Es interesante el aspecto de que en DE47H pues pasa del Jungle al Grime, luego tiene movidas así de Footwork... Tampoco sé cómo etiquetar la mayoría de las cosas que se ven ahí, como una especie de estado que te lleva a varias corrientes musicales. Pero todo un poco hilado, siempre con ese medio pie en lo que es el rap, que es lo que yo he hecho siempre.

El Grime es un género muy físico, y aunque por lógica aquí no se puede hacer igual que se hace en Reino Unido, sí habéis sido capaces de encontrar una corriente propia. Aun así, dentro del género siguen saliendo artistas nuevos y goza de una mayor fama mundial. ¿No es el momento de repensar el Grime y hacer de él un género que no exude tanta masculinidad?

Al final, como en todos los géneros, han ido saliendo bastardos, las fronteras se han ido desdibujando... Afortunadamente, y como está pasando con todo, con el Rap, el trap, con lo que quieras, las fronteras se van borrando y van adoptando hijos bastardos y tienes a toda la peña haciendo cosas, ampliando escenas... Afortunadamente hoy en día se va hibridando todo, entonces me parece bastante bonito en ese aspecto. Y lo que dices del Grime, lo primero es que es bastante imposible hacerlo en español por una cuestión de matemáticas y lenguaje. Sabes que el castellano tiene muchísimos menos monosílabos que el inglés y no se llega a conseguir esa soltura en el lenguaje tampoco como para ser un Grime súper estricto. Al final lo que pillo es cierta estética o hasta cierta forma, sabes, y la destrozó la autóctona a mi manera. ¿Sabes lo que te digo?

 

¿Qué escenario crees que nos va a quedar después de todo esto?

Yo creo que prácticamente saldremos todos sin volver a ser los mismos. Aunque es verdad que luego olvidamos muy rápido, pero yo creo que esto ha sido una cura de humildad bastante grande. Pienso que puede venir una época bastante oscura, sumándole una crisis económica que se generará con esto y todo el rollo quizás de vigilancia y seguridad a la que, ahora que estamos más débiles, nos veamos sometidos o incluso la gente lo pida. Pero aun así, yo intento sacar lecturas positivas de todo esto, que creo que las hay. Y desde luego he visto también reacciones y un concepto de colectividad por momentos que prácticamente nunca había visto. Ha sido un poco impuesto, pero es interesante esa cura de humildad que nos da algo que se escapa muchas veces a nuestras posibilidades o que está por encima de nosotros. Y eso que es mucho más pequeña, pero está bien ver esa especie de hostia así en general y darnos cuenta que no podemos controlar todo ni estar por encima de todo.

Podéis escuchar aquí el disco al completo:


MÚSICA RELACIONADA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram