Entrevista a Beth Orton: "Andrew Weatherall me enseñó a abrazar mi propia oscuridad"

[kkstarratings]
2 agosto, 2022
Redacción: Fran González

Beth Orton (2022)

Seis años pueden parecer mucho tiempo, pero son solo una minucia si consideramos todas las aventuras que Beth Orton ha experimentado a lo largo de su trepidante y ajetreada trayectoria. A sus 51 años, la artista nacida en Norfolk y criada en el Este de Londres ha decidido retomar su carrera, puesta en stand-by desde la publicación de su último trabajo en 2016 (Kidsticks), dando así el gran salto a la auto-producción forzada con Weather Alive (Partisan Records, 2022), su particular intento por reconectar con el mundo que le rodea y con una industria que siempre guarda un as despiadado bajo la manga.

Su vida –y los frenéticos devenires que se han sucedido a lo largo de ésta- darían para escribir largo y tendido, pero Orton prefiere plasmar su evolución personal a través de sus canciones, como siempre ha hecho y como ahora sí siente que debe seguir haciendo. Tal y como nos muestra en las diferentes caras de su nuevo LP, la edad y la madurez no te eximen de seguir sufriendo crisis de personalidad, síndromes del impostor o golpes inesperados por un pasado que aún supura, pero la británica, del todo reconvertida en una auténtica superviviente, es capaz de renacer y reinventarse una vez más, enseñándonos a través de ese halo de espiritualidad tan característica que todos estos males adscritos a la naturaleza propia de la vida se sobrellevan mejor con música.

Entrevista a Beth Orton

 

Me imagino que nos llamas desde Reino Unido, ¿cómo estáis lidiando allí con la famosa ola de calor?

Pues lo cierto es que la semana en la que tuvo lugar la famosa ola de calor en Reino Unido a mí me pilló en Estados Unidos, así que no la sufrí tanto.

¿Y qué tal por allí?

Pues también hacía bastante calor, la verdad. Estuve haciendo un concierto acústico muy íntimo con motivo de la presentación del nuevo álbum para la WXPN.

Espero que al menos estés pudiendo descansar estos días, y más considerando que al final de este verano te espera un gran ajetreo con tu nuevo álbum. ¿Cómo está siendo para ti enfrentarte al foco mediático después de seis años? ¿Un poco abrumador?

Para nada, es una pasada estar de vuelta y poder trabajar, especialmente después de haber estado encerrados durante una terrible pandemia. No hay nada mejor para una artista que poder hacer música y que haya gente al otro lado que la escuche.

En estos seis años han pasado muchas cosas. Indudablemente la pandemia es una de ellas, y probablemente la que más haya afectado a los artistas. En tu caso, ¿supuso también un obstáculo para que este álbum acabase viendo la luz?

Bueno, todo ha sido muy incierto durante estos dos últimos años, ya sabes. Nunca hay que dar nada por sentado en esta vida, por supuesto, pero especialmente entre 2020 y 2021 todo parecía más inestable que nunca. Si hay algo que ha hecho que las cosas puedan salir adelante es principalmente el hecho de que hacer música es algo que adoro por encima de todo, y cuando una pasión es tan fuerte, ésta puede contra todo lo que se ponga por delante. Por supuesto, nada de esto sería posible si no existiera el apoyo de esa increíble comunidad que a lo largo de los años se ha formado en torno a mi música y que gracias a su mera presencia y su preocupación por mí hacen que mis proyectos puedan seguir viendo la luz después de tantos años. Es algo por lo que me siento increíblemente afortunada, especialmente considerando que venimos de una etapa tan dura.

¿Se cuela algo de esta caótica realidad que nos ha azuzado en los últimos años en tu disco, o has optado por mantenerte algo alejada de ese ruido exterior y centrarte más en tu historia?

Es imposible haber vivido impermeable a la pandemia, así que supongo que sí, de alguna u otra forma ésta se acaba colando en el disco. Ser madre, y sobre todo cuando tus hijos son tan pequeños como es mi caso, es en sí un acto constante de aislamiento social, así que debo decir que estaba preparada en cierto modo para aquello. Para lo que sí que no estaba preparada era para quedarme sin productor con el que terminar el álbum [risas]. A finales de 2019 estaba a punto de cerrar un acuerdo con una gran discográfica, la cual, con el estallido de la pandemia echó para atrás todos sus compromisos conmigo, así que tuve que armarme de valor y lanzarme a auto-producir yo misma el disco.

¿Era la primera vez que te encargabas de la auto-producción de uno de tus trabajos?

No exactamente. Ya para mi anterior álbum comencé a coquetear con la producción musical y la ingeniería de sonido, así que para este nuevo disco se ha sentido casi como una continuación de aquel trabajo que comencé hace unos años. Poco después decidí instalar un estudio en el jardín de mi casa de Londres, donde retomé el piano, y fue entonces cuando de forma natural éste acabó siendo integrado en el resto del proyecto. Poco a poco fueron apareciendo el resto de piezas del álbum, como ya sabrás. Tom Skinner a la batería, Alabaster DePlume al saxofón, Tom Herbert al bajo…

Algo que regularmente sucede en tus trabajos es que siempre cuentas con una respetable lista de colaboradores. ¿Cómo fue para ti compartir tu universo con ellos?

Cada una de las personas acreditadas en este álbum ha sido increíblemente generosa conmigo. Ellos sabían que yo estaba intentando hacer algo que nunca había hecho antes, y precisamente por eso creo que me han tratado especialmente bien, acompañándome con paciencia y mimo durante el proceso, y dedicándome su atención y su tiempo con un cariño extraordinario.

Si algo nos muestra tu nuevo disco es que la gran pregunta sobre quiénes somos realmente puede seguir acompañándonos durante mucho tiempo. ¿Cómo fue para ti enfrentarte a tu propia crisis de identidad y qué clase de cosas hay en esta vida que te hacen reconectar con tu yo auténtico?

Esa es fácil… La música, sin duda. Lo que comentas sobre las crisis de personalidad es algo relativamente nuevo en mi vida, y se comenzó a pronunciar de más a partir de ser madre por vez primera. Cuando te conviertes en madre parece que estés obligada a comportarte como una madre, pero yo no tenía muy claro cómo actuaba una. Tan solo intentaba que mis hijos no experimentasen las mismas cosas horribles que yo viví en mi infancia. Nunca he sabido cómo se comporta una madre. Mis referentes eran nulos, así que todo se planteaba para mí como una aventura de lo más confusa y complicada. La maternidad es una experiencia del todo abrumadora que pone patas arriba tu mundo, un viaje para el que nadie está realmente preparado. He hecho muchas cosas a lo largo de mi vida que han conformado mi identidad, pero a medida que envejezco soy cada vez más consciente de que mi personalidad también tiene que madurar con respecto a mi edad. Mi salud es bastante delicada, por ejemplo, así que tengo que tener especial cuidado con eso. Ya no puedo beber como solía, ya no puedo comer como solía, ya no puedo ni siquiera follar como solía. Llega un momento en el que ganas conciencia de todo ello y, lejos de que tu identidad desaparezca, simplemente asumes que tienes que desarrollarla en otras direcciones. Y nuevamente, como decía al principio de la respuesta, la música es uno de esos motores, una de esas constantes en la vida, que te hacen redirigirte hacia esas diferentes etapas vitales con cierta elegancia y dignidad.

En ‘Lonely’, por ejemplo, hablas de esa contradicción entre ser una mujer entregada a su pasión y al mismo tiempo seguir ejerciendo de madre. ¿Crees que algún día superaremos esa losa que en ocasiones obliga a las mujeres a tener que elegir?

Es un gran pregunta, y así lo espero, pero no me muestro muy optimista al respecto. El hecho de que nos planteemos esta pregunta demuestra que aún estamos lejos de conseguirlo y normalizarlo. ¿Por qué elegir? ¿Por qué ni tan siquiera plantearnos que debemos elegir? Es una pena, algo muy frustrante que espero que las generaciones venideras puedan superar algún día.

Creo que precisamente en ‘Forever Young’ de alguna manera también haces una gran labor por subvertir ciertos estereotipos asociados a las mujeres. Desde tu punto de vista, ¿crees que las artistas femeninas actualmente han dejado de tener que enfrentarse, por suerte, a ciertas lacras que desafortunadamente tuvisteis que ver y vivir artistas de tu generación?

Desgraciadamente, me temo que no. La industria musical está repleta de hombres, es un universo muy masculino, pasan los años y continúa siéndolo. Los despachos, los estudios de grabación… continúan siendo sus espacios, y no tengo muy claro por qué. En fin, tengo mis teorías, por supuesto, pero no entiendo a qué se debe esta dominación masculina dentro de la industria musical, y creo que aún nos faltan muchos años para que eso cambie.

Quizás no está en tu lista de prioridades, pero considerando todas las cosas que has vivido a lo largo de tu trayectoria, ¿te planteas escribir un libro?

Me has leído la mente. Por supuesto que me lo planteo. Es uno de mis proyectos pendientes. Creo que a través de un libro sería la manera idónea para expresar qué supone, desde mi punto de vista, ser una mujer a día de hoy, ya no solo dentro de la industria musical como hablábamos antes, sino en general. Así que realmente espero encontrar el momento idóneo para hacerlo.

Antes hemos recordado algunos de tus colaboradores actuales, pero ahora nos es imposible no mencionar al desaparecido Andrew Weatherall, quien desde luego estuvo fuertemente vinculado a tu música durante su vida. ¿Cómo fue para ti lidiar con su fallecimiento y hasta qué punto dirías que ha influido en este nuevo trabajo?

Cuando Andrew falleció, como tantos otros admiradores suyos, me vi obligada a revisitar su música, sus mixtapes, las mixtapes que otra gente hizo con su trabajo… y me empapé de todos los recuerdos que nos unían. Su manera de producir era única, me daba el espacio que necesitaba, me invitaba a explorar sin miedo y a ir más allá. De alguna manera, durante todo el proceso de grabación de este nuevo álbum siempre me sorprendía a mí misma preguntándome qué haría él en mi lugar. Y si algo me enseñó Andrew es que debía aprender a abrazar mi propia oscuridad, así que eso traté de hacer en ‘Weather Alive’, intentar dibujar paisajes con texturas diversas a partir de una pluralidad emocional oscura y honesta. Pero fue muy duro, porque cada vez que trataba de darle sentido a mis pensamientos solía pensar: “Joder, estoy intentado recrear mi forma de trabajar con Andrew, pero Andrew no está y esto no está siendo lo mismo”. De algún modo, su esencia está impresa en el álbum en tanto en cuanto hay valentía y ganas por explorar nuevos caminos, y eso es sin duda fruto de mi tiempo junto a Andrew.

¿Qué crees que opinaría la artista que nos dio ‘Trailer Park’ o ‘Central Reservation’ si supiera que en pleno 2022 seguiría haciendo música?

Pensaría que le estás tomando el pelo, sinceramente [risas]. En serio, no se lo creería. De ninguna manera. De todos modos, mirar al pasado me sigue conmoviendo demasiado, y he acabado optando por vivir en el presente tanto como pueda. Creo que es la única manera inteligente de sobrevivir en esta vida.

MÚSICA RELACIONADA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram