Entrevista a Belako: 'buscamos encontrar nuestro camino en un sonido que nos llene'

13 junio, 2020
Redaccíon: dod Magazine

Belako (2020)

Ya en las primeras fases de desescalada, pero con las consecuencias del covid en la música que parece ser que van para largo, hablamos con Lander, batería de Belako. Su tercer disco Plastic Drama tenía que haber salido ya, pero con la emergencia sanitaria decidieron posponerlo hasta el 28 de agosto. Hablamos con una de sus miembros sobre esto pero también sobre aquello, con la necesidad de desahogo pero también de airearse.

Entrevista a Belako

 

Primera pregunta super poco típica, va. ¿Cómo os ha afectado a vosotros el confinamiento? Debéis ser de los grupos más jodidas de España, teniendo en cuenta que habéis tenido que suspender vuestro lanzamiento, gira organizada… Vosotras habíais cerrado ya muchas cosas, como un tour internacional. Me ha sorprendido que el disco se aplace hasta finales de agosto, ya que otros grupos lo lanzan ahora. Desde fuera parece que lo habéis vivido un poco mal. Que os ha costado un poco tomar ciertas decisiones.

Yo no sé si somos el grupo que más lo ha pasado mal o más jodido hemos estado porque no sé la realidad del resto de casos. De hecho, creo que en nuestro caso creo que aunque jodidas nos hacéis bastante caso en la comunicación. En ese sentido sería injusto quejarnos demasiado porque aunque aplazamos disco la gente se entera, habrá grupos más jodidos que son los que les cuesta más vivir de la música. Si es que viven de ello, claro.

Con todo eso, la verdad no te voy a negar que esta movida nos ha jodido un huevo. Todo esto empezó cuando estábamos en Nueva York, porque teníamos una gira por EEUU. Y bueno, los conciertos se iban cayendo, y al final fuimos para dos días, para tomar unas birras y hacer un concierto de diez, que daba sentido al viaje. Porque se cayeron diez conciertos de esa gira y los bolos del verano, y allí íbamos viendo que el coronavirus no era lo que esperábamos. Que las consecuencias iban a ser peor y que esto iba para el arrastre, que es como no tener conciertos hasta el 2021 que es lo que parece que será. Si a esto le sumas el atraso del disco, ya era para pegarse un tiro; teníamos un lanzamiento bastante ambicioso, internacional, allí dónde tocamos. Y estando las cosas como están, con distribuidoras y casas de discos cerradas, nadie nos aseguraba que el disco iba a salir bien. Porque salir podía salir, pero no con un lanzamiento como dios manda. Entonces nos tuvimos que dividir: por un lado queríamos dar valor a lo que hemos estado hecho año y medio, y por otro la ansiedad que da querer sacar unos temas y que la gente los escuche. Hemos hecho una mezcla, saldrá el 28 de agosto y quien lo compre en preorder le llegará en exclusiva. Lo que hemos hecho para amansar a la gente y a nosotras mismas hemos ido sacando los viernes de singles, para hacer una mezcla entre lanzamiento guay y quitarnos las ganas de sacarlos ya.

 

No sé cuántos sencillos esperabais sacar, pero al final han resultado seis. Y con todo el tema del videoclip. Sois un grupo que busca una atmósfera determinada, una coherencia estética con todo el proyecto, que tiene una faceta muy audiovisual. Sorprende ver ahora unos videoclips que solo son singles. O incluso el de Truce, con material de archivo, que es brutal, pero que se nota que habéis tenido que adaptaros también a eso.

Es innegable que nos hemos sumado a todo lo que han hecho los grupos. Que ya me dirás, pero parece ser que hemos tenido una sobrecarga de contenido a nivel de canciones, vídeos, series adelantadas, festivales en streaming… Han salido muchísimas cosas por debajo de las piedras. Yo no seré quien condene estas iniciativas que son un poco una salida a la desesperada. Pero quien sigue a Belako sabe que no somos un grupo especialmente de redes sociales y de repente ahora nos hemos sumado por un rollo de perdidas al río, porque tenemos que mantener un poco viva la llama del disco.

Los primeros singles tuvieron una recepción brutal. Pero vosotros habéis aplazado muchísimo el disco. Hinds o Mujeres, por ejemplo, no lo han aplazado tanto, ya lo han sacado. Pero vosotros hasta el 28 de agosto nada.

Sí, es mucho tiempo. Da palo decirle a la gente cógete el disco en preorder pero te va a llegar de aquí a tres meses. Por eso hemos hecho un pack con una camiseta, un póster firmado por las cuatro… Algo para la gente más cuidado. Pero contestando a tu pregunta es eso, nos tuvimos que adaptar. Lo normal es dos, tres, cuatro singles, y ahora nos hemos encontrado que hemos lanzado seis adelantos. Es un marrón porque no sabes qué hacer, porque la gente te pide y tú no quieres regalarlos, pero después el equipo de promo de UK te dice que oye, que esto se está quedando frío, que por qué no sacamos otro tema. Entonces ya es un rollo de hacer una media tinta, que la gente esté contenta y nosotras contentas, que el sello y la gente que se encarga del lanzamiento también…. Pero creo que la cosa que hemos conseguido no creo que estemos ofendiendo a nadie y, sobre todo, a nosotras mismas. Disco pospuesto, gira pospuesta, lo que quieras… pero estamos vivas, estamos sanas, nuestras familias también. Y lo digo para que veas que hemos llegado a relativizar. Y además que estamos super contentos porque la gente se ha animado mucho a comprarnos el preorder.

 

Sí, seguramente porque la gente con esto del confinamiento ya no piensa tanto a la larga.

Yo creo que estamos viviendo al día y pensando en la fase del próximo lunes, si voy a poder estar con 11 personas o no… La gente entiende que la música y este sector también se está adaptando. Y en la línea que me preguntabas por el videoclip de Truce; Truce, por ejemplo, no iba a ser single.

 

¿Pero cómo teníais esas imágenes? Son imágenes pensadas para un videoclip.

Sí, de hecho iban a ser un videoclip. Grabamos esas imágenes en diciembre, porque las barracas son las de Bilbao. Las grabamos para aprovechar que teníamos esas barracas y que estábamos las cuatro sin estar en este rollo cabreadas ni post punk. Cuando estábamos en cuarentena nos acordamos de ellas y pensamos que quedaba de puta madre con Truce. Y al final, de seis adelantos, hemos podido sacar tres videoclips y tres lyric videos para acompañar un poco la canción.

 

Cuéntame lo de conciertos en autocines. Y cómo surgió lo del documental, si es la voluntad de retratar una gira o cómo es Belako en esta situación de postcovid. Me descuadra un poco porque sois prácticamente el único grupo de aquí que ha ofrecido algo como esto, de una radical adaptación.

A mucha gente le ha podido extrañar por eso, porque en Belako somos muy románticas. Nos gustan los formatos físicos, nos gustan los conciertos en salas, disfrutamos con la gente cerca, no éramos un grupo de redes sociales hasta esto… Pero es un tema de prioridades y de que Belako, aunque por fuera parezca que estamos nadando en dólares, necesitamos vivir de la música. Que vivir de la música significa vivir de la música en directo, que en Belako de nueve años que llevamos solo hace dos. La gente piensa que estás haciendo una gira en no sé cuántos países y la gente se piensa que sois U2.

En esa situación y viendo que los conciertos no volvían hasta 2021... dijimos mira, nos vamos a dejar de ostias y hacer conciertos como la ley nos lo permita. Porque tenemos mucha ansia y mucho mono de tocar y a la vez es una forma de darle a la gente aquello que nos pide. Una forma curiosa, no digo que mejor pero sí curiosa. A mi no me gusta hablar de nueva normalidad porque es el momento en el que estamos, y a la gente que dice que esto no es música le diría que tenemos que comer y que los músicos también nos estamos adaptando, como otro tipo de profesionales.

Por otro lado, el espectáculo que estamos preparando es muy digno. Aunque sea una imagen de autocine, que algunos hemos visto en los telediarios con el formato macro, la gente tiene en mente una idea muy distinta de lo que vamos a proponer. Va a haber sonido directo, sonido exterior; va a haber terraza, se podrá ir en bicicleta, en coche o en transporte público. La gente va a poder salir del coche y ponerse una silla y tomarse algo…; va a haber un equipo de música tochísimo. Y luego está, para quién le guste más ese rollo cinéfilo o más cercano al mundo de los autocines, va a poder escuchar el concierto en la radio de su coche como detalle. Algo diferente como forma de adaptarse.

Sí, supongo que las críticas a este nuevo formato vienen de la idea romántica de que la música o los artistas no necesitan hacer cesiones como profesionales para poder comer.

Es que no es tanto por adaptarnos sino que presentar Plastic Drama en medio de esta situación con una pantallaca enorme es algo que no hubiésemos hecho nunca sino es por esta situación. En los festivales, los grupos tocan encima de un camión o de un stand de mierda y no protesta nadie. Y te lo digo yo que soy amante de los conciertos en sala, y que en Belako decimos que tocamos en festivales para atraer a gente que nos vaya a ver en salas. Esto va a ser como un festival curioso.

 

No lo había pensado hasta ahora pero es super metafórico que presentéis Plastic Drama en estas condiciones, un disco que tiene que ver mucho con la alienación, la soledad, la esquizofrenia social... Es bonito que la presentación sea así.

No sé si es bonito pero al menos curioso y casa mucho con lo que queremos contar del disco. Unido a eso, el documental por el que me preguntabas también. En esta situación, como vamos a hacer semejante marcianada, pensamos que esto había que grabarlo porque de aquí a equis años fliparemos en colores con lo que están siendo los conciertos en estos meses. Ahora es novedad, pero hasta 2021 no van a volver lo que significa que cada vez vamos a ver más conciertos en autocines, en espacios con distancias… El siguiente nivel de los conciertos en streaming que tanto hemos visto en estos meses.

 

Entiendo que el documental es algo testimonial. ¿Pensáis publicarlo dentro de poco o es más bien una cosa para vosotros, o para que salga a la luz de aquí unos años?

No lo tenemos muy claro. Estamos con Koldo Serra, tenemos una relación de amor con él; él se considera fan de Belako y nosotros de él. Nos metió en La Casa de Papel que para nosotros fue súper guay. Hemos cogido a un tío que es fan de nuestro trabajo y al revés. ¿Qué formato le daremos, qué medios para verlo? La verdad es que no lo sé.

 

¿Pero sabéis si será un lanzamiento accesible para todos? ¿O eso tampoco?

Creo que lo usaremos para apoyar la salida del disco. No sé si saldrá en agosto o más tarde, pero si que queremos que tenga difusión y que cuente la historia desde el punto de vista de un grupo. No dejan de ser tres conciertos aislados y una vez se acaben volveremos al panorama negro y al panorama de los conciertos en streaming, que no están mal pero que son lo que son. Lo tenemos que ir viendo porque también algunos festivales en septiembre u octubre no han cancelado, y tenemos que ir viendo poco a poco como la realidad supera la ficción.

¿Pero tan negro lo ves? ¿Tan seguro estás que esto de los conciertos será así hasta 2021?

Yo creo que sí. Que hasta 2021 no vamos a poder juntarnos en una sala y sudar y ver a dos palmos un batería o una guitarra.

 

Pero por ejemplo Cruïlla ya hace el formato XXS.

Al final todo se va a reducir en esos formatos diferentes. No sé cómo lo hace Cruïlla concretamente pero entiendo que será en un formato marco sin serlo. En vez de entradas a 20.000 o 30.000 personas, vas a meter a 500 porque es lo que te deja la ley. Pero bueno, a adaptarse, somos muchos los grupos que vivimos del directo y es normal subirse al carro. No queda otra.

 

Me sorprende que otros grupos de música no se hayan sumado a vuestro formato de autocine, teniendo contactos con discográficas o promotoras con las que pueden contemplar este tipo de opción.

A mi también me extraña. Y si que estoy viendo otras programaciones como las del Cruilla, que es lo que va a salvar la industria. Que no solo somos músicos sino técnicos, producción. Y medios de comunicación, que necesitáis actividades culturales para informar de algo a la gente. Respeto al que no quiere hacer nada y prefiere quedarse en casa pero no es nuestro caso, sobre todo porque Belako vivimos mes a mes. Llega un punto en el que dices no es para sobrevivir sino para que el disco que vamos a sacar se vea impulsado por unos conciertos. La formula disco-gira-disco-gira que siempre ha funcionado sigue así, aunque nunca son los discos los que se venden, cosa que siempre me ha hecho un poco de gracia.

 

Hablando de Plastic Drama. Habláis mucho del tiempo que habéis estado detrás trabajandolo. ¿Consideráis que es vuestro disco más ambicioso? Quizá, para mí, no hay tanta diferencia con el anterior aunque sí que su sonido es mucho más evolucionado. Sobre todo la sensación que tengo es que es muy justo con el concepto que ofrece; quizá antes veíamos más una violencia más explícita, más evidente, y ahora es como un intento de retratar una crisi identitaria sin una formula ordenada, simplemente con la voluntad de exponerla. Todo eso con un matiz y una sofisticación muy aguda.

Realmente la lectura que has hecho del disco es fantástica. Normalmente para estas cosas es un poco marrón, porque a veces es difícil saber lo que ha querido dar a entender el grupo. Cuanto al sonido, toda la razón: es un disco que sigue una evolución con el Render Me Numb, Trivial Violence sobre todo porque la forma de grabar es la misma. Plastic Drama está grabado en cinta, de una forma totalmente analógica, con Iñigo Irazoki que en su día fue nuestro técnico de sonido. Lo que intentamos no es sonar no a nada, porque no estamos inventando nada, pero no al menos a un típico sonido o producción de grupos de aquí locales. Del famoso indie español donde no paran de meternos.

Buscamos encontrar nuestro camino en un sonido que nos llene; la fórmula de grabar con cinta que probamos en Render Me Numb, Trivial Violence nos funcionó y ahora hemos querido repetirla. Con la diferencia que en el anterior disco había matices electrónicos, digitales e incluso una canción grabada con el móvil… Esta vez es todo más directo: todo grabado en cinta. Tiene más ese rollo orgánico, y la gran diferencia con el Render Me Numb… es que éste último yo lo veo como un viaje sonoro, como un viaje conceptual. Que es un disco que tienes que escucharlo en orden para entender todo su significado, que hace referencia a las violencias explícitas o implícitas. Plastic Drama pretende ser mucho más directo: las cosas son las que son, no hay temas de transición, nada en móvil.

Más sintético.

Sí. Es más corto, más corto que el Hamen también, que eran discos más bien largos; diez temas que van a lo que van. Todos los temas tienen su concepto, el qual se entiende individualmente, y si los juntas completan el significado global. Que si vas a la referencia de nombre del disco, Plastic Drama, tienen que ver con los dramas que realmente no son dramas sino cosas en tu cabeza, proponiendo al final el ejercicio de relativizar un poco. Que es como una conexión con la situación que vivimos actualmente: darte cuenta que estás en la mierda pero hay gente hundidísima total en la mierda, un montón de casos y situaciones que no conocemos que están sufriendo una situación malísima. Y ya como segundas está el tema el del plástico, el drama que vivimos actualmente con la contaminación y que parece que no va a cesar ni aún ahora con la pandemia. Porque cuando acabe esto volveremos a consumir plástico hasta para comprarte una manzana.

Yo también la sensación que tengo de este disco es la imposibilidad de conciliar con el entorno. Desde las cosas más profundas hasta los estratos más superficiales. Como si fuera difícil conseguir una estabilidad. Pero respecto al sonido, aunque si que es más sintético, también es mucho más melódico. Una batería más agresiva, cambios bruscos de ritmo, mucha alternancia… Que recuerda incluso a un parque de atracciones, con una esquizofrenia de una melodía alegre cantando un drama.

Nos gusta jugar con eso. Nos gusta juntar diversos conceptos con diversos sonidos o melodías. O diversos estilos. Truce es una canción, hablando técnicamente, es un vals; una canción en 3x4. Y eso es algo característico de nuestros discos: cada canción es de una madre y de un padre. Y en ese sentido encontramos un vals, que no es un vals ordinario sino un vals rockizado, que suena con bastante grano y bastante orgánico. Desetiquetándolas de alguna forma, el vals que no es el vals, el vals que no habla de amor sino que desmitifica el concepto romántico que nos ha vendido sobre él. O por ejemplo en Craft, que empieza y ya es estribillo, para luego acabar con una hostia en la cara con un rollo hip hop, con la cinta bajándola ya de repente y poniéndola como más lenta. Son detalles que nos gusta hacer porque realmente no creo que las melodías sean demasiado increíbles, que están bien pero que añadiendo estas cosas les hacemos sumar valor; tampoco son melodías que te esperas que tendrán esos cambios en la primera escucha pero a partir de la segunda o la tercera son muy asimilables y ya no concibes la canción de otra forma. Y jugar con nosotras mismas y con ese efecto con la gente nos mucho.

 

Sí, el efecto “joder, qué cabrones, como lo han reconducido”.

Nos gusta esta idea porque insisto, nuestra música es fácil. No estamos haciendo un free jazz contemporáneo de 6x8.

 

Bueno no serán fáciles pero tampoco es un grupo contemporáneo como los demás. Belako te puede gustar o no pero no puedes negar que su música no tenga mucha personalidad. Yo a día de hoy no he encontrado ningún grupo nacional con el que compararos.

No sabes lo que te agradezco eso porque es lo que intentamos. Creemos que lo más importante aquí es hacer nuestro camino desmarcando. Si no es por mensaje, por estilo, por mezclarlos, por actitud. Pero que no sea algo que ya se haya visto. Esa es como nuestra obsesión.

 

También su sonido me recuerda mucho a la new wave de los 90. Universo My Bloody Valentine, retrógado, atmosférico. En España nos ha comido mucho el indie y ahora el garage, pero este sonido noventero sofisticado no lo veo mucho.

Me da la sensación que hoy en día los grupos forman su sonido y su mensaje en base a lo que ya funciona, buscando funcionar de primeras. En ese sentido, en el indie español nos meten a un montón de grupos de música que poco tenemos que ver con los grandes del indie español, de los dinosaurios sin ser despectivos.  No solo Belako sino gente joven planteando cosas diferentes, pero que acabamos en el mismo saco que otros. El significado de indie de independiente se ha mezclado un poco.

 

Sí, el indie ya no obedece a un significado de original, que es de lo alternativo, sino a un estilo de música muy determinado. De hecho ahora es antagónico a lo underground con festivales de indie de 200.000 personas.

Se han cogido las bandas con alma independiente, que ya no lo son tanto, pero que por acumulación de grupos de estilo parecido en España se ha convertido en un género. Los grupos de pop, porque muchos grupos en indie en España hacen pop, ya no hacen un estilo tan alternativo y eclipsan a otros mucho más alternativos como el reggae que no tienen cabida en ese género ni en los festivales. Y luego está ya la vertiente internacional en festivales como PS o BBK, donde mezclan el concepto de indie de España con el de otros países. Y te das cuenta de lo lejos que están.

 

Sí, además se ha vuelto en una política. Forma de vestir, de hacer...

Me da la sensación que en otros países tienen más claro el concepto de indie, y pueden ser consideradas como indie bandas más alternativas. No hay tanta mezcla como aquí en España, que los grupos que mandan aquí son grupos de carácter muy fijo que pueden estar perfectamente en Warner o Sony. ¿Más alternativos que el reggaeton? Vale, pero ¿qué no hay más alternativo que el reggaeton? Por otro lado, en Belako siempre hemos abogado por la autogestión pero es verdad que en los últimos años hemos tenido que delegar. Sí que es verdad que siempre está presente nuestro sello Belako Records, pero en este último estamos también como BMG, un sello importante. Es una especie de autogestión delegada. Pero claro, ¿qué va a decir un grupo que si realmente es independiente cuando está con otros grupos que están con Universal o con el concepto que tenemos nosotras? Es la manía de algunos medios de comunicación de etiquetar a todo, y por eso metemos en un saco música y actitudes tan diferentes.

 

Ya para cerrar. ¿Habéis tenido algunos referentes para la composición Plastic Drama? Aunque sea para inspiraros y que luego no tenga nada que ver. A modo de recuerdo.

Es indudable nuestra amalgama de influencias. Es loquísimo, de ahí nuestra necesidad de no ser eclécticas y coger estilos y desvirtuarlos. En este disco ha habido algunas que hemos tenido muy fuertes, como los Flaming Lips. Es un grupo que ha tenido muchas caras: una más electrónica, otra más sucia… Y a nivel de producción nos interesa mucho lo que plantean porque cada disco también es de su madre, tiene una historia diferente, un trabajo diferente, y en ese sentido nos sentimos identificadas con ellos porque Belako cada disco nos lo tomamos como un aprendizaje. Los Strokes, de los que nos consideramos super fan y creo que Josu a la hora de empezar a bocetar las canciones piensa en ellos. Creo que Julián Casablanca es el Bowie del siglo XXI. También de los Beatles. Y de otras influencias también hay el post punk que se nos ha encasillado, somos fans de Joy Division, de The Cure… Triángulo de Amor Bizarro creo que también tienen ese punto dark y que juegan como nosotras con dinámicas, partes más conceptuales y otras más de ruido. En Belako nos gusta lo sucio, nos gusta Nirvana, pero también nos gusta lo melódico y lo alegre. Hemos bebido tanto música de pequeñas que al final es eso lo que nos da la riqueza compositiva, pasando de llorar al tema más happy y poppy. Y a nosotras nos vale.

 

 

Festivales, grupos y discos de la notícia

MÚSICA RELACIONADA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram