dod letter

Entrevista a Arima: 'Es genial comprobar que se apuesta por música en otras lenguas, más allá de estilos y géneros'

[kkstarratings]
Arima - Paule Bilbao (2023)
Foto: Eneko Pérez Arnaiz

 

Salir de la oscuridad del mar para sentir los rayos de sol en la piel. Así es como los componentes de Arima han querido introducir sus nuevas cuatro canciones en formato epé. Un soplo de aire dentro de la crudeza con el que Paule Bilbao, Gontzal Bilbao, Josu González y Josu Palacios se consagran como uno de los nombres estandarte del shoegaze made in Euskal Herria que desde ya debemos tener apuntado en nuestros particulares radares.

Con Beldurrez Beste Egitean (2023) los miembros de esta banda vizcaína ponen fin a un viaje que iniciaron en 2019 con su primer EP, Metamorphorsis. Un trayecto de agitadas curvas, oscuras rectas y perversos volantazos, que ahora concluye en un esperanzador capítulo que deja abiertas las puertas a un futuro repleto de incógnitas ilusionantes. Sobre esta evolutiva progresión y la correspondiente proyección de Arima, ha querido charlar con nosotros su vocalista y pieza central, Paule Bilbao.

Entrevista a Arima

 

Según parece, con ‘Beldurrez Beste Egitean’ culmináis una trilogía de epés que se siente casi como un viaje. ¿Cuál diríais que es la principal diferencia entre éste y vuestros dos anteriores trabajos?

Diría que este disco ha sido nuestro trabajo más honesto, ya no solo en cuanto a nivel técnico y musical, sino también en cuanto a la composición de letras, las cuales ahora también demuestran una transición más real en nuestro estilo. Hemos compuesto sus canciones atendiendo a lo que éstas demandaban y necesitaban, por ello diría que son quizás las más directas que hemos hecho nunca y aquellas que conectan de forma más explícita con aquello que queríamos transmitir. Menos florituras y menos pirotecnia. Hemos querido ir al grano, a la esencia.

A juzgar por algunos de los títulos de vuestras canciones y algunas letras, daría la sensación de que éste podría ser vuestro trabajo más positivo. ¿Estáis de acuerdo?

No estoy segura del todo, la verdad. Es cierto que nuestra última canción, ‘Jarraitzea Erabaki Nuen’, tiene una frase un poco más esperanzadora al final, pero no necesariamente guía el tono general del álbum. En sí, lo que pretendíamos con ‘Beldurrez Beste Egitean’ era convertir el disco en una carta de despedida a una ciudad y agrupar en ella todo lo que ésta ha podido aportarnos a lo largo una etapa determinada. Es un duelo, y después de un duelo siempre hay una fase diferente, pero ésta no tiene porque ser ni mejor ni peor.

En la banda también ha habido cambios, según hemos visto. Ahora sois un miembro más.

Así es, Josu ha entrado ahora como segundo guitarrista, especialmente para los conciertos que tuvimos en noviembre, aunque el proceso de grabación ha sido el mismo que hemos seguido en los anteriores EPs y ha recaído más sobre el resto de miembros. No obstante, y precisamente lo hablaba con Txap no hace mucho, que el hecho de haber integrado un guitarrista más en nuestros directos nos ha permitido conformar un espectro sonoro más nítido y crudo que, sin lugar a dudas, se asemeja mucho más a aquello que perseguíamos obtener desde un inicio.

Txap, de Lisabö, quien ha estado presente en la producción de vuestros tres trabajos.

Sí, es casi un miembro más… Txap llegó a nosotros gracias a mi padre y a la conexión entre Ama Say y él. Yo también había sido muy fan de Lisabö tiempo atrás y dadas las referencias que conformaban Arima, tener a Txap en la producción era sumar dos y dos. Me gusta mucho la forma tan orgánica que tiene de producir y siempre he creído que él era la persona más idónea y adecuada para materializar nuestras ideas. Confiamos mucho en Txap y todo lo que él aporta siempre es para mejorar.

Algo que destaca de vuestro sonido es esa vuelta a ciertos sonidos noventeros, ¿se mantiene en ‘Beldurrez Beste Egitean’?

Precisamente para este disco no hemos echado mano de nuestros referentes más noventeros y clásicos, sino más bien todo lo contrario. En general, la elección de nuestro sonido nunca es llevada a cabo de una forma consciente, sino que construimos aquello con lo que nos identificamos en base a lo que queremos transmitir. Pero sí, supongo que hay un deje ahí que hace imposible evitar que, a la hora de componer, salgan a flote aquellos referentes que siempre han estado presentes en tu bagaje musical, claro.

Antes hablabas de que el tema principal del disco es un duelo con una ciudad. Donostia, ¿no?

Sí, así es. Fueron cuatro años los que estuve allí estudiando y bueno, fue como encontrarme conmigo misma a través de la propia ciudad y de las personas que la componen. En el interior del disco, de hecho, se puede encontrar una carta en la que hablo sobre mi deseo de volver a Donostia en algún momento de mi vida. En cuanto a la forma en la que ésta está presente en las canciones, diría que el peso de la ciudad ha influido desde el plano más geográfico y físico hasta en las múltiples sensaciones y vivencias que he obtenido allí.

Hablando de los temas del disco, ¿qué supuso para ti incluir a tu abuela Pili en el videoclip de ‘Kea Eta Larruak’?

Fue algo de lo más especial, sin duda. Con ella tengo una relación muy cercana y consideré que era un regalo para las dos compartir este momento a través de una canción. El tema habla, desde un plano intergeneracional, sobre dos tipos de relaciones distintas, una más romántica y otra más familiar, y en todo momento pretendo honrar a esa herencia genética pero también intelectual que me ha dejado mi abuela.

Si hablamos de involucrar a la familia en Arima, el hecho de que tu padre, Gontzal, sea el batería de la banda se lleva la palma.

Bueno, él siempre ha estado involucrado en la música desde bien joven, primero con su banda Ama Say, y posteriormente con otros proyectos. Mi tío también, y por ello, la música siempre ha estado presente en mi casa. Ensayaban en un local que teníamos, y también comencé a hacer mis pinitos ahí y a experimentar. Al final mi padre ha sido parte de este proceso tanto a nivel musical como personal y por eso se sentía natural el hecho de involucrarle de forma oficial. Llegará un momento en el que, irremediablemente, tendremos que tomar caminos distintos, pero a día de hoy disfrutamos mucho compartiendo esta experiencia de forma conjunta.

Hablando de futuro, ¿os veis con ganas de plantearos un LP a largo plazo?

Pues es algo en lo que precisamente he estado pensando mucho estos días, al hilo de haber lanzado recientemente el último EP. Pero quizás el formato EP es el más adecuado para este proyecto y para la forma en la que yo misma puedo gestionar Arima en este momento. El segundo EP tenía seis canciones que, según lo mires, puede ser considerado también un disco corto, pero en general me gusta trabajar en este formato en el que cada cosa que lanzamos se siente como un pequeño cuento.

¿Y el futuro de la escena en euskera?

Pues cada vez lo veo mejor. Hay propuestas más interesantes y desde aquí se siente que se están abriendo poco a poco los caminos y las oportunidades para que otros proyectos más minoritarios también tengan acceso y se rompan fronteras. Es genial comprobar que se apuesta por música en otras lenguas, más allá de estilos y géneros.

MÚSICA RELACIONADA

chevron-uptwitterfacebookwhatsapp linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram