dod letter

Entrevista a Anna Prior: "Gracias a este EP he aprendido que mi vida no acaba en Metronomy"

[kkstarratings]
Anna Prior (2024)
Foto: Facebook Anna Prior

Hasta ahora tan solo asociábamos su nombre al de su banda madre, pero incluso sepultada por el resto de los componentes de la misma, Anna Prior siempre ha brillado con luz propia. A la batería de Metronomy hacía tiempo que le picaba el gusanillo de querer jugar sus cartas en solitario, y con los avales de haberla visto ya detrás de los platos con fluidez y asiduidad, así como de haber disfrutado de sus remezclas a otros artistas, la británica ha decidido formalizar su trayectoria con Almost Love, un EP de siete canciones que firma bajo el sello House Anxiety y que supone su primer trabajo oficial con nombre y apellidos.

Aunque nos confiesa todavía no sentirse segura de qué vida futura quiere darle a sus canciones, los temas de Almost Love suponen la perfecta síntesis de todas las emociones que se pueden llegar a acumular durante una noche sobre la pista de baile. Desde la euforia y el desenfreno, hasta el miedo, el vacío o la soledad, Prior captura con sus beats y sus cadencias en siete piezas los tempos de la noche y nos recuerda el siempre potable estado de salud de la escena electrónica de su país. Charlamos con la propia artista con el fin de conocer más sobre el proceso de creación de su nuevo trabajo, de cómo ha sido crecer musicalmente al margen de la estela de su banda y la proyección que le gustaría darle a su propuesta en los próximos meses.

Entrevista a Anna Prior

 

¿Cuándo comenzaste a trabajar en un proyecto por cuenta propia, Anna?

Bueno, comencé a hacer cosas al margen de Metronomy en el mismo momento en el que nos dio a todos por empezar a hacer proyectos nuevos. Es decir, durante la pandemia [risas]. Supongo que alrededor de marzo o abril de 2020, ya sabes. Desde antes ya tenía amigos que me habían animado a hacer cosas por cuenta propia, lo cual siempre me había atraído, pero por cuestiones de tiempo me había sido imposible hasta ese momento. El confinamiento supuso una gran excusa para poder reencontrarme con ciertos proyectos pendientes.

El confinamiento supuso una gran excusa para poder reencontrarme con ciertos proyectos pendientes

¿Y en qué momento decidiste que tu proyecto por cuenta propia sería una propuesta electrónica?

La verdad es que nunca hubo un propósito concreto ni una idea fija de lo que quería hacer como tal. Solo había dos cosas que tenía muy claras. La primera era que no tenía límites creativos y la segunda que tampoco contaba con instrumentos acústicos para poder llevar a cabo mis ideas. Así que supongo que la electrónica fue la solución más cómoda para mí en ese momento. Solo tenía conmigo un ordenador, un pequeño teclado midi y una controladora, y aunque me llevó un tiempo adecuarme al software, me las apañé para empezar a hacer bases más o menos interesantes.

La electrónica sí te interesaba de antes, supongo.

Oh, sí, por supuesto. Siento que es un género que siempre ha formado parte de mi vida. Cuando era más joven tendía más al rock, ya sabes, era una adolescente enganchada al rock de los noventa y al grunge. Pero recuerdo que en un determinado momento descubrí a Nine Inch Nails y aquello me voló la cabeza. Nunca había visto a nadie mezclar electrónica y rock de esa manera y comprobé por vez primera cómo una banda podía coger la fiereza del rock y el impacto del techno y hacer algo genuino y único. Años más tarde, en 2018, empecé a hacer un programa de radio en una estación londinense, y bueno, eso también me ayudó mucho a abrir mis horizontes y descubrir muchísima música electrónica que ha terminado quedándose conmigo. Además, sé que no suena muy cool pero en Spotify y en Instagram se descubren muchísimos artistas que vale la pena escuchar, desde gente muy underground hasta talentos emergentes de lo más interesantes.

Definitivamente, la electrónica ha venido para quedarse en tu vida.

Absolutamente. El otro día lo pensaba, y me he dado cuenta de que ya solo escucho música electrónica, ¿te lo puedes creer? Especialmente durante el último año en el que he estado trabajando en este EP. Supongo que te pasará algo parecido, pero cuando tienes un gusto musical tan amplio al final terminas olvidando que te gustaban ciertos artistas o géneros porque estás focalizado en ese momento en otros estilos. Me pasó recientemente escuchando una canción de Leonard Cohen en una película, donde pensé “Dios, me encantaba Leonard Cohen, ¿por qué no lo escucho ya?”. Imagino que todos tenemos nuestras épocas y etapas.

¿Cómo ha sido para ti lanzarte al mundo sin la protección de una banda consolidada?

La verdad es que me he tirado como 15 años diciéndome a mí misma que esa que toca la batería en un banda de éxito era yo y punto, ¿sabes? Que no necesitaba más y que mi rol dentro de ese grupo era todo cuanto podía definirme. Pero ya te digo, la pandemia lo cambió todo y me hizo ver con otros ojos la fugacidad de las cosas. Me insufló el ánimo que necesitaba para encarar nuevos proyectos a los que, tal vez en otro contexto o momento vital, no me habría atrevido a lanzarme jamás. Como publicar un EP en solitario o montar mi propio sello discográfico. Gracias a este EP he aprendido que mi vida no acaba en Metronomy y que si pasa cualquier cosa, ahí fuera tengo otra vida a la que asirme.

Gracias a este EP he aprendido que mi vida no acaba en Metronomy

¿Sentiste miedo, timidez o falta de confianza en algún momento del proceso?

Nunca he tenido confianza en aquello que hago, así que tampoco ha habido una gran diferencia [risas]. Mira, sobre este tema hay mucha gente que me está preguntado sobre la posibilidad de llevar mi música al directo o verme en concierto como Anna Prior en solitario, y francamente, solo de pensarlo entro en pánico. No me siento en absoluto capaz de hacerlo. Es cierto que soy una intérprete natural y me siento muy cómoda sobre el escenario, pero siempre al fondo, detrás de mi batería y con tres o cuatro músicos más delante de mí, en la primera línea de fuego. Hacerlo sola me costaría horrores. Quizás debería tratar este tema con mi terapeuta [risas]. Soy consciente de que la gente me conoce por mi trabajo con Metronomy, y que tal vez por eso tendría que estar a la altura de unas expectativas para las que no sé si estoy preparada. Pero honestamente, nunca digas nunca. Por lo pronto me gustará ver qué acogida tiene el EP cuando éste salga y ya en base a ello valoraré mis opciones. Es la primera vez que suelto algo al mundo, así que primero necesito estar muy segura de si gusta o no.

Bueno, supongo que pasar del estudio al escenario no debe ser un trecho fácil.

La cosa es que soy una persona muy privada, realmente. Apenas utilizo las redes sociales, y cuando las uso es meramente para hablar de cosas relacionadas con la música, ¿me explico? Rara vez he publicado algo de índole personal, pues me repele mucho la idea de que alguien que no conozco absolutamente de nada sepa cosas de mí. Por eso me ha costado tanto incluso escribir estas letras, porque cuando me ponía a expresar cosas que eran significativas para mí me sentía estúpida o vulnerable. Quizás es algo propio del carácter inglés, que somos muy pudorosos y estoicos y nunca queremos bajar la guardia, pero hasta me incomoda que me pregunten de qué van las letras de este disco.

 

Pues entonces haré lo que un buen periodista debe hacer y te lo haré pasar mal. ¿De qué van tus canciones, Anna?

Sabía que harías eso [risas]. La verdad es que te lo he puesto en bandeja… No es una pregunta fácil, pero para salir del paso te responderé diciendo que el EP en sí contiene dos historias diferentes. Una de ellas habla sobre el descubrimiento del lado más seguro y saludable de la cultura de club desde mi perspectiva, que a apenas bebo alcohol y nunca me he drogado. Y por otro lado, quizás más vinculado con las letras y con el propio título del EP, he querido expresar y explorar los sentimientos de una mujer de cierta edad que, a pesar de haber tenido muchas relaciones y ser un ser social por naturaleza, jamás ha encontrado a esa persona por la que merezca la pena entregarse y sentir verdadero amor. Un título como ‘Almost Love’ lo dice todo en ese sentido.

¿Cómo ha sido para ti evocar esos recuerdos en la discoteca, en el club o en una rave y reflejarlos después en un disco desde tu estudio?

Es una pregunta muy interesante. ¿Sabes quién te daría una muy buena respuesta? Fred Again... Sin duda, ese chico sabe cómo sacar de la realidad un momento muy concreto y plasmarlo fuera de contexto en una canción. En cuanto a mí, bueno, diría que el secreto está en dejarse llevar en el estudio y ser capaz de evocar qué clase de cosas te hacen sentir bien cuando estás en el club. Soy una gran fan de la música pop, y la verdad es que hubo ciertos momentos durante la elaboración de este EP en los que creí realmente que me estaba pasando de frenada y tenía que ser menos dulzona y meterle más ritmo a las canciones, pero luego pensé que realmente estas canciones expresaban mi visión de la noche y de la cultura club, así que debía ser fiel a ello. Por ejemplo, con el primer single que lancé, ‘Tech Não’, tenía claro que quería hacer una canción techno, pero al mismo tiempo mi bagaje y mis sentimientos me llevaron a hacer algo muy personal y que distaba tal vez de lo que los entendidos podrían categorizar como techno. Así que, coincidiendo además con que en ese momento estaba viviendo en Portugal, decidí titularla así. Es techno, pero no lo es.

 

‘Tech Não’, además, te llevó bastante tiempo si no me equivoco.

Sí, concretamente como dos años. Durante todo ese tiempo fue un tema meramente instrumental, y las letras llegaron mucho más tarde, precisamente inspiradas en una mala experiencia en un festival. Perdí a mis amigos momentáneamente y me sentí muy desubicada y confusa durante varias horas. O durante lo que para mí fueron horas, ya sabes. De repente una amiga me encontró en mitad de la gente y por mi cara en seguida supo que no estaba pasando un buen momento. Tenía la ansiedad por las nubes, y en cierto modo eso se refleja en los acordes bajos y oscuros del tema. Pero encontrarme con ella supuso para mí un refugio y una salvación inmediata. De repente el ambiente se relajó y todo a mi alrededor volvió a convertirse en un espacio seguro para mí.

En ‘Tech Não’ colaboras con Ghost Culture y Moullinex. ¿Son ellos una parte fija también en el resto de temas?

Bueno, ‘Tech Não’ en concreto somos Moullinex y yo, prácticamente. James Greenwood, o sea Ghost Culture, solo se encargó de la mezcla. En el resto de canciones sí que participa de una forma más activa, co-escribiendo muchos temas junto a mí. Luego tenemos otros temas, como ‘Up2You’ y ‘Who Is She’, en los que colaboro con un trío francés de electrónica llamado PPJ.

Necesito gente que tire de mí y haga de esta experiencia algo significativo

 

Los adoro. No sabes cómo me obsesionó en su momento su tema ‘Primavera’.

¿Verdad? Son geniales. De hecho, la primera canción que publiqué a través de mi sello y completamente en solitario fue con Margot. Hemos desarrollado una conexión muy interesante y nos entendemos muy bien. También he descubierto que les gusta trabajar de la misma forma que yo, y eso siempre se agradece. Nunca he sido muy perfeccionista, así que me gusta dejarme llevar. Aunque éste sea un proyecto en solitario, al final es un EP bastante colaborativo. Necesito gente que tire de mí y haga de esta experiencia algo significativo. Con gente termina siendo todo más fácil.

Para el videoclip de ‘Tech Não’ utilizasteis un software de creación a partir de IA. ¿Qué opinión tienes con el conflicto actual entre este avance y el miedo de ciertos creativos?

Desde la perspectiva de alguien que tiende a ser un poco vaga, tengo que admitir que la Inteligencia Artificial es genial y reconozco que me encanta. Utilizo ChatGPT un montón y el hecho de que estas herramientas puedan ayudarte en términos creativos, me resulta sorprendente. Sin embargo, nunca le pediría a una IA que creara algo artístico por mí desde cero. Lo veo simplemente como un complemento. Mi hermana, que es ilustradora, opina de forma muy contraria. Ve la IA como una enemiga que va a quitarle el trabajo, y es verdad que puede dañar a los artistas si no se controla apropiadamente. Es una herramienta muy nueva para la que no tenemos todavía toda la información suficiente y que nos exige a los usuarios ser más conscientes que nunca de las consecuencias de la tecnología. Particularmente, como consumidora me gusta saber que algo está hecho con IA porque es evidente en sus formas, no sé si me explico. Por ejemplo, en el videoclip de ‘Tech Não’ se crean disonancias cognitivas muy raras con las formas de las caras y demás. En el momento en el que la IA pierda eso y se vuelva indistinta de algo creado por seres humanos, creo que dejará de ser divertido.

MÚSICA RELACIONADA

chevron-uptwitterfacebookwhatsapp linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram