Crónica: Xoel López en el Coliseum de A Coruña (26-09-2020)

28 septiembre, 2020
Redaccíon: dod Magazine

Xoel López (2020)

Redacción: Jose Antonio Alonso

Pocas son las oportunidades que se nos están presentando estos meses para poder ver música en directo, y desde luego muy muy pocas las ocasiones de presenciar algo tan especial como lo vivido el sábado 26 de septiembre en el Coliseum de A Coruña.

Por primera vez en su carrera musical, y en su ciudad natal, Xoel López se subía a un escenario respaldado por 45 músicos de la Orquesta Sinfónica de Galicia, unidos a su banda habitual. Dirigidos por su director Dima Slobodeniouk, y con arreglos de Daniel G. Artés, las canciones de Xoel entraron en una nueva dimensión, restando sus habituales sonidos del otro lado del Atlántico para dotar a los temas de un aire más sedoso y delicado.

Con el Coliseum lleno, y el público sentado y respetando las medidas de seguridad ya características de esta nueva normalidad, Xoel y su banda subían al escenario a las ocho de la tarde para comenzar el recital con Patagonia. Esta primera parte del concierto se centró en el lado más clásico y emotivo de Xoel, con temas como Hombre de ninguna parte, Todo lo que merezcas, Joana y Tierra, uno de los momentos más destacados de la noche.

Tras la tanda de inicio, la orquesta se tomó un descanso, y Xoel y su banda tomaron la iniciativa con cinco canciones más tranquilas, en acústico, donde apareció la única versión de Deluxe de la noche, El amor valiente. Caracoles, Insomnio, o Jaguar, ésta última interpretada únicamente por el coruñés con su guitarra, arroparon a una coreada ‘A serea e o mariñeiro’ antes de dar paso de nuevo a la orquesta.

El último bloque se centró en canciones más recientes de Xoel, que quiso acabar en lo más alto con los temas más bailables. Alma de oro, adelanto de su próximo disco, iniciaba la traca final a dúo con Ede, y daba paso a dos temas de su último álbum Sueños y pan, que se convirtieron en dos de los mejores momentos de la noche: Balas y Lodo.

Apenas pasada la hora de concierto, Xoel anunciaba el final con el último adelanto de su próximo disco, Tigre de bengala, donde invitó a todo el Coliseum a mover manos y piernas a falta de poder levantarse para bailar, y donde hasta la propia orquesta se levantó a bailar en los compases finales. Un final festivo y apoteósico para una noche inolvidable.

Aplaudiendo y pateando el suelo con energía junto a la orquesta, el público pidió a la banda que volviera para interpretar el bis de rigor. A falta de más repertorio, decidieron repetir Balas, algo que no importó en absoluto al público, que cantó y bailó aún con más fuerza que antes, dejando claro que en esta nueva era, con una impecable seguridad y una perfecta organización, la música siempre es posible.

MÚSICA RELACIONADA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram