Crónica: Viña Rock 2019 - Jornada del sábado

15 mayo, 2019
Redaccíon: dod Magazine

Juanito Makandé - Viña Rock 2019Redacción y Fotos: Blanca Gemma

Último día de Viña Rock, última jornada con la que hacer balance. Después de estos días de alta intensidad, aún quedaban por delante unas horas con las que poner el broche de oro a la vigesimocuarta edición en Villarrobledo. Las cifras no mienten: 240.000 asistentes decidieron disfrutar en esta ocasión de más de cien artistas de diversos estilos, que como el propio festival llama, conforman una amalgama de arte-nativo. Un Viña Rock que en esta ocasión sólo estuvo pasado por agua el miércoles del warm-up (que poco importó a quienes bailaron bajo la lluvia con La Pegatina o Alamedadosoulna) y pudimos estrenar pantalones cortos en las primeras horas.

Entre el público, hemos podido experienciar momentos de emoción, como la despedida de Berri Txarrak, la calma que transmite Iseo & Dodosound o la fuerza de Desakato. Reuniones con amigos, reencuentros, hasta incluso despedidas de soltero y mucho, mucho amor. Y con todo ello y una buena resaca (musical) decíamos adiós en la dulce marcha que dejaba tras de sí un sábado con un gran cartel: desde la exhibición de batalla de gallos, que contó con los improvisados versos callejeros del actual campeón Bnet, de nuevo clásicos como La Fuga o Ska-P, la original apuesta (y puesta en escena) de Saurom o las buenas vibraciones de Morodo, entre muchas otras opciones.

Pako Eskorbuto fue el encargado de abrir el sábado, demostrando como no ha perdido fuelle, junto al entregado público que ya llenaba el terreno de Villarobledo para vivir canciones como Maldito País y corear la reconocida melodía de Mucha policía, poca diversión. Recién estrenada esta última jornada, nos encontramos con Las Sexpeares y Pupil·es en el Escenario Smoking, una apuesta en femenino que demuestra el compromiso del propio festival en la necesaria inclusión de artistas femeninas en los festivales, unas bandas de gran calidad que como muchas otras son necesarias incorporar en los carteles de festivales.

Tras los directos de La Fuga y Glaukoma, llegamos hasta Juanito Makandé, uno de nuestros grandes esperados del día. El escenario Negrita esperaba atentamente la salida de este conjunto de artistas, liderado por Juan Medina, que nos introducía en su espectáculo acercándose al escenario para tocar el cajón flamenco, una acción que siempre realiza en sus directos. El artista, que repite en el cartel por segundo año consecutivo, se metió al público en el bolsillo con temas de su nuevo disco El Habitante de la Tarde Roja, sin olvidar sus mayores hits. Con una escenografía muy natural, entre plantas y flores, incluso se nos puso Guarromántico al comienzo del concierto. Pero por supuesto, no olvidó su Eres para mí, con un animado público que se bailó esta y todas sus canciones, con un setlist muy enfocado a su disco Muerte a los pájaros negros; así sonaban Pistolas y cuchillos o Cuando te empecé a querer. Llegábamos al final con el esperado Niña voladora, que elevaba su directo a otro nivel, para cerrar cantando por bulerías, de nuevo acercándose al escenario para bailar junto al elenco de artistas que le acompañan en cada espectáculo.

Tras su concierto, decidimos acercarnos a la zona de food market para conocer también la variada oferta de Viña Rock, que contaba con puestos de pizza, kebab, wok y postres clásicos como los gofres, ofreciendo también alternativas para vegetarianos y veganos pero quizás con un necesario espacio para intolerantes al gluten que, de primer golpe, no vimos en esta edición. También hicimos una visita al Viña Grow, cercano a la entrada del festival, en el que se podía disfrutar de diversos productos derivados del cannabis, como helados o probar un interesante aceite íntimo que producía sensación de vibración, así comprar algún complemento, mientras sonaba la música imparable del espacio de dub.

La Excepción - Viña Rock 2019

Entre los directos que aún quedaban por ver, encontramos difíciles decisiones entre históricos del festival que coincidían en diversos escenarios, como Soziedad Alkoholika y Morodo. Pero nosotros, de nuevo, destacamos el paso de El Langui en el escenario Madrid Salvaje con La Excepción, otro de las esperadas opciones de rap de la jornada del sábado. Sonriente, cómplice y victorioso, pisaba El Langui el escenario, junto a su compañero Gitano Antón que llegaban con fuerza desde el muy reivindicado barrio de Pan Bendito (Madrid). Cómo disfrutamos de Oye Compai no lo hicimos con ningún otro tema. Imprescindibles.

En definitiva, tras los últimos directos de esta jornada con Los Chikos del Maíz, Sôber o Los de Marras, acabamos el festival con la sensación de “misión cumplida”, esperando ya poder disfrutar de estos artistas en sala y de los próximos festivales que nos harán sudar hasta darlo todo este verano.


Festivales, grupos y discos de la notícia

MÚSICA RELACIONADA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram