dod letter

Crónica de Tomavistas 2023: Jornada del jueves con Queralt Lahoz, Niña Polaca, Ginebras y Carlangas

[kkstarratings]
Festival Tomavistas 2023 - Queralt Lahoz
Foto: Adrián YR

El Festival Tomavistas dio comienzo a su edición 2023 en el día de ayer, con una extraña pero placentera sensación de aquel que vuelve a casa tras varios años en el exilio. Y es que tras una pedregosa pandemia y un escarceo con un espacio ubicado IFEMA, el festival madrileño ha regresado al Parque Tierno Galván de Madrid. Eese pequeño espacio que, por diversas razones, genera tanto cariño entre los asiduos a esta cita imprescindible dentro de la agenda de festivales de nuestro país.

A pesar de ser jueves y que mucha gente de fuera de Madrid comenzará hoy su relación con Tomavistas, la asistencia al festival fue notable, sobre todo a partir del concierto de Niña Polaca. El recinto no ha sufrido demasiados cambios respecto a la última edición en el parque, pero el más significativo es, sin duda, la orientación de un escenario 'mediano' situado en la parte alta del anfiteatro.

Ayer, todo fluyó como se esperaba. Más allá de lo musical, que ahora me meteré en ello, el Tomavistas es un reducto donde siempre te encuentras de forma natural con amigos y colegas de la industria. Es difícil que durante la jornada en la que no cruces un abrazo o un apretón de manos con un conocido, con una sensación de estar en un pequeño pueblo o tu propio barrio.

Al lío.

Del directo de Queralt Lahoz sólo pude escuchar los últimos tres temas. La artista catalana fusiona sonidos urbanos y flamenco con acierto, elevando la propuesta musical gracias a una voz portentosa y cristalina. Su show no contó con mucha asistencia motivado principalmente por su temprana programación, pero las primeras filas se mostraron entregadísimas con la presentación de Alto Cielo, el último trabajo de Lahoz.

Niña Polaca fueron los primeros en estrenar el escenario principal en esta edición de 2023. La conexión de la banda con Madrid va más allá de las estrofas de sus canciones y es algo que  se palpó en la tarde de ayer, cuando la parte inferior del anfiteatro comenzó a subir la temperatura ambiente. El cuarteto desplegó su particular visión del pop y el rock, recordando a bandas nacionales de otras décadas pasadas por un tamiz malasañero, y sonaron los principales hits de Asumiré la Muerte de Mufasa (2021), siendo estos los más coreados (claro). Asimismo, sus fieles también pudieron ser testigos de como suenan sus últimos singles en directo, Travieso y Mucho tiempo contigo, además de conocer en primicia que dentro de muy poco irán a por su primer asalto a La Riviera (24 de noviembre).

Si Niña Polaca y Ginebras ofrecieron la parte más luminosa del pop-rock, Depresión Sonora hizo justamente lo contrario. Ese es, precisamente, la principal virtud del proyecto liderado por Marcos Crespo, que en esta visita a Tomavistas presentaba El arte de morir muy despacio (2022).

Festival Tomavistas 2023 - Depresión Sonora
Foto: Adrián YR

Lo cierto es que no hay escapatoria posible en la apuesta post-punk de Depresión Sonora. Sus letras cargadas de incomodidad, desasosiego y ruptura, te atrapan desde sus primeros versos, al mismo tiempo que las bases pregrabadas consiguen una conjunción perfecta con la línea de bajo (René de Dharmacide) y guitarra (Gonzalo López) que los acompañantes del frontman ejecutan con una hipnótica sobriedad. Aún así, ese carácter taciturno de canciones como Veo tan dentro, Como todo el mundo, Gasolina y mechero o Apocalipsis virtual, parecen actuar como un esperanzador bálsamo para cualquier persona que saborea en algún momento el tormento vital en cualquiera de sus sabores.

Que Ginebras están en un momento dulce de su carrera es algo que es más que evidente. Es perfectamente palpable que el público que se acercó ayer a Tomavistas (y el que se acerca a ellas en otras plazas) conecta a todos los niveles con las cuatro músicas que componen la banda. El que escribe estas líneas no es un seguidor habitual de esta banda, pero es flipante la energía que irradian estas colegas encima del escenario.

El setlist de su concierto fue una perfecta conjunción de hits coreables hasta el infinito y más allá, donde gente de todas las edades (desde niños, teenagers, jóvenes y más talluditos, que suben la media de edad) sucumbieron al buen hacer de Ginebras. En mi primer directo con la banda que reside en Madrid, comprobé de primera mano que canciones de su último disco (¿Quién es Billie Max?) como La típica canción, Alex Turner o Billie Max, funcionan a la perfección también en vivo. Aunque las estrofas de sus canciones son fáciles de corear, esconden a su vez una serie de mensajes con un fondo que ofrecen un amplio espacio para la reflexión.

Power pop luminoso, divertido y bien ejecutado. Público entregado. ¿Qué más se puede pedir cuando consigues la sonrisa de miles de personas?

Festival Tomavistas 2023 - Ginebras
Foto: Adrián YR

El final de mi primera jornada de Tomavistas fue al son de Carlangas y su banda de acompañamiento, Mundo prestigio. Debo decir que, en conjunto, el concierto del músico gallego me resultó más que correcto. No obstante, también debo admitir que algunos pasajes del show me resultaron 'extraños'. Aunque gustoso, es raro cuando Carlangas auto versiona canciones de Novedades Carminha como Cariñito, A Santiago Voy o Te Quiero igual, sin los Novedades Carminha. Al mismo tiempo, algunas transiciones entre el sonido popular de sus canciones y la electrónica, también me desconcertaron.

En cualquier caso, lo de ayer fue una gran Verbena en la que dio la sensación que Carlangas se encuentra en un momento de máxima experimentación. Y es ahí donde el concierto crece. Cuando Carlos Pereiro mete la directa hacia la presentación de su nuevo disco, el homónimo Carlangas (2023), y se empieza a percibir la riqueza sonora y cultural de sus temas, es precisamente cuando la cosa comienza a carburar. Cuando la cumbia se expandió más allá de la tarima que pisaba la banda, cuando nos hizo recordar a artistas como Manu Chao (ojo al tema Cae la Noche), cuando consiguió mezclar el garage rock con el groove del funkie (Regalao, Los dineros, Paseítos por Madrid)... ahí es cuando nos llevó arribísima.

Parece que hay Carlangas para rato y que su paleta de estilos tenderá hacia lo infinito, sin necesidad de arrimarse a ninguna etiqueta. Parece que es el comienzo de una gran amistad y que Galicia invadirá Madrid.

Festivales, grupos y discos de la notícia

MÚSICA RELACIONADA

chevron-uptwitterfacebookwhatsapp linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram