Crónica: Tomavistas 2019, jornada del sábado

26 mayo, 2019
Redaccíon: dod Magazine

Cariño - Tomavistas 2019

Crónica: Felipe Martínez | Fotos: David Moya

Un año más, Tomavistas dijo adiós a otra edición, y ya van cinco, tras su segundo día. Un día de festival que empezó a mediodía con las actuaciones de Cariño y Soleá Morente y Napoleón Solo que congregaron aun a más personas que el viernes acompañadas del sol y una brisa que por la noche se volvería a convertir en la razón para abrigarse. La organización puede darse por satisfecha de cerrar una edición con pocos reproches.

Fueron Stonefield los primeros en subirse a un escenario principal con público desde primera hora, algo que tampoco era difícil, pues había gente por todos lados, yendo de un lado a otro, viendo un concierto o simplemente sentados en el césped. Era la primera visita a España del grupo australiano formado por las cuatro hermanas Findlay. En contra de lo que se pueda pensar por la hora de su concierto y porque fuera su primera vez aquí, llevan en la música más de diez años. Llenaron el anfiteatro del Tierno Galván de las texturas pesadas y densas características del rock desértico australiano.

La siguiente en presentarse frente a los escalones del anfiteatro fue Morgan, la banda comandada por Nina de Juan al piano, cuya impresionante voz fue una de las mejores cosas de la tarde, sin ninguna duda. La otra la energía positiva que transmite, al borde de ser cargante, pero salvada por ser tan sincera. Agradecida con todo el mundo, sin olvidarse de nadie, dejaron una gran versión de Los Yourself To Dance para el recuerdo.

El horario de las ocho de la tarde estuvo marcado por uno de los solapes más molestos para mucha gente. Por un lado, Cass McCombs, que fue quien atrajo la mayor parte del público en el escenario Dr. Martens, y por el otro el dúo madrileño Yawners, quienes han levantado expectativa con su último trabajo Just Calm Down. Cumplieron en un escenario pequeño bastante mejorable por razones de orientación y por el Sol que castigaba al público y a la banda. Aun así, cumplieron y ofrecieron sus 35 minutos de rigor a base de ritmos rápidos sin respiros para aprovechar la corta franja de tiempo.

Carolina Durante - Tomavistas 2019

CAROLINA DURANTE

Hace ahora un año que empezaron a estar en todas partes con Cayetano. Desde entonces han tenido un ascenso fulgurante, apareciendo en todos los medios y tocando en todos los sitios sin tener un repertorio grabado hasta hace apenas un mes. Un recorrido mucho más mediático que musical, con un Diego falto de recursos sobre el escenario y esquilmando los pocos que tenía. Imposible que no recuerden a Hombres G. Un concierto muy lineal en el que, no lo vamos a negar, había una cantidad de gente impresionante. Todos sus amigos se llaman Cayetano, y un buen núcleo de su público también.

Ya anocheciendo, mientras muchos se acercaron a ver a Hinds, quienes adolecen de un síndrome de hype parecido al de sus vecinos del párrafo de arriba, otra mucha gente aprovechó para acercarse a los food trucks, convirtiendo la zona de restauración en el punto de encuentro de la mayor parte del público, especialmente aquellos que no querían perderse al cabeza de cartel desde el principio.

Spiritualized - Tomavistas 2019

SPIRITUALIZED: ESTOICO Y MINUCIOSO

Tal vez el concepto de álbum de Jason Pierce pertenezca ya a la vieja escuela, pero esa concepción de ópera rock es la que lo mantiene en pie (metafóricamente) sobre los escenarios. Sentado con su guitarra y su atril delante, no busca ser protagonista de su música sobre el escenario, esta vez lo fue un And Nothing Hurt que sonó de principio a fin sin interrupción tras el comienzo con la clásica Come Together. Muy destacable el coro que caracteriza a sus piezas, esas que pueden sonar a spin off de un Ladies & Gentlemen We Are Floating In Space tan redondo que aún es capaz de dar réditos. Un concierto tal vez no para todos los públicos, pero que seguro quienes abrieron bien sus oídos y pudieron hacer un ejercicio de atención de una hora y diez minutos hicieron completamente suyo.

Deerhunter - Tomavistas 2019

DEERHUNTER: CLAROS VENCEDORES

Seguramente quien comprase su entrada para ver a Spiritualized también quisiera hacer lo propio con Deerhunter. La banda de Atlanta está en el imaginario de lo mejor del indie norteamericano de finales de la década pasada y de toda la actual. No estamos seguros de si Bradford Cox entendió del todo bien lo del eslogan de “Animales de ciudad” cuando finalizando el set se refirió a la gente agolpada frente a escenario como “perros”, aunque de forma cariñosa, por descontado. Entre todos los temas de su reciente Why Hasn’t Everything Already Dissapeared y su anterior Fading Frontier, asomaron himnos como Helycopter y Desire Lines para firmar la mejor actuación del sábado.

El fin de fiesta, con permiso de la última actuación del sábado, la de Friendly Fires, lo puso Joe Crepúsculo. La gente tenía ganas de su synth pop bailable y sus excentricidades. La mejor de todas, un hombre llamado Alberto con cierto parecido a David Byrne que no paraba de preparar cócteles sobre el escenario para servirlo a los músicos. ¿Lo otro mejor? La aparición de Tomasito sobre el escenario como palmero e introduciendo sus “toma que toma” en mitad de las canciones. Además de ser seguramente el que más cócteles se bebió, no desaprovechó el cierre del concierto con Mi Fábrica de Baile para quedarse en ropa interior frente al fiestón que había montado debajo.

Friendly Fires solo tuvieron que poner el broche a un quinto aniversario de Tomavistas a la que poco se le puede pedir más, aparte de que cumplan muchos más.

MÚSICA RELACIONADA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram