dod letter

Crónica: Toledo Beat Festival 2024

[kkstarratings]

Niña Polaca - Toledo Beat 2024

Redacción: Luis López Pascual

Quien conoce Toledo, sabe que tiene una agenda cultural en la que la música es protagonista prácticamente cada fin de semana. Esto no es de ahora, son años y años de una continua programación en la que no faltan los grupos más destacados del panorama nacional y de la que también han formado parte algunas bandas de renombre internacional. 

Lo que sí se echaba de menos, y más en estos tiempos donde prácticamente hay un festival en cualquier parte del país, era un evento de las dimensiones del Toledo Beat Festival en la capital manchega. Si bien esta aventura arrancó en 2023, la confirmación como lugar de peregrinaje para la hinchada “indie" ha llegado con su segunda edición. Un éxito que se ha visto reflejado tanto por el número de asistentes (28.000), como en las caras de felicidad de cada una de las personas que este año han abarrotado La Peraleda y que tuvo su colofón el sábado con las estelares actuaciones de Vetusta Morla y Viva Suecia  

Un recinto ideal, por ubicación y tamaño, que además da la posibilidad de expandirse tanto y como el festival quiera crecer. Por el momento se ha consolidado, que no es poco, y esto ya es una gran noticia, si bien es cierto que su atractivo cartel ha tenido mucho que ver.   

En él se incluían a Shinova y Love of Lesbian que, como no podía ser de otra forma, se ganaron al respetable la noche del viernes, con un fin de fiesta a manos de DJ Nano y su versión más alternativa. 

Ya dentro, dos escenarios, ubicados uno al lado del otro, y por los que alternativamente fueron pasando las bandas clavando el horario marcado, y que bien podías ojear en tu vaso si no querías tirar de móvil para re-consultar la programación. Y también un autobús, al que te podáis subir y salir con un tattoo nuevo. Esto último, ya es cuestión de gustos y prioridades, claro. 

La nuestra es musical, y con el sol aún iluminando el escenario principal, la visión del convento de San Juan de los Reyes al fondo y el verdor del parque de la Bastida a la derecha, arrancaba la jornada con el primero de los artistas al que acudimos a ver. Carlos Sadness se encargaría de encender la chispa buen rollera que impregnaba el ambiente, a base de su propuesta pop dulzón y los sonidos caribeños que lo envuelven, actuando como colorida banda sonora de la tarde. Una propuesta cargada de azúcar, que iba haciendo su efecto en la sangre de la parroquia mientras el sol se iba poniendo y la gente coreaba los estribillos de canciones como “Qué electricidad”, “Física moderna” o “Te quiero”. Una frase suya a resaltar mientras presentaba “Feliz” de su nuevo disco: 

“Me gusta la gente que no quiere estar en lo último, la gente que quiere estar en la vida”. Ahí queda eso… 

A continuación, Niña Polaca ofrecieron una actuación marcada por la vivacidad que les caracteriza, enérgicos y con ganas de disfrutar y hacer disfrutar. Esto último no les costó mucho, la gente se volcó con ellos y lo pasó en grande, si bien se vieron perjudicados por la acústica del escenario chico”, restando a lo que estaba pasando por delante de nuestros ojos. Destacaron “Los días malos”, “Madrid sin ti” y, por supuesto, “La muerte de Mufasa”, entre otras, si bien destacamos la colaboración de Diego, de Veintiuno, en “Travieso”, despidiéndose con un “niña polaca son la puta mejor banda de este país”. También a resaltar la posterior reivindicación de su teclista, (quien, por cierto, cumplía años) por la falta de mujeres en el cartel. ¡Bien dicho, Claudia! 

Vetusta Morla - Toledo Beat 2024

A Vetusta Morla no los vamos a descubrir ahora. Son 26 años de trayectoria y 16 de éxito desde la publicación de “Un día en el mundo”. Con una escenografía espectacular dieron un amplio repaso a su carrera que va desde “Finisterre”, pasando por la reciente “Ay, Madrid”, el último de sus temas publicado hace tan solo unos días y que interpretaban por primera vez en directo, hasta llegar a la muy coreada “Copenhague”. Pero que el árbol no impida ver el bosque, siguen siendo una gran banda, pero han perdido punch musicalmente hablando. Porque sí es cierto que en vivo siguen estando a la altura del prestigio que se han ganado ellos solitos,  con un Pucho en constante movimiento y muy (excesivamente) gesticuloso, pero al final los temas que avivan al público nos llevan a varios años atrás. Destacaría “Fiesta mayor”, tema que llevaban un lustro sin interpretar, y la trilogía fin de concierto que iniciaba “Sálvese quien pueda”, seguida por “Valiente”, y que cerraba una in crescendo “La cuadratura del círculo”, con un frenético y especular final, que incluso se permitió incluir entre medias un “cumpleaños feliz” para celebrar las 50 vueltas al sol de Álvaro, bajista de la formación.  

Se nos van durante una temporada sin determinar, pero quisieron dejar claro que no se separan ni nada por el estilo, Simplemente llevan demasiado tiempo tocando sin parar, más de un cuarto de siglo, y necesitan descansar. Pero antes de eso, prometen seguir dándolo todo durante toda su gira nacional, y a buen seguro que lo harán.   

Veintiuno tenían ganas de triunfar en casa y vaya si lo consiguieron. Tenían un sueño, poder actuar en un festival de estas condiciones en la ciudad que los vio nacer, y por fin se hacía realidad. La vivificante simbiosis entre fans y banda se captaba en el ambiente, quedando de manifiesto en los saltos de quienes tarareaban sus canciones y en el entusiasta dinamismo de la formación sobre las tablas. Todos contentos y tirando por tierra el popular dicho que dice “nadie es profeta en su propia tierra”.   

Viva Suecia - Toledo Beat 2024

Viva Suecia fueron los encargados de echar el cierre al festival y de elevar el fuego al máximo durante la hora y cuarto que duró su show. No eres consciente de la cantidad de temazos que tienen hasta que no te los desgranan uno tras otro. Se saben en la cresta de la ola y lo demuestran, a todas luces, con un vigoroso directo y un contundente sonido que no hace sino enardecer el ánimo del gentío que se agolpa para escuchar joyas del calibre de “Los años”, “A donde ir” o “Lo siento”, por no continuar porque habría poner su setlist completo. Las más coreadas, “La voz del presidente” y la enérgica “Hemos ganado tiempo” , pero personalmente destaco, si es que se puede una por encima de otra, “Bien por ti”, y la guitarra de Alberto Cantúa sacándote  de órbita. “El Bien”, y como no podía ser de otra manera, servía para rematar su exhibición y arrancar el merecido reconocimiento de un público totalmente entregado.  

Parafraseando a los murcianos, tampoco te creas a pies juntillas lo que dicen los escritores y no hagas caso a la mitad de lo que lees, pero si eres de los que no acudiste al Toledo Beat, al menos que tu mente se  pueda hacer una imagen de lo que tus ojos no vieron ni tus oídos escucharon repasando esta crónica. Y si fuiste, y no estás de acuerdo, pues también, al fin y al cabo esto no deja de ser una paleta de colores al gusto de cada uno.   

Y sí, ya sé que todos los festivales son como dos gotas de agua, pero es que en Toledo no había… ¡así que larga vida al Toledo Beat y, por supuesto, a la música en directo! 

MÚSICA RELACIONADA

chevron-uptwitterfacebookwhatsapp linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram