Crónica: The Zephyr Bones y Oso Leone en Tomavistas Ciudad 2019

17 noviembre, 2019
Redaccíon: dod Magazine

The Zephyr Bones

Redacción: Carles Delgado / Foto: Adrián Yuste

El pasado miércoles, The Zephyr Bones y Oso Leone pasaron por Madrid para tocar en la sala El Sol dentro del ciclo Tomavistas Ciudad asociado al Festival Tomavistas..

La noche prometía en primer lugar, porque ver a Oso Leone en directo es siempre una experiencia increíble, pero si encima puedo verlos en una de mis salas favoritas de Madrid... ¿qué más se puede pedir? Pues un buen grupo que lo acompañe. Y por suerte también lo hubo.

Se subían The Zephyr Bones al escenario de El Sol con algo de retraso respecto al horario establecido (algo nada raro cuando hablamos de conciertos, tristemente), y la verdad es que tenía ganas de ver qué hacían sobre él. Yo personalmente no conocía a la banda más allá de haber oído hablar de ellos un par de veces (luego descubrí que incluso tenemos varios amigos en común), pero me habían hablado bien de ellos y las expectativas estaban altas. Pero no importa como de altas estén las expectativas cuando lo que tienes delante son 4 jóvenes músicos con una energía inconmensurable y muchas ganas de pasarlo bien y hacérselo pasar bien al público.

La banda tiene una estética muy bien definida, danzando entre la psicodelia y el surf, así como una imagen muy bien cuidada pero sin llegar a ser pretenciosa.

En cuanto a los temas que sonaron, si bien no puedo hablar de ellos tan en profundidad como me gustaría, ya que no los conocía, sí puedo decir que eran composiciones cortitas pero muy bien ensambladas. Un sonido fresco y bailable, con algunas canciones que incluso me resultaron algo funkys. En general, fue una actuación muy divertida y muy correcta a nivel técnico. Si tengo que destacar alguna cosa en especial, diría que me impresionaron por un lado la estética de la banda a nivel general, y la actuación del bajista, que además tiene un sonidazo increíble.

Tras una hora (más o menos) de actuación de The Zephyr Bones, le tocaba el turno a Oso Leone. Lo primero que me llamó la atención fue que Emilio, el segundo guitarrista de la banda desde hace ya un tiempo, no estaba sobre el escenario. Luego, hablando con Euse, bajista de la banda, este me comentó que los últimos conciertos los habían dado como trío. Y así, como trío, se subieron al escenario Oso Leone, que venían con su último trabajo, Gallery Love, bajo el brazo. Es curioso, porque cada vez que les he podido ver en directo han llevado una formación distinta, pero la magia siempre es la misma. Oso Leone tienen ese aura mística que les rodea. Quizá sea la voz dulce de Xavi, o las líneas de bajo sutiles pero cargadas de groove de Euse, o los sonidos electrónicos que salen de la batería de Franco, última incorporación del, ahora, trío (recordemos que Euse y Xavi llevan en Oso Leone desde su formación, pero Franco se incorporó a la formación para este último trabajo), pero desde luego algo tiene esta banda que la distingue del resto.

Peleando con algunos fallos técnicos con el bajo, se fueron sucediendo las canciones, todas o bien del mencionado Gallery Love, o bien canciones nuevas del próximo trabajo que la banda ya está grabando. Abrieron el concierto con la sinuosa y atmosférica Agro Blanc, para luego introducir varias de estas nuevas canciones que conoceremos cuando la banda publique su próximo disco, según me comentó Euse, el año que viene.

La voz de Xavi cada vez se acerca más al terreno del soul, con su delicado falsete y su pose tímida e introspectiva sobre el escenario. Y lo cierto es que, con ayuda de una estación de loops a los pies del propio Xavi, la banda se defiende estupendamente bien como trío. Pero claro, es que vaya trío. Estamos hablando de tres musicazos como la copa de un pino, que además parecen entenderse sobre el escenario como si llevasen 20 años tocando juntos. Como momentos a destacar me gustaría mencionar el primer single de Gallery Love: Virtual U, que sonó inmenso aquella noche, junto con Cos.imo!, uno de mis cortes favoritos del álbum, que me gustó en directo casi más que en el disco. Y para terminar, la banda se puso el traje del R&B más sutil, e hicieron una reinvención de su tema Best In You. Pudimos ver a Xavi por primera vez sin su guitarra colgada y sin estar sentado al teclado, simplemente cantando y jugando con su looper para crear capas y capas de atmósferas, dando así por finalizado el concierto, tan místico como siempre, pero, al menos para mí, especial como nunca.

MÚSICA RELACIONADA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram