Crónica: Santander Music 2018, jornada del jueves

3 agosto, 2018
Redaccíon: dod Magazine

Viva Suecia - Santander Music 2018

Redacción: Paula Díaz | Fotos: Chin

“¿Qué pasa cuando terminas el pac man? No lo sé, pero nosotros siempre queremos ir más allá”. Con esta frase, los Arizona Baby dieron comienzo a lo que fue su misión en esta décima edición del Santander Music: inaugurar el festival y ser los encargados de romper el hielo.

Y así lo hicieron. Los vallisoletanos comenzaron su espectáculo a las 21.00 horas, tal y como estaba previsto, ante un público que apenas superaría los 300 asistentes. No obstante, esto no fue impedimento para que el rock-country de esta banda calara entre el público. Algunos de los temas que integraron el setlist fueron Real Lies del disco Secret fires (2014) o la clásica Shiralee del disco Second to none (2009). Un himno, el Shiralee que prácticamente cerró el bolo de esta banda, que aprovechó su hora de actuación para llevar a cabo un triple objetivo: “manifestarse” contra la tecnología (siempre en clave de humor): “Nos gusta hacer canciones más que stories”; anunciar que dentro de poco habrá nuevo disco, y agradecer al Santander Music y al público asistente que aquel momento fuera posible. A eso de las 22:00 horas, el trío -con tintes psicodélicos, para mi gusto- abandonó el escenario para dejar paso al siguiente grupo.

 

22:30 - Viva Suecia (¡viva!)

Tras la actuación anterior, la puntualidad es algo que hasta el momento no flaqueó. El grupo murciano Viva Suecia irrumpió en el escenario con la seguridad de quien sabe lo que está haciendo. Así, el sonido de la banda durante todo el concierto fue más que excelente (felicidades al equipo de realización), y todos los temas interpretados llegaron a buen puerto. Canciones como Mamá, te va a encantar o Palos y Piedras, del disco La Fuerza Mayor (2016) protagonizaron el bolo de esta banda, así como temas más actuales como Hemos ganado tiempo (Otros principios fundamentales - 2017), cuya letra terminó de meterse al público en el bolsillo, pues cantaba(mos) con la sonrisa en la cara e incluso, me atrevería a decir, orgullosos del crecimiento de la banda desde su formación en 2013. En apenas cinco años, el sonido indie de Viva Suecia ha conseguido colarse entre los carteles más destacados de festivales en nuestro país. Para comprobar por qué, solo hace falta ver un directo suyo. “Viva Santander, nos vamos porque tenemos que hacerlo pero ha sido un lujazo tremendo” entonó Rafa Val al presentar a la banda y, finalmente, despedirse.

 

00:23 - Varry Brava, mi pequeña gran revelación

El reloj indicaba casi media hora tras las doce de la noche cuando los integrantes de Varry Brava (Orihuela, 2009), aparecieron en el escenario con atuendo rojo y, por el momento, la mejor puesta en escena. Tras un cambio de focos respecto a Viva Suecia, la banda aseguró que “no iba a parar aunque nos viera nuestra madre”. Por suerte o por desgracia, ellas no estaban allí para verlo. La fiesta -porque no hay otro adjetivo para describirlo- que montó Varry Brava fue gracias a hits como No gires, un tema del álbum Demasié (2012), que a lo largo de la noche fue acompañado por otras composiciones como Satánica de su trabajo más reciente, Furor (2018) o Sonia y Selena (Safari Emocional - 2016).

Sus ritmos ochenteros pero actuales al mismo tiempo hicieron de La Campa de la Magdalena la mejor y más revolucionada de las discotecas. Como apreciación personal, estos chicos merecen un reconocimiento solo por el hecho de crear las bases rítmicas en directo y no traerlas de casa. Vivimos un ambiente cargado de buenas vibraciones y espectáculo, con especial mención al teclista de la formación, Aarön Sáez, a quien estar en un segundo plano no parece convencerle -y menos mal. Protagonista en todo momento, no se despegó en todo el bolo de su abanico, que sin duda, le aportaba mucho juego. Aunque finalmente, algún afortunado del público pasó a ser su dueño.

Zoé - Santander Music 2018

02:00 - Zoé despide la jornada del jueves

Aunque no nos gusten, los finales siempre llegan. Y las despedidas. Zoé fue la banda mexicana -y la única internacional de este día- que se encargó de poner fin a la jornada del jueves del Santander Music. El quinteto, que el próximo sábado 4 estará tocando en el Arenal Sound, salió al escenario con un cuarto de hora de retraso. Con todo, el público (que ya empezaba a disuadirse, pues para muchos el viernes seguía siendo día laboral), dio una calurosa bienvenida al grupo, acto recíproco.

León Larregui y los suyos apenas terminaron de tocar la primera canción para dar las gracias a los asistentes y a Santander por esta oportunidad, ya que era la primera vez que la banda tocaba en la ciudad. Zoé apostó por una escenografía arriesgada, presentando un panel trasero con la tipografía de su disco Aztlán (2018), del que pudimos escuchar temas como No hay mal que dure o Clarividad. Además, el audiovisual siguió presente durante el bolo, pues poco después un panel al fondo del escenario proyectó una imagen con motivo -bajo criterio personal- acuático y natural.

En resumen: la noche del jueves ha sido un conjunto de descubrimientos en la que hubo tiempo tanto para el disfrute sosegado como para el más movido.

Festivales, grupos y discos de la notícia

MÚSICA RELACIONADA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram