Crónica: RRUCCULLA en Madrid, sala Ballesta (12-01-2019)

21 enero, 2019
Redaccíon: dod Magazine

RRUCCULLA (2018)

Redacción: Felipe Martínez

La bilbaina RRUCCULLA pasó por la Sala Ballesta programada por incalling el pasado sábado 12 de enero para presentar su último trabajo, Shush. Lo hizo acompañada del colectivo madrileño Jus Kno’, quienes se encargaron de dar comienzo a la noche.

Hace tiempo que Jus Kno’ lleva sonando como uno de los nombres notables dentro de la escena electrónica de la capital. Su sonido une los pasajes ambient con el house y se acerca también en ocasiones al french house. Pero no es solo en el sonido donde reside la parte más importante de sus creaciones, dan mucho valor a la parte visual, acompañando sus temas de unos cuidados cortos, generalmente en blanco y negro. Estos pertenecen a su último trabajo, el EP Redemption, donde música e imagen se equiparan y no se pueden entender por separado.

Es así que con un sintetizador y poco más que un pad y un ordenador como hardware unen imagen y sonido de una forma precisa e impecable. Dúo muy a tener en cuenta.

Lo de RRUCCULLA es otra historia. Si para alguien tiene importancia la imagen es para ella. Hace tiempo que llevamos oyendo de la bilbaína haciéndose hueco en todos los circuitos y hoy por fin ya es una realidad. Ante un show que a priori puede parecer caótico, todo está medido a la perfección. Su talento para producir música es inmenso, pero también lo es para renderizar esas imágenes post-internet que adornan sus composiciones.

Venía presentando Shush, su último trabajo, y nos dejó perlas como Té de Cabello Blanco o Vestido de párpados. Detrás de todo el aura alien que transmite, se esconde alguien que parece poseer una cualidad tan humana como es la timidez. O tal vez sea al revés. Sus composiciones audiovisuales son de un carácter alienígena únicamente roto por los pasajes en los que ella misma toca la batería con gran destreza.

Junto a las composiciones de Shush y los visuales con letras derritiéndose o peces, también sonaron otras de Istripuak o la deshumanizada remezcla de Fiebre de Bad Gyal, algo que ya es difícil de conseguir.

MÚSICA RELACIONADA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram