dod letter

Crónica Primavera Sound 2013 - Jueves

[kkstarratings]
Tame Impala - Primavera Sound 2013
Tame Imapal - Primavera Sound 2013 // Foto: Toni Cantó

Primavera Sound...ese festival en el que si el concierto no te gusta, siempre te puedes entretener disfrutando de los modelitos.

La primera jornada del esperado festival barcelonés ya ha pasado, recordemos que ha llegado promocionado como 'bestfestivalever', con grandes luces, pero también con alguna pequeña sombra.

La rapidez con la que nos acreditaron ayer, nos permitió ver el concierto de El Inquilino Comunista al completo. La experimentada banda del país vasco contó en las primeras horas de la jornada con una inesperada gran afluencia de público y no hicieron concesiones más allá de su característito rock de los 90, y ni falta que les hace. Buen sabor de boca para empezar.

Teníamos grandes expectativas para el concierto del cuarteto femenino Savages, después de la reciente publicación de su disco debut Silence Yourself. El escenario Pitchfork nos recordó el pequeño 'bluff' de concierto que ofreció el año pasado Grimes, pero los primeros acordes del rock garage de la banda liderada por Jehnny Beth, una bestia parda en las tablas, nos animaron a forzar la vista para intentar ver lo que ofrecían las 'chicas de negro'. Sonaron temas como I Am Here, She Will o Husbands, agresivos y afilados, contundentes y necesarios para convencernos.

Como aves en migración, la bandada festivalera se trasladó en masa al escenario Heineken para disfrutar de Tame Impala, una de las grandes atracciones del día. Kevin Parker y su banda, ahora sin el bajista habitual Nick Allbrook, son una delicia en forma de psicodelia para modernos. Difícil de seguir para algunos oidos, o eso nos pareció cuando muchísima gente estaba totalmente a su rollo en los primeros temas de su actuación, Tame Impala remató con el sentido Feels Like We Only Go Backwards. Merecido baño de masas para los australianos, aunque tenemos la sensación de que muchos se quedaron en la superficie de lo que fue su show.

Mientras unos estábamos inmersos en pura psicodelia, la segunda parte del equipo se desplazó a ver a los 'locales' Manel al escenario Ray-Ban. Generoso el número de personas que optaron por el pop-rock de los catalanes, que se lo pasó pirata con la puesta de largo de las nuevas canciones de su reciente tercer disco Atletes, baixin de l'escenari, y también con clásicos como Al Mar o Benvolgut. Cerraron con un excepcional Teresa Rampell; 'hitazo'.

El concierto de The Postal Service tenía, a priori, el cartel en la frente de 'cuidado, postureo máximo'. Lo que consiguieron en su momento Ben Gibbard y Jimmy Tamborello con Give Up (2003) es algo fuera de lo común, pero cuando algo llega al corazón de tanta gente, por algo será, digo yo.

La banda comenzó con The District Sleeps Alone Tonight mientas las pantallas del escenario Heineken continuaban 'mirando a parla' con vídeos publicitarios. Ben y Jimmy van a lo suyo, no tiene mucho más donde elegir, y consigue 'ohs' y 'ahs' a cada comienzo de canciones, ya para muchos himnos del 'indietronic', como fueron Sleeping in, Silhouettes o Such Great Heights.

Aunque posiblemente nos hubiera gustado un poco más de 'punch' en el sonido, tal vez atribuible a la lejanía entre nosotros y el escenario, nos encantaron los bailes y predisposción de Gibbard a darlo todo (a su manera, claro) y ese rollito 'pimpinela' que se llevó durante todo el concierto con la amiga Jenny Lewis.

Lo de Grizzly Bear fue uno de los momentazos de la noche y las luces que llevaban nos recordaron un poco al espectaculo que Bon Iver llevó a Barcelona el año pasado, pero en formato mucho más reducido.

Ed Droste lo clavó con su voz y el resto de la banda lo arropó a la perfección con la hipnótica delicadeza que ya teníamos aprendida de los temas de su último álbum Shields. Comenzaron con Speak In Rounds, aunque también sonaron Yet Again, Two Weeks o Sun in Your Eyes como cierre.

Nuestro fin de fiesta y retirada hacia el hotel fue protagonizado por los franceses Phoenix, que llegaban a Barcelona para presentar uno de los discos más esperados del año: Bankrupt!.

La vuelta de Phoenix al Primavera, ahora como indiscutibles cabezas de cartel, arrancó con Entertainment, uno de los hits de su último disco, que fue continuado con temazos como Lisztomania o Long Distance Call de Wolfang Amadeus Phoenix. Los franceses ofrecieron una buena fiesta dirigida por un Thomas Mars, totalmente entregado al público, que fue correctamente aderezada por juegos de luces y una nube final de confeti.

Foto: Dani Cantó

Más | Primavera Sound 2014

Festivales, grupos y discos de la notícia

MÚSICA RELACIONADA

Talk Show - Effigy (2024)

Crítica: Talk Show - Effigy

21 febrero, 2024
IDLES - TANG (2024)

Crítica: IDLES - TANGK

16 febrero, 2024
chevron-uptwitterfacebookwhatsapp linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram