Crónica: Primavera Club Madrid 2018, jornada del viernes

27 octubre, 2018
Redaccíon: dod Magazine

Mazmorra - Primavera Club Madrid 2018

Redacción: Felipe Martínez / Fotos: Sergio Albert

Primavera Sound vuelve a celebrar este fin de semana su ya icónico festival de formato pequeño orientado al apoyo y descubrimiento de bandas de menor tamaño y fama. Bajo la consigna de “aún no lo sabes, pero estás a punto de descubrir tu nueva banda favorita”, Primavera Club se vuelve a celebrar un año más en Barcelona y Madrid de forma simultánea.

Desde que volviera a Madrid con la edición de 2017, Primavera Club se celebra dentro del Teatro Barceló, en su escenario principal y en lo que se conoce como “El Cielo de Barceló”, un pequeño escenario improvisado entre dos escaleras donde se programan las propuestas más desconocidas. Después del sabor agridulce que pudo dejar la pasada edición, cuyo regreso a la capital después de varios años estuvo ligado a un intento de hacer triunfal la vuelta de The Breeders a los escenarios, este año sí ha regresado a su propuesta original, aquella que presume de haber alojado en su programación a bandas como Whitney, Algiers o U.S. Girls antes que nadie.

La encargada de abrir el festival en Madrid fue Jen Cloher. En el escenario principal, la que es una de las responsables de Milk! Records se presentó acompañada únicamente de su guitarra. Y es que no necesita a nadie más que a ella misma, como ha demostrado a lo largo de su carrera y ha relatado en el blog que completa de cuando en cuando en su página web. Su condición de activista y su autoconciencia le han granjeado un hueco a base de lucha y talento. Simultáneamente, los bilbaínos Mazmorra se presentaban en el otro escenario. Partiendo de ritmos pregrabados y un potente bajo, el viaje que proponen en su EP Todo Lo Que Arde se intensifica en su directo.

Uno de los inconvenientes de la noche (y por ende de todo el fin de semana) vino y viene marcado por el horario. Que solo haya quince minutos de diferencia entre las actuaciones de ambos escenarios las obliga a solaparse y a nosotros a decidir. Las actuaciones que más acusaron esto probablemente fueron las de Slowthai y Serpentwithfeet. Mientras el de Northampton estaba abajo del escenario entre el público acompañado de su DJ enfundado en un pasamontañas, arriba se presentó un serpentwithfeet a pecho descubierto. Literal y metafóricamente, Josiah Wise se mostró cercano al público desde el primer momento. Empezó su breve actuación con whisper y contentó al público con messy y cherubim. Aprovechó para contar que no había estado en Madrid desde que tenía 17 años y otras vivencias personales más. Todo cantado, haciendo alarde de un talento descomunal y una voz que es todo un don hizo que media hora supiese a poco.

JPEGMAFIA - Primavera Club Madrid 2018

Uno de los grandes atractivos de la tarde era la nueva incorporación al recién reformado sello discográfico de Primavera Sound. Cupido son la interesante unión entre Solo Astra (quienes curiosamente también tocaron en una sala de al lado de manera gratuita la misma tarde) y Pimp Flaco, supuesto referente de la música urbana en nuestro país ahora mismo. Mientras se dedicaban a crear sonidos pop recargados de auto tune y a lanzar enormes flechas con un arco recubierto de purpurina mientras Pimp Flaco ofrecía un discurso sobre el amor y el dinero, en El Cielo de Barceló aparecía un JPEGMAFIA dispuesto a darlo todo. Comunicándose con el público a través del traductor de Google, después de la primera canción (Real Nega) apareció con el labio roto y sangrando. Pasó la mayor parte del concierto entre el público, fue el que más partido sacó del hecho de que el escenario pequeño estuviese solo a un escalón del público. Panic Emoji y por supuesto I Cannot Fucking Wait Til Morrissey Dies desataron la locura entre el público.

La ausencia de Octavian fue lo que marcó la jornada del viernes. En Barcelona su actuación ha sido sustituida por la de Lil Moss. Esto provocó que la actuación de Esteban & Manuel fuese la última de la noche. Los gallegos han cosechado una enorme fama a lo largo de este año y una de las mayores causas han sido el hecho de que sus conciertos sean una gran fiesta. Una mezcla de canción gallega y electro cumbia que hace años era imposible de imaginar en ese contexto y que refleja el estado actual de una industria que ha cambiado sus estereotipos y sus restricciones.

Con el primer día llegado a su fin, es el turno del sábado, un día marcado por las guitarras.

MÚSICA RELACIONADA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram