Crónica: Primavera Club Madrid 2018, jornada del domingo

30 octubre, 2018
Redaccíon: dod Magazine

Halo Mauddani - Primavera Club Madrid 2018

Redacción: Felipe Martínez | Foto: Dani Cantó

La última jornada de Primavera Club en Madrid dejó la sensación de domingo total. Como era de esperar, la programación y la afluencia de público fue más tranquila que el resto de los días, especialmente que el día anterior. Probablemente condicionada por el Barcelona – Real Madrid que se jugó a las 16.15 de la tarde, la programación comenzó a las 19 horas, una más tarde que los días anteriores.

La evocación de los años setenta de Derby Motoreta´s Burrito Kachimba fue lo primero en aparecer sobre el escenario. Bigotes, pantalones de campana y una camiseta con el diseño del australiano Steven Rhodes que rezaba “My first knife fight” eran las señas más significativas de una puesta en escena que podría estar sacada de una película de José Antonio de la Loma, una portada de Alameda o un más reciente videoclip de El Coleta. Han auto acuñado el término kinkidelia, y viendo su estética y su sonido parece legítimo. Una revisión a los grupos andaluces de la década de los 70 que cultivaban la psicodelia y el rock progresivo. Una unión interesante que seguro veremos en más de un cartel cuando empiece la temporada de festivales.

Los londinenses Alaskalaska vinieron con su reciente EP homónimo y dejaron buenas sensaciones sobre el escenario. Venían muy al caso en la tarde de ayer, pueden ser movidos si lo desean, pero sin duda a lo que más partido sacan es a los tramos en los que el saxofón es el protagonista, ahí es cuando sacan su lado funky y se alejan del sonido pop.

Conttra son la continuación de lo que se conoce como indie-disco, ese género que pusieron tan de moda bandas como Franz Ferdinand hace más de una década ya. Enfundados en una americana y pantalones de traje, no eran casualidad los gestos sobre el escenario a lo Alex Kapranos. Todavía hay gente dispuesta a echar un baile al ritmo de las guitarras de gente como el reciente fichaje de El Segell del Primavera. Un espectáculo lleno de sudor bajo los reflejos de la bola de discoteca que, aunque pueda gustar, cabe preguntarse… ¿hasta cuándo?

El cierre al escenario principal lo puso el cuarteto neoyorquino Crumb. Su música recorre un aspecto sonoro siempre agradable. Pero no se dejen engañar por la voz dulce de su cantante, son capaces de adentrarte de lleno en una profunda espiral psicodélica y sacarte otra vez para que recorras el camino que ellos buscan. A su antojo. Siempre siguiendo el paso que marca el sintetizador. Eran probablemente lo más esperado del último día.

De la canción francesa y el electro pop de la francesa Halo Maud al inquietante o tranquilizador sonido de Hilary Woods (lo que ella decida). La palabra que define su música es “hechizo”, sin duda. Ella fue la última en irse y echar el candado de este Primavera Club 2018. Hasta el año que viene.


MÚSICA RELACIONADA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram