Crónica: Primal Scream en Barcelona, Festival Mil.leni 2019

7 noviembre, 2019
Redaccíon: dod Magazine

Primal Scream (2019)

Redacción: Dani Luengo | Foto: Facebook Primal Scream

Empezaba una semana con fuerza en la Razzmatazz de Barcelona. Primal Scream, uno de los reclamos de la temporada llegaba a la ciudad condal. Pero el día condiciona -otoñal lunes- y quizá a ello se debió el movimiento de sala de última hora, probablemente hecho para paliar que no nos encontráramos con un soldout rotundo, pero que ocasionó por contra que los asistentes estuvieran bastante más apretados en la segunda sala en capacidad de la Razzmatazz. Sea como fuere, con motivo de la gira de grandes éxitos teníamos la oportunidad de disfrutar de Bobby Gillespie, lo que siempre es una buena noticia. Puestos a cuestionar, aún con la excusa del lanzamiento del nuevo recopilatorio (Maximum Rock’n’Roll, Sony, 2019), esta visita quizá habría encajado más en época estival y en un entorno más festivo. A pesar de todo, el festival Mil.leni conseguía traer a la ciudad a una de las bandas que con el paso del tiempo mejor supo mutar y que perdurará como una de las más eclécticas de la escena indie-rock.

Maximum Rock’n’Roll

Nos encontrábamos pues ante un directo que ya conocíamos de antemano. Sin novedades, el grupo dio lo que se esperaba sin más concesiones que una aceptable entrega y dedicación, hecho a considerar si sobre las tablas tenemos a un líder y excepcional front man como Bob. Con un crecimiento exponencial del ritmo del concierto, la banda de Glasgow fue desgranando todos y cada uno de sus ya clásicos hits. Empezamos con la ácida psicodelia de Don’t Fight It, Feel It y fuimos repasando la que es la muestra más relevante de la heterogeneidad musical que compone la discografía de Primal Scream. Hasta llegar al clímax final con el rock de estadio de un himno indie como Rocks.

El cuarteto, acompañados de cajas de sonido reprodujo milimétricamente lo esperado de cada canción. Se echó de menos alargar algo más algún tema entrando en modo jam como ocurre en Come Together. Una versión algo más canalla, algo menos previsible. Pero como decíamos, no estábamos en un festival.

Screamadelica se llevó gran parte de un set en el que cayeron piezas de la mayoría de sus álbumes, incluyendo “100% or Nothing” del último trabajo, el rescatable Chasmosis. Disfrutamos de detalles de las diversas épocas vividas por la banda; ya sean las pinceladas funk de “Loaded”, o bien trazos de punk entrelazado con electrónica industria, como en “Swastika Eyes”. Tres décadas pues de patrimonio musical condensado en poco más de hora y media. No fue un concierto que quedará en nuestras retinas, pero podemos verlo como un ejercicio de revisión de historia de la música reciente, de una banda que impulsó la actualización del Rock’n’Roll al máximo.

Festivales, grupos y discos de la notícia

MÚSICA RELACIONADA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram