Crónica: Paraiso Festival 2019, jornada del viernes

15 junio, 2019
Redaccíon: dod Magazine

Young Marco - Paraiso 2019

Crónica: Felipe Martinez | Foto: Arturo de Lucas

El festival Paraíso celebra su segunda edición en los campos de rugby de la Ciudad Universitaria de Madrid este fin de semana. La mejoría de este año con respecto al anterior era manifiesta y su crecimiento también. Sin conocer aún las cifras de asistencia, era palpable que había gran cantidad de gente. Con la suerte de no tener ningún percance inicial como el año pasado, se vio un festival más grande, con un escenario más respecto a la edición pasada y con una buena organización.

En parte seguramente sea posible a su cartel confeccionado como un conjunto, casi ausente de esos nombres de relumbrón escritos con letras enormes (más allá de Chvrches, Cerrone y Charlotte Gainsbourg tal vez). Una fiesta de escenario en escenario donde el claro protagonista es el baile y con la suerte del acompañamiento de unas temperaturas más que agradables. También es este formato el que permite un poco la desmitificación del artista (a pesar de la mitificación del dj como selector) y convierte a la música en la verdadera protagonista.

 

NICOLA CRUZ: DECONSTRUYENDO LA CUMBIA

Realmente siempre he sido contrario a este tipo de conceptos, pero el set del ecuatoriano Nicola Cruz fue un ejercicio de cumbia sabanera en tres actos. Los ritmos latinos se fusionaban constantemente con las texturas electrónicas. Primero eran las segundas las que planeaban sobre los ritmos de la cumbia andina y más tarde eran los instrumentos de viento los que iban sobre los ritmos de techno blando para luego volver al principio. En las pantallas unos visuales de rocas, presumiblemente del tipo del que están formada la cordillera de Los Andes, que giraban, se cristalizaban y se entrelazaban entre sí.

El francés residente en Ecuador es solo una de las puntas del iceberg de una escena de música electrónica latinoamericana muy rica y que cada vez, por suerte, es más conocida.

 

IAMDDB, CRECIENDO A PASOS AGIGANTADOS

Es imposible no leer una comparación con Jorja Smith junto a su nombre, y no nos extraña, aunque la artista de Manchester se aproxima más al dancehall y a los ritmos urbanos que al rnb como lo hacer Jorja Smith. Tal vez había menos público del que esperaba, pero le damos un poco de tiempo y una colaboración con una artista grande para comenzar a llenar las salas fuera de Inglaterra.

Ella es enérgica sobre el escenario, sobrada de estilo y alejada del modelo actual de concierto de hip hop, donde el playback tiene protagonismo y se busca caldear el ambiente al máximo. IAMDDB no le tiene miedo al micrófono y mostró su potente voz en todo momento. Mejor pedir perdón que pedir permiso.

 

RAPHAEL TÖP SECRET: EL SELECTOR POR ANTONOMASIA

A lo mejor no es el más conocido del circuito en el que se mueve, pero los grandes como Hunee o Palms Trax ya pinchaban sus edits hace años. Realmente es el tipo que querrías para tu fiesta, un torbellino funky pensado para bailar sin parar. Sus sesiones van de los cortes africanos a los 12 pulgadas de los que no se encuentran en físco, de absoluto digger, pasando por la música disco y tremendos saxofones ochenteros. La de ayer no fue una excepción, una sesión de dos horas que dejó con ganas de más.

 

CERRONE: JE SUIS MUSIC

Si el año pasado era Mr. Fingers quien tenía el estatus de leyenda en el festival, este año lo fue Cerrone. Es imposible no ver a muchos de los nombres que estaban en el propio cartel como hijos suyos. Puede decir sin ningún temor Je Suis Music El productor más importante de la historia de la música disco francesa dividió su show en dos mitades, con la primera más enfocada a la música disco con clásicos como Love in C Minor y Give Me Love y la segunda con sus cortes de euro house primigenio, donde no faltó Supernature. Un concierto sin fallo en el que demostró que a sus 67 años está en plena forma para afrontar esta nueva etapa revival de la música disco.

 

JOHN TALABOT: NUESTRO TESORO MÁS PRECIADO

Hace años que está más enfocada en su faceta de dj que en la de productor (a excepción del más o menos reciente trabajo de Talaboman). Aunque algo trillado tal vez ya, sus shows siempre son reseñables, marcados por el inicio a base de house a bajas revoluciones, denso y maquínico para alternarlo con el house más vaporoso. Dos horas de set en el que no cabía ni un alfiler bajo la carpa del Escenario Club.

 

YOUNG MARCO. IMPREDECIBLE, PARA BIEN Y PARA MAL

Ya hemos hablado en otras ocasiones de Young Marco como un selector total, alguien que lleva el dj set incluso hasta a lo conceptual, centrado en un único estilo de música como hilo conductor. Personalmente, un servidor tiene la creencia de que fue algo decepcionante. Nunca sabes lo que puedes esperar frente al dj holandés, por eso tal vez la culpa fue mía al ir con la expectativa de un show copado por el ítalo house y las bajas frecuencias. También es entendible el set más cercano al techno que ofreció teniendo en cuenta que estaba programado para el cierre.

 


Festivales, grupos y discos de la notícia

MÚSICA RELACIONADA

0 comments on “Crónica: Paraiso Festival 2019, jornada del viernes”

  1. Young Marco también nos decepcionó muchísimo. Cerrone tenia el sonido a tope, reverberaba por todas partes y asi la melodia disco no se apreciaba nada, ademas tuve la sensación de que era muy artificial, muy postureo con el acompañante que llevaba. Lo mejor de la noche Polo&Pan, Moscoman y Ross From Friends desde lejos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram