Crónica: Pálida - Shönen Kingdom

6 noviembre, 2019
Redaccíon: dod Magazine

Pálida - Shönen Kingdom

Redacción: Miguel Vico

Las influencias son básicas dentro de la música. Obviando el hecho de que a estas alturas resulta imposible crear una obra artística completamente desde cero, todo lo que hemos escuchado y vivido influyen sobremanera las composiciones que realizamos. Como un gran compendio, un álbum no solo es una obra musical al uso sino un retrato de las ideas, recuerdos y experiencias que pueblan distintos ámbitos de nuestra mente.

En el caso del productor vigués Pálida, su nuevo proyecto encontró sentido en el imaginario anime que el artista había recogido a lo largo de su vida. Esto se referencia hasta en el título y la portada del álbum, titulado Shönen Kingdom, las referencias a esta cultura se multiplican, pero no monopolizan la obra. Este disco, una grabación en directo que sirve como referencia de la trayectoria del artista durante los últimos años, experimenta con multitud de ideas y nos propone un proyecto muy consistente de música electrónica.

El primer tema, titulado Orange, tiene una duración de nada más y nada menos que ocho minutos y que sirve fundamentalmente para desarrollar progresivamente un muro sonoro que, irónicamente, cobra sentido en el momento en el que rompe y se desmorona por completo. En ese momento nos quedamos con un ritmo que poco a poco volverá a crecer con nuevos elementos y ya se mantendrá de una manera mucho más constante a lo largo de la obra mientras el artista va encontrando nuevos desarrollos.

Si bien algún que otro sonido resulta poco convincente, la producción de todo el álbum encuentra un equilibrio sensato en su viaje por los distintos paisajes sonoros contenidos dentro de la mente de Pálida. Nile, nos invita a participar en una carrera a toda velocidad por un Tokio futurista, ¿no creéis? Nuestra imaginación es atrevida, pero no podemos evitar serlo en una pieza que nos invita tanto a ello.  Tense, por su lado y como su propio nombre indica, se encuentra en un tono mucho más cargado y denso en comparación con el resto de piezas del álbum, una diferencia que no termina de cuadrar en nuestra perspectiva del proyecto.

Más avanzado el álbum¸ regresamos de nuevo a estos sonidos que tanto nos han gustado de temas como Nile o Shadows. Visitors es ese regreso, pero con un toque sucio y desgarrado, disponiendo una serie de matices que antes no se habían propuesto con la misma lucidez. Según se va desarrollando el álbum, va encontrando una paleta de colores y matices que defienden la riqueza y fuerza de un Shönen Kingdom que se apoya en un carácter profundamente narrativo.

El álbum cierra con la única pieza con parte vocal, Sunburst. Tampoco debe esto resultar engañoso, hablamos de un par de pequeños loops que completan la pieza, pero lo suficientemente llamativos como para ser mencionados. En este tema el hecho de que el álbum fuera grabado en directo encuentra quizás su mayor conflicto. Aunque comprensible, en el comienzo del tema encontramos un corte entre una canción y otra que rompe la dinámica y que incumple con el carácter cohesionado de la obra.

Este proyecto de Pálida significa un reflejo y carta de presentación excelente del artista y demuestra el nivel en temas de composición y mezclado que hace del artista vigués alguien a ser tenido en cuenta. A sabiendas de que a principios de 2020 tendremos una nueva publicación del artista, deberemos de estar atentos para escuchar la nueva propuesta de un músico que ha ganado enteros con esta pieza.

MÚSICA RELACIONADA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram