dod letter

Crónica: nudozurdo en Madrid, Sala Mon (15/03/2024)

[kkstarratings]

Nudozurdo (2023)

Redacción: Javier Nieto

nudozurdo están de vuelta en la ciudad. Hace ya un tiempo que asistimos a su despedida en Madrid, siendo este uno de los adioses más duros de los últimos tiempos. Pero ahora resurge como el ave fénix de sus cenizas en otra sala íntima de Madrid.

Posiblemente nudozurdo pudiera llegar a más público y llenar salas más grandes o de más renombre, pero entonces su esencia oscura y underground desaparecería y muchos de sus seguidores tendríamos que salir de la cueva. La sala Mon acoge el regreso de nudozurdo a Madrid y probablemente la inmensa mayoría de los congregados estuvimos en esa última fecha y no queríamos perdernos su sorprendente regreso a las tablas.

Arrancan con nuevo formato en directo con la tranquila Lo que ocultan las arizónicas, de su último disco, pero pronto pescan entre sus éxitos a Láser Love o Mil espejos, mi favorita, que en esta ocasión tiene un protagonismo menos importante y más corta que en pasadas ocasiones.

De su nuevo disco pudimos descubrir siete temas en directo, destacando Carta a Nina, Bisontes Albinos, La isla del diablo, la que probablemente más me transporte a recordar Mil espejos, y la pegadiza Soledad/Clarividencia, que en directo gana muchos enteros.

Solamente un pero. Me chifla Cripto mundi y me tuve que volver a casa de vacío. Aunque puede que sea la mejor excusa para repetir en algún momento la experiencia oscura del rock llevada a cabo por Leo y los suyos, que recuperando la pegada del Sr. Fuertes a la batería, hará las delicias de numerosas salas patrias.

Ha sido divertido nuca falla en el repertorio y, como es habitual, cierran antes de los bises con Dosis modernas que lleva a Tara hembra motor a protagonizar uno de los momentos del concierto. Espectacular como crece este tema desde un pausado comienzo al éxtasis instrumental final, épica para cerrar un concierto.

Para los bises comienzan con El hijo de Dios, hit de la banda donde los haya. Un Leo encapuchado se baja con micro en mano entre el público para subirse entre las barras de la sala y hacer disfrutar al respetable mientras la banda, desde el escenario, lleva con contundencia la base rítmica. Leo es el hijo de Dios, no hay otro. Prometo hacerte daño y El diablo fue bueno conmigo cierran un concierto de casi dos horas que nos deja con muy buen sabor de boca y con ganas de mucho más nudozurdo.

Esperemos que este regreso sea el inicio de un nuevo ciclo que nos haga disfrutar de la banda por mucho tiempo, ya que para esta primera presentación sólo quedan citas la semana que viene en Zaragoza y Barcelona. Apresúrense insensatos.

MÚSICA RELACIONADA

chevron-uptwitterfacebookwhatsapp linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram