Crónica: Niña Polaca en Madrid, sala Ochoymedio (26-11-2022)

[kkstarratings]
28 noviembre, 2022
Redacción: dod Magazine

Niña Polaca (2022)

Redacción: Marien Ponce

El sábado 26 se planteaba como una fecha importante en el calendario de Niña Polaca, aunque, al final sumaron una cita más. Y es que el primer sold out a nada de haber publicado la fecha, hizo que anunciaran también el viernes de esta semana. Dos días que han mantenido eufóricos a los miembros de la banda, y no es para menos.

Al subidón de llenar dos días consecutivos el Ochoynedio, se suma la emoción por la despedida de Sandra. Para la guitarrista de Niña Polaca este ha sido su último concierto como parte del grupo ¿El motivo? Su “grupo de verdad”, como ella misma bromea. Sandra forma parte del cuarteto que conforman Ginebras y, hasta ahora, ha estado compaginando ambos trabajos, pero “he tenido que mirar un poco por mí. Es duro decir adiós sin querer hacerlo, lo que hemos vivido juntos no lo voy a olvidar nunca”.

Así de intenso comenzaba el concierto, pero era nada comparado con lo que vendría después. Sobre las nueve y diez, y con la sala a reventar de gente empezaban a tocar. Sin teloneros ni preámbulos, es su noche y ya nos avisan que se viene un concierto largo. Empiezan con Joaquin Phoenix.

En el escenario vemos un cámara vestido de tigre para grabar todo, dicen que se trata de un concierto muy especial para ellos y que quieren recordarlo en el futuro. Y por qué no que de ello se encargue uno vestido de tigre. El vestuario que llevan todos es igual de divertido, según comentan, obra de la hermana del vocalista, Surma.

Muy pendientes de todo, y en la parte superior de la sala podemos ver a Ginebras. No pierden detalle de lo que sucede, especialmente Magüi, la vocalista y muy amiga de Sandra, que prácticamente se pasa llorando y emocionada toda la actuación. Solo bajan en un momento para interpretar juntos Magaluf. La conexión ‘Ginebras Polacos’ es increíble, unos se alegran de los éxitos de los otros y crean un clima en el que se respira muy buen rollo.

Durante las casi dos horas de música tocan temas de sus dos discos, alternando De la Línea 10 al Sol y Asumiré la muerte de Mufasa. Sus ritmos invitan a saltar todo el rato y, prácticamente con todas las canciones, se forman pogos, uno tras otro que dan como resultado un ambiente más que caldeado. El sudor y el calor se convierte en un básico para todos. Incluso ellos mismos se percatan y reparten algo de agua entre las primeras filas de público.

También hubo momentos más relajados para disfrutar y emocionarse con las letras, como con San Francisco el Grande. De hecho, este también parece ser uno de los lyrics favoritos para la banda que lo presentan como: “la mejor canción de Niña Polaca y la mejor letra que ha escrito Surma,  y no es que no confiemos en ti, es que esto es insuperable”.

Y las emociones solo van en aumento. Presentan a la quinta componente, Claudia, ella llevará a partir de ahora los teclados. También sube al escenario Rubén, que sustituirá en la agrupación a Sandra. Ambos forman parte de ‘Muro María’ y ya son también parte de Niña Polaca.

El protagonismo durante todo el directo era, y bien merecido, para Sandra. Continuamente se coreaba ‘Sandra quédate’ y ella no podía contener las lágrimas: “Voy a hablar ya para quitármelo de encima porque quiero disfrutar de este concierto muchísimo. Hace casi 4 años, en enero de 2019 estaba aquí, en el Ochoynedio, pensando en que ojalá algún día pudiera tocar en este escenario. Ese mismo mes empecé con Niña Polaca. Nuestro primer concierto fue en el Mercado Barceló, aquí al lado, y la primera vez que ensayamos fue en Malasaña. El disco se llama ‘De la línea 10 al Sol’, Tribunal. Parece que todo está aquí... conectado”.

Otra canción que incluyeron en el repertorio es Me la Estoy Inventando, que no está en ningún disco porque, dicen, se la dejaron fuera. Además, nos presentaron un nuevo adelanto: Pollo Frito. Se suma a Lo que yo te he querido (pretérito perfecto) que ya está fuera y que formaran parte de su tercer disco.

Y, aunque ninguno queríamos, el final llega. Sandra agradece a sus compañeros por estos casi 4 años trabajando y compartiendo juntos, les recuerda lo talentosos que son y les desea lo mejor. Ellos, el resto de la banda, contestan regalándole un enorme ramo de flores y proyectan un vídeo en su honor versionando una de sus canciones con una letra dedicada a ella.

Ahora no solo lloran ellos, muchos de los que allí estábamos tampoco pudimos contenernos. Entre aplausos y al grito de “Ni-ña Polaca, Ni-ña Polaca” y “Sandra, quédate” finalizaba una de las actuaciones más sinceras e intensas para la banda.

MÚSICA RELACIONADA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram