Crónica: Najwa en Madrid, sala Ochoymedio (05-03-2020)

8 marzo, 2020
Redaccíon: dod Magazine

Nawja - Madrid - Ochoymedio 2020

Redacción y fotos: David Moya

El simple anuncio de un nuevo disco tras seis años de sequía discográfica allá por mediados de 2019 y la salida a la venta de las entradas de su concierto en Madrid le valió a Najwa para agotar las entradas de este último en un abrir y cerrar de ojos. Dudamos de si por su talento musical o por si sus conocidas apariciones en dos de las series de televisión producidas en nuestro país más mediáticas de los últimos tiempos.

Anoche pudimos comprobar que un mix de ambas, ya que las primeras filas estaban repletas de adolescentes que lo único que buscaban era hacer vídeos y fotos sin apenas conocer nada de lo que allí ocurría con el único fin de poder demostrar que han tenido cerca a alguien a quien admiran porque sienten que su palabra no será tomada como válida.

Najwa: Demandar atención para evitar la tristeza

Hay artistas en los que nunca han estado muy claros los límites entre el ego y su persona, la chulería y el personaje, la altivez y el individuo. Y no les culpo, la permanencia en lo alto de la ola del éxito hace que muchos de ellos hagan de esas cualidades su bandera y el personaje acabe devorando a la persona; pero nadie como Najwa Nimri para encarnar la bravuconería y el despotismo. Prueba de ello fue, y como si de una broma infinita se tratara, la pantalla que inundaba todo el fondo del escenario y que estuvo reproduciendo durante diez minutos de reloj una especie de puerta que actuaba de bucle del tiempo. Todo para reclamar la atención que un artista de tales características demanda de manera continúa para poder aliviar sus inseguridades latentes.

Nawja - Madrid - Ochoymedio 2020

Por fin en el escenario, Najwa ofreció un concierto breve. Cuarenta y cinco minutos para ser exactos de una electrónica más bien floja y de una exhibición más bien neutra que quiso ser una performance en sí misma pero que terminó no siendo. Quizás porque eso que dijo de “este bolo todavía no lo teníamos ensayado” era verdad. Cuarenta y cinco minutos en los que se dedicó a interpretar un papel en el que balbuceó las canciones de su nuevo disco. Porque solo y exclusivamente ejecutó las diez canciones que pertenecen a su nuevo álbum. Arrancando con “Todos respirando” y “Más arriba”, dejando claro que la atención a lo que ocurría en el escenario por parte del público no iba a ser una atención constante.

Una actuación en la que sí que cabe destacar lo cuidada que estaba la iluminación y la imagen, incluidos los visuales proyectados en la pantalla. Quizás porque lo audiovisual sea lo suyo de verdad, ya que en lo de ser actriz no hay nada que reprocharle a la de Pamplona. Por ser justo debo contar que si lo que quería demostrar era que está por encima del resto, también le daremos el gusto de reconocerle que lo hizo. Pero creo que algo intuíamos de antemano, por mucho que con sus letras quiera hacernos creer que está con los de abajo por las constantes llamadas a la revolución.

Para resumir: dicen que lo breve, si bueno, dos veces bueno. Pero anoche Najwa solo se quedó en breve. Por suerte.

 


Festivales, grupos y discos de la notícia

MÚSICA RELACIONADA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram