Crónica: Mallorca Live Festival 2022 - Jornada del sábado

[kkstarratings]
26 junio, 2022
Redacción: Fran González
Temples - Mallorca Live Festival 2022
Foto: Andrés Iglesias

La segunda jornada del Mallorca Live Festival arrancaba teñida por un mea culpa por parte de la organización que, ante diferentes hechos acaecidos durante la cita del viernes en torno al acceso y a la administración de algunos de sus servicios adicionales, se vio obligada a dar la cara y reconocer sus fallos de cálculo y gestión, algo que sin lugar a dudas les honra aunque no deje de ser ya una constante en ciertos macrofestivales este año. Como asistentes y fieles al disfrute que estos nos han proporcionado durante tantos años, nos toca sacar nuestro lado más empático y darles nuestro voto de confianza, esperando con ello que las diferentes organizaciones que están a la sombra de estos eventos logren aprender de sus fallas y corrijan éstas de cara a sus próximas ediciones.

Pero para nosotros, el cometido durante este segundo encuentro con el festival mallorquín el sábado 25 de junio era comprobar si los artistas llamados a filas para dicha cita cumplían con nuestras expectativas y daban la campanada sobre los escenarios. Y desde luego, nada mejor que arrancar este segundo asalto con el festival balear que teniendo un bello encuentro con una banda local, acogida con clamor entre el público asistente y descubriéndonos que en casa también se está a la altura. Saïm tuvieron el honor de encender las llamas del escenario principal, a golpe de guitarrazo y rabia, en uno de esos conciertos de media tarde que tan bien entran. Una responsabilidad que Joan, Dani y Natalia superaron con nota y nos suministró la dosis de energía revitalizante que necesitábamos para encarar el resto de la velada.

Los punteos tropicales y la voz tratada del inclasificable Paco Moreno nos llamaban desde el escenario aledaño, lanzándonos esa suerte de cumbias, rumbas, boleros y música verbenera ante la que era imposible resistirse. A Paco ya os lo descubríamos el pasado año, donde nos cautivó con su profesa pasión por esos sonidos de raíz pasados por el filtro de la contemporaneidad y el toque lo-fi de su generación, construyendo con ello un discurso único. Y un año después vemos que su saber hacer, manifiesto a través de su prolífico repertorio, conquista en directo tanto como nos habíamos figurado. Acto seguido, retornábamos al escenario Estrella Damm para encontrarnos con la banda liderada por James Bagshaw sobre las tablas, y llevarnos, por qué no decirlo, una ligera decepción. Con más voluntad que acierto, Temples entregaron una anodina ristra de temas que muy poco supo conectar con un distraído público (la mayoría, ubicados cerca del escenario meramente para asegurarse su spot de cara a las citas posteriores), y entre pitos y flautas, esas caleidoscópicas melodías que tanto nos gustan en formato de estudio no lograron satisfacernos del todo en directo.

Rufus T. Firefly - Mallorca Live Festival 2022
Foto: Xavi Torrent

No pasa nada, pues cierto conjunto de Aranjuez ya nos esperaba en el escenario Innside by Meliá para darnos la pertinente dosis de psicodelia luminosa con la que nos habíamos quedado a la espera. Y es que menudo poderío sobre las tablas el que Víctor Cabezuelo y los suyos se gastan. Si sus éxitos más notables siguen cayendo con la misma fiereza que siempre, ahora que Rufus T. Firefly han incluido además en su repertorio esa pátina funky desenfadada que ya pudimos comprobar en su “El Largo Mañana”, el disfrute en sus directos está más que garantizado. Eso, y quedarnos embobados con la hipnótica manera de tocar la batería de Julia Martín-Maestro, que es de otro mundo. No se puede molar más que Rufus T. Firefly, simple y llanamente.

La conclusión de la noche tenía un sabor a regresión noventera que nos invitaba a tomárnosla con cierta calma y sin esperar mucho más que lo obvio. Una larga espera para que Christina Aguilera saliera a escena nos terminó enfriando, no esperábamos menos de una diva de su nivel, aunque no nos las daremos de tipos duros: su repaso personal a esos títulos generacionales, exquisitamente ejecutados, como Genie In A Bottle o Beautiful, nos tocó la fibra sensible y nos hizo sentirnos como dentro de esos días despreocupados e inocentes de primeros de los dosmiles. Por su parte, la formación de Gaz Coombes nos sacó de esa burbuja emocional (pero manteniendo la misma dosis de nostalgia) a golpe de guitarra y rock, echando mano de clásicos inmortales y recordándonos puntualmente la vigencia de Supergrass.

MÚSICA RELACIONADA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram