Crónica: Los Planetas en Madrid, Sala Joy Eslava (13-06-2018)

14 junio, 2018
Redaccíon: dod Magazine

Redacción y Foto: David Moya

2018, Una Semana en el Motor de un Autobús, el disco que marcó a toda una generación y cambiaría para siempre la música en nuestro país está de cumpleaños. Veinte primaveras concretamente son las que cumple esta obra de arte, y para celebrarlo, Los Planetas anunciaban la semana pasada que nos traerían una serie de eventos especiales. Por un lado, podremos asistir a una serie de encuentros para charlar sobre el disco y, por el otro, varios conciertos especiales interpretados junto a un quinteto de cuerda y piano en espacios pequeños, y junto a una orquesta sinfónica en recintos que lo permitan. Todo ello con la única presencia de Jota y Florent, los dos únicos integrantes que estuvieron desde los orígenes de la banda granaína.

Sorpresa para todos, la presentación de estos conciertos llegaría de la mano de dos marcas comerciales; Vodafone y Tidal. Algo de lo que muchos seguidores de la banda se han quejado, puesto que entienden que eso va en contra del discurso que siempre han llevado por bandera, incluso se pudo llegar a leer por redes sociales que se habían vendido. ¿Mi opinión? Sus motivos tendrán para establecer estas alianzas, pero el primer encuentro para charlar sobre el disco se llevará a cabo en la Fundación Telefónica, competencia de Vodafone. Ahí lo dejo.

Y ahora lo realmente importante, la música. Tras un teloneo que tuvo por protagonista a Pájaro Jack, aparecían por fin en escena Jota y Florent acompañados por el Cosmotrío y un pianista. Por fin mis sospechas se confirmaron y todo comenzó con Segundo Premio, única canción del disco que a día de hoy sigue formando parte del repertorio habitual. Y joder, iban a interpretar el álbum al completo, los allí presentes no podíamos estar más emocionados. Las canciones sonaban totalmente diferentes, habían adquirido una dimensión que jamás pudimos imaginar que podrían alcanzar. Sobre todo las más cañeras.

Escuchar Desparecer, La Playa o Ciencia Ficción sin batería se me hizo difícil; y es que pretender hacer un concierto de estas características es una apuesta demasiado arriesgada, pero que no os engañen mis palabras. No estoy diciendo que no me gustaran, si no que fueron muy diferentes a las habituales, aunque me faltó Eric; y quizás una batería tocada con escobillas o rods podría encajar a la perfección. Además, Eric se incorporó de forma definitiva cuando se grabó este disco y ya había colaborado con ellos con anterioridad. Y es que para algunos: “No Eric, no party”. Pero me encantaron, lograron que cada uno de los puñales que me han ido clavando a lo largo de mi vida todas estas canciones, se clavaran mucho más profundos, hasta las entrañas más recónditas de mi ser. El concierto se podría resumir en que fue un camino dulce de espinas hacia la muerte. Parte de lo que me debes, Montañas de basura y Laboratorio Mágico quizás fueron las más fieles a la realidad. ¿Pero qué me decís de Cumpleaños Total? Porque yo pensaba que iba a ser casi imposible de adaptar, pero lo hicieron. ¿Cómo? Magistralmente y con Jota a la maraca. Sí, sí; Jota tocando una maraca. Pura fantasía. ¿La muerte? La Copa de Europa. Esa no cambia, esa siempre va de menos a más consiguiendo crear una atmósfera épica propia de las mayores gestas de la humanidad. Más épica aún si cabe, cuando la empalmas con el bonus que nos regalaron ayer, Los Poetas y De Viaje.

Todo ello para que sintiera cómo me metían una mano en el pecho y me arrancaban el corazón de cuajo al escuchar Toxicosmos y Línea 1 y , canciones que podrían resumir a la perfección mis últimos diez meses, y que lograron que todos los presentes coreáramos al unísono. Se podía palpar el dolor. Todo “por recuerdos de otras vidas, cosas que han pasado ya”. Pero eso es la música, ¿no? Y más un concierto de Los Planetas. Un vaivén de emociones, emociones realistas, porque lo de evadirse está muy bien pero las cosas hay que afrontarlas. Ellos no esconden nada, y nunca lo han escondido y han alzado siempre la voz para decir las cosas tal y como las piensan, sobre todo Jota; y aunque el universo del grupo te atrapa en una supuesta realidad paralela formada por letras dotadas de la subjetividad más absoluta, solo ellos son capaces de que 600 personas acabemos suplicando en voz alta a Jota, “por favor jamás nos hagas regresar”. Pese a que no hay nada a lo que regresar, porque nunca nos fuimos, pero el concierto de ayer fue el mejor truco de ilusionismo jamás interpretado. Y si lo vivido ayer en la Joy Eslava es venderse, ojalá todos los grupos lo hagan. Gracias por ex


Festivales, grupos y discos de la notícia

MÚSICA RELACIONADA

Cupido (2020)

Entrevista a Cupido

26 mayo, 2020
Mujeres (2020)

Entrevista a Mujeres

25 mayo, 2020
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram