Crónica: Kamasi Washington en Madrid, sala La Riviera (13-05-2018)

14 mayo, 2018
Redaccíon: dod Magazine

Kamasi Washington (2018)

Redacción: Felipe Martínez

Kamasi Washington es un líder nato, no por elección, sino por naturaleza. Si especulamos sobre su forma de ser, por lo visto hoy en La Riviera diríamos que no es una persona a la que le guste el protagonismo en exceso. Es por eso que no solo es el jefe de la banda que lidera sobre el escenario, sino que es el abanderado de la parte más ortodoxa de esta nueva ola del jazz y una de las cabezas más visibles de la escena que se gesta en Los Ángeles. En la actuación de ayer en Madrid, supo perfectamente cuándo echarse a un lado para que brillasen sus compañeros y cuándo hacerlo él. Es por eso que es un líder nato.

Hay quien dirá que La Riviera no es el sitio más indicado para un concierto como el de hoy, que es algo más propio de un teatro. Está claro que un recinto menor hubiese sido poco, pero en uno mayor el espacio sobrante hubiese hecho poca justicia al músico angelino.

Con un total de siete personas en el escenario, no daba la sensación de que fueran simples acompañantes. Más bien amigos. Personajes ya ilustres de la escena como Miles Mosley, el líder de The West Coast Get Down, quien se encargaba de un contrabajo. Al principio solo eran seis sobre el escenario, pero más tarde apareció Rickey Washington (a quien todo el rato se aludió como Pops), el padre de Kamasi, a la flauta. En total dos baterías, un contrabajo, un teclado, una flauta, un trombón, una cantante y un saxofón.

Y es que esta escena es muy prolífica. Todos se conocen y todos colaboran con todos. Así es que ha sonado al principio una colaboración entre Patrice Quinn  y Brandon Coleman (cantante y teclista) llamada Black Men. Esto es un buen reflejo de que había sobre el escenario: un grupo de personas racializadas y totalmente conscientes de su herencia. Esto se puede advertir claramente en el aspecto de Kamasi Washington, quien ha declarado varias veces su conocimiento y compromiso con sus orígenes y antepasados africanos. El de Inglewood se ha mostrado agradecido constantemente con el público e incluso se ha atrevido con unas palabras en español hasta para felicitar a su padre en el día de su cumpleaños.

Washington ha dejado a todos sus acompañantes lucirse en largos solos a lo largo de las extensas canciones que se perdían en la improvisación durante un buen periodo de tiempo para luego volver al ritmo inicial del que ya uno parecía haberse olvidado por completo. Uno de los momentos de la noche fue sin duda cuando sonó Truth, la canción que abre su último EP Harmony Of Difference y cuyos cinco ritmos distintos sonando a la vez uniéndose en una hermosa melodía representan la belleza de la diversidad de todas las personas.

Entre tema y tema que pasaban del cool jazz a momentos más ácidos y recargados, los solos de un Kamasi Washington que parecía disfrutar más viendo a sus compañeros haciéndolos que haciéndolos él mismo. Para cerrar, los dos últimos adelantos de su trabajo que verá la luz en junio, Heaven & Earth. Una versión larga de Fists of Fury  en la que todos han tenido su dosis de protagonismo para acabar el concierto con el puño en alto: “Nuestro tiempo como víctimas ha acabado/Ya no pediremos más justicia/En lugar de eso tomaremos nuestra venganza”. Black Power.


Festivales, grupos y discos de la notícia

MÚSICA RELACIONADA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram